Cinco mujeres que emprendieron proyectos tecnológicos

España es un mercado difícil de alcanzar para las mujeres que quieren iniciar sus propios proyectos tecnológicos. Aquí conoceremos cinco formas diferentes de romper el mito.

Las mujeres no siempre hemos tenido las de ganar en el sector laboral, muchos nos ha costado introducirnos al mercado y una vez en él posicionarnos entre los puestos jerárquicos, y que se nos permita asumir las responsabilidades de este tipo con un modelo diferente, una forma que permite que la mujer sea líder, ama de casa y madre, al mismo tiempo y si es necesario.

Algunas han desistido en el camino aceptando que tal desafío no era para ellas y asumiendo que las tareas del hogar son agotadoras pero más llevaderas que las de una empresa y la lucha por sostenerse en el medio. Sí, aunque pueda sonar extraño, aún la mujer debe sostenerse en el contexto laboral enfrentando antiguos prejuicios.

En este artículo pondremos la atención sobre aquellas que siguen el camino laboral y que aspiran a superar sus propios objetivos a diario pero no los objetivos de una empresa, sino los de su propia empresa: las mujeres emprendedoras del segmento tecnológico.

Para entender cómo es que ser mujer emprendedora no es cosa fácil, vamos a tomar en cuenta algunos números:

  • Sólo el 18% de los estudiantes de ingenierías técnicas de España son mujeres.
  • Según un estudio de la revista Science, desde los seis años las niñas no se consideran inteligentes como así lo hacen los varones de la misma edad, generando un estereotipo social más arraigado aún.
  • Las mujeres que alcanzan puestos jerárquicos en empresas en todo el mundo representan un 19% del total de la población.
  • En el sector de las TIC sólo el 17,4% son mujeres a nivel mundial, al año 2015.

Cinco casos, contados con los dedos de la mano

Parece increíble hablar de tan bajos porcentajes, aun cuando algunos estudios sean del año 2015. En rasgos generales, las mujeres estamos ganando cada vez más terreno, pero subir a la cima tiene costos mucho más elevados para nosotras que para ellos, siendo que somos las mujeres quienes ponemos el cuerpo para tener hijos, por solo dar un ejemplo más concreto. Luego de que nace un hijo la vida de los integrantes de la familia cambia rotundamente, pero la madre es la que amamanta durante un período que necesite el bebé, aun cuando una empresa entera dependa de ella, también su hijo dependerá de ella.

Cuando temas como estos salen a la luz, suele polemizarse acerca de cuán comprometidas estamos las mujeres con la intensión de posicionarnos como emprendedoras. Los costos se resuelven simplemente con un “Tú te has metido en esto”. Me gustaría dejar abierto el debate en las mentes de cada uno sobre esta reflexión.

Por esa razón vamos a conocer algunos casos de esos, que se cuentan con los dedos de una mano, donde las féminas han dado un paso para la posteridad en la industria tecnológica:

Gema Climent, fundadora de Nesplora Tecnology & Behavior: Utiliza la realidad virtual para diagnosticar trastornos mentales. Para ella  el cambio en la brecha de género empieza por darle visibilidad: “Cambiar pasa por visibilizar, por crear nuevos entornos educativos y por empatizar y difundir los ámbitos sociales y humanizantes de las carreras tecnológicas, pero no sólo para que decidan más mujeres estudiarlas, sino también porque uno de los motores de cambio social va a pasar necesariamente por la tecnología, y no podemos demonizarla y obviarla, sino acompañarla para crear un futuro mejor para las personas”.

Montse Medina, fundadora de Jetlore: Desarrolla herramientas para email marketing. Desde su punto de vista: “En Estados Unidos, independientemente de la aptitud de los solicitantes, tiene que haber un mínimo porcentaje de mujeres admitidas. Como resultado, las mujeres que realmente se merecían el puesto tienen que esforzarse más para demostrar que no están allí por la ayuda recibida”.

Ana Corrionero, fundadora de Enzymlogic: Proporciona soluciones a la industria farmacéutica. Su socia, Patricia Alfonso, asegura que: “En el ámbito emprendedor femenino falta, en general, la decisión de arriesgarse. Hay que ser consciente de que si no te sale bien no pasa nada. Siempre puedes volver dónde estabas”.

Regina Llopis, fundadora de Grupo AIA: Especializada en la aplicación de la ciencia básica y la inteligencia artificial en el sector empresarial en forma de “algoritmos para un mundo mejor”. Fundó esta empresa junto a su marido pero pensando en el futuro de su hijo con discapacidad.  Según su parece: “Se han diseñado muchos modelos de promocionar su presencia mediante la motivación y creación de pasión, vocación y disciplina, a través de la presentación de mujeres que sirvan de ejemplo con roles muy definidos, y con actuaciones de concienciación de la gestión de trato equitativo del género (admisiones, promociones, ascensos, presencia en dirección y Consejos académicos y corporativos). Pero para mí es más importante modificar el establecimiento de fronteras prematuras de acceso, a las niñas empezando por la poca exposición a las ciencias, en particular en el campo de juguetes educativos, mecánicos, eléctricos y de codificación versus Barbies, mesas de planchar, etc.”