3 razones por las que te podés considerar un emprendedor de alto impacto

Dicen que este tipo de emprendedores tienen el boleto directo a la locura por la exigencia y las presiones que deben sortear a diario como parte de su ejercicio. Si creés que tus ideas son brillantes, que indefectiblemente son un aporte a tu comunidad y que de implementarse generarían una fuente indiscutible de empleo, esta nota te va a interesar.

El “ser o no ser” aquí es cuestión de algunos detalles, que por ser sólo característicos no son menores, ya que diferencian al emprendedor de cualquier otro en su ecosistema. Buenas ideas, metodologías para ejecutarlas y hasta el capital como para llevarlas al plano de la realidad, no son justamente lo que hacen al emprendedor de alto impacto, sino esa cuota de éxito que lo cambia todo de lugar.

Entremos al maravilloso mundo de este concepto que nació en las charlas Endeavor y reconócete para comenzar a destacar tus características más fieles que te harán subir de nivel.

Si bien no existen emprendedores medio pelo, pelo completo y melenudos, por llamarlos de alguna manera, tras el estallido del emprendedurismo como tendencia -fenómeno que se resalta de esta forma pero que no quita que los emprendedores existen desde la edad de piedra- ha devenido la suerte de clasificarlos según sus comportamientos a fin de distinguir unos de otros.

Dejando de lado cualquier juicio de valor sobre cómo llegar a esta clasificación, Linda Rottenberg, CEO y Co-fundadora de Endeavor (la organización neoyorkina que se auto rotula como pionera en el tratado del emprendedurismo de alto impacto), afirma que “Si la gente no te llama loca, no estás pensando lo suficientemente en grande”, y es que hace referencia a que la mirada general que un emprendedor de este estilo tiene abarca incluso los detalles que componen una idea y su proceso de realización.

Dicho de esta forma, parece que no fuera tan complicado, sin embargo, para la fundadora de Endeavor, es preciso distinguir que las organizaciones distingan quiénes son los jugadores high impact.

La regla de los tres indicios

Claramente, la locura no es una de las razones que caracterizan a este tipo de emprendedores, aunque sí se les designa este atributo en su personalidad porque son capaces de desafiar sus límites visualizando el resultado y el éxito del mismo, antes que otros. Esa apuesta no se hace porque sí, sobre todo cuando en muchos casos conlleva una inversión de tiempo y dinero, aún cuando no los tienen tangibles.

Para Francisco Solsona, Developers Regional & Accelerator Lead de Google, “un emprendedor de alto impacto es aquel que encuentra un problema complejo que merece la pena ser resuelto y que se dedica, a través de las nuevas tecnologías, a resolverlo”.

Poco a poco vamos develando cómo se comporta un emprendedor de alto impacto, pero si querés reconocer esta particularidad en vos, hay tres indicios en tu personalidad, que funcionan como una regla, y que te expondrán como tal. Saberlo a tiempo será útil para potenciarte.

Primer indicio: Facilidad para visualizar las ideas

Por lo general, quien tiene deseos de emprender, está en constante búsqueda. Ese vuelo de ideas puede ser, para muchos, un mar de confusiones en donde ahogarnos y desembocar en la frustración más de una vez, cuando no se consigue alcanzar ningún resultado con tantas propuestas.

El emprendedor de alto impacto tiene la capacidad para ver cuáles de todas las ideas que deambulan en braining storming son las que vale la pena explotar y fecundar.

Segundo indicio: Organización y metodología

Si bien todo emprendedor debiera tener estas dos características como premisa para lograr resultados, sólo aquellos que se encaminan hacia el éxito de una idea entienden cómo organizarlas, y aún más: saben cómo estructurar metódicamente el proceso de desarrollo de un emprendimiento hasta lograr su relevancia.

Tercer indicio: No tenerle miedo al éxito

Se preguntarán ¿quién puede temerle? Podrías sorprenderte con sólo saber cuántos buenos emprendimientos mueren porque su ideador los abandona sin saber cómo manejar los hilos del éxito. Éste viene con más acción que el emprendimiento mismo, por eso es de alto impacto, requiere de poder de resolución, adaptación a distintos momentos sociales y geográficos, como también debe ser una semilla constante de oportunidades para otros, generando empleo, además de riqueza intelectual y económica. Si no le tenés miedo al éxito que tu emprendimiento pueda generar, estás encaminado hacia el cimbronazo que genera un emprendedor de alto impacto.

Para Vincent Speranza, director general de Endeavor México, este tipo de emprendedores debe tener dos cualidades: la primera es “construir una compañía exitosa que pueda transformar el ecosistema” y la segunda “invertir, ser mentores e inspirar”. El secreto mejor guardado, generar ese alto impacto es, sin duda, compartir el conocimiento y generar un efecto multiplicador del éxito.