Apple le ganó el juicio a Samsung

El jurado determinó que Samsung copió características del iPhone en su línea Galaxy S - DonWeb Blog

En el juicio, que se realizó en Estados Unidos, la firma de Cupertino recibió el esperado apoyo de sus compatriotas. La compañía surcoreana deberá pagarle a Apple u$s1.050 millones por haber copiado características del iPhone y el iPad.

El escenario no prometía imparcialidad: 9 estadounidenses definiendo un enfrentamiento entre un renacido titán estadounidense y un creciente rival asiático. Al jurado integrado por civiles de la ciudad de San José, California – a escasos kilómetros de las oficinas centrales de Apple – le tomó menos de tres días llegar a su veredicto.

Ni siquiera el principal abogado defensor de Samsung estaba preparado para una decisión tan rápida. El viernes por la tarde se lo vio paseándose por la corte en jeans y chomba. No se imaginó que unas horas más tarde, el jurado avisaría que ya había llegado a una conclusión.

“Una derrota para el consumidor estadounidense”

Apple demandó a Samsung el año pasado, acusando a la compañía surcoreana de haber infringido siete de sus patentes y, de esa manera, haber copiado lisa y llanamente características clave de sus smartphones y tablets. Samsung contraatacó acusando a Apple de haber infringido cinco patentes de su propiedad.

Durante cuatro semanas del mes de agosto, las partes presentaron testigos y argumentos para sostener sus posiciones. Apple se respaldó en el intercambio de e-mails internos entre ejecutivos de Samsung analizando ciertas características del iPhone, para demostrar la intencionalidad con que los surcoreanos copiaron detalles clave del smartphone de Cupertino en su propia línea de equipos.

Apple se basó también en los tiempos de desarrollo. Un trabajo que a los estadounidenses les llevó cuatro años, los asiáticos lo completaron en apenas tres meses. Para Cupertino, eso fue una muestra evidente de un “copy-paste”.

Durante las cuatro semanas que duró el juicio, Samsung prefirió aferrarse a la idea de demostrar un claro intento de Apple de monopolizar el mercado de los smartphones y tablets, impidiendo la presencia de rivales que ofrezcan al público otras alternativas.

Ya conocido el veredicto, que encontró culpable a la empresa de Seúl de haber infringido seis de las siete patentes de Apple cuestionadas, los abogados de Samsung no dudaron en calificar la decisión como “una derrota para el consumidor estadounidense”.

El jurado, luego de considerar además que Apple no infringió ninguna patente de Samsung, estableció que la firma surcoreana deberá pagarle a su rival estadounidense u$s1.050 millones por daños y perjuicios.

Como los integrantes del jurado interpretaron “intencionalidad” en el accionar de Samsung, Apple tiene derecho a reclamar el triple del monto establecido el viernes por la tarde.

¿Ahora contra Android?

En la biografía oficial de Steve Jobs, el co-fundador y mastermind de Apple fallecido en octubre del año pasado, el ejecutivo prometía una “guerra termonuclear” contra Android, el sistema operativo de código abierto desarrollado por Google luego del lanzamiento del primer iPhone, en 2007.

Los equipos cuestionados en el jucio que finalizó la semana pasada, precisamente, utilizan Android. De hecho, más de la mitad de los smartphones en uso en el mundo corren el S.O. de Google, debido a que su licencia es completamente gratuita. Entre las decenas de partners de Google en la industria móvil se cuentan algunas de las empresas más exitosas, como Motorola, Sony Ericsson y HTC.

Contra muchos de ellos ya atacó Apple en el escenario legal, demandándolos en cortes de distintos países del mundo por haber copiado sus creaciones. ¿Esta victoria le dará confianza para tratar de ir contra la “raíz” de sus problemas, el sistema operativo Android?

Por el momento, los abogados de Apple presentaron hoy un pedido en la corte para impedir la venta de ocho productos de Samsung en los Estados Unidos, entre ellos el Droid Charge y el modelo 4G del Galaxy S.

La firma asiática, por su parte, apeló el fallo. La jueza Lucy Koh programó una audiencia para escuchar a las partes para el próximo 20 de septiembre.