Cómo convertirse en un buen creario

La última tendencia en Estados Unidos en cuanto a marketing y comunicación es el Growth hacking. Descubramos qué hace que esta modalidad avance por sobre las demás y cómo se están generando recursos humanos disponibles para esta función.

Sillicon Valley es la cuna de las startup tecnológicas del mundo en las cuales se invierten cerca de 15 mil millones de dólares anuales provenientes de al menos cinco grandes fondos de capitales de riesgos. En el camino, sólo un 5% de estos emprendimientos sobreviven y todavía les toca pasar por un segundo proceso de validación: lograr una cantidad clave de usuarios. En este momento, según asumen los expertos, es donde termminan de caer el 90% de ellas, y acaso unas pocas continuan luchando hasta lograr algún reconocimiento.

Este es el panorama en la escala más alta, mientras que por lo bajo, cada país y cada ciudad, cuenta con un nivel propio de emprendedurismo normalmente sesgado por la falta de presupuesto que muchas veces impide que hasta las ideas más ingeniosas logren tocar la cima, o que aún cuando han sobrevivido a los filtros terminan desterradas del mundo online porque no tienen usuarios que los sigan o consuman sus productos. ¿Cómo hacer para salir de este embudo inevitable cuando no hay tanto capital disponible para llevar adelante campañas de márketing?

Así como el márketing convencional debió asumir la llegada del márketing online definiendo nuevas estrategias y paradigmas, ahora es este último el que se enfrenta a una modalidad de mercadotecnia en donde no se requiere tanto dinero para llevar adelante una campaña, aunque sí mucha creatividad, poder de análisis e intuición.

Este es el nuevo agente que participa de una era donde el buen marketing se puede efectivizar mediante procesos de optimización sin recursos materiales. Se lo llama “creario” y a su gestión le valió la denominación de “growth hacking”. El término fue acuñado en el año 2010 en el blog “Start-up Marketing” de Sean Allis donde en el artículo “Where are all of the growth hackers?” le ponen nombre a esos personajes del marketing que con creatividad y estudio podían hacer crecer una startup en cuestión de semanas.

Facebook, Twitter, AirBnb, Dropbox, Reddit, LikedIn, Instagram, StumbleUpon, entre otros son grandes ejemplos de estrategias growth hacker en donde ha crecido el valor de la marca en cientos de miles de millones de divisas a un presupuesto irrisorio.

¿Cómo lo hacen?

Algunos especialistas eligen llamar “crearios” a los growth hacker porque en definitiva el trabajo de los mismos es hacer crecer los números de una empresa, pero en este caso no hablamos de valores, sino la cantidad de usuarios, de visitas, de personas que comparten o de likes, y por consiguiente, llega después el crecimiento económico de la misma.

Cuando no se tiene mucho presupuesto por aplicar en una campaña de marketing lo ideal es apostar por el estudio de las tendencias, el comportamiento de los usuarios en redes sociales y la formulación de estrategias que pongan en juego estas cifras, de manera de surcar un camino hacia la intensión de una empresa.

Para ello es necesario ser creativo, es decir, utilizar los pocos recursos con los que se cuenta para crear algo brillante. Hay que ser analítico, ya que el mayor recurso son los números y las estadísticas, es necesario poder ver todo el potencial que puede tener una empresa mediante estas métricas. Finalmente, la curiosidad se convierte en un gran valor para llevar adelante este tipo de campañas puesto que no servirá de nada conformarte con la información dada, sino que la intuición y la curiosidad te llevarán a indagar más allá y encontrar nuevas maneras de lograr un objetivo.

La ingeniería del creario comienza cuando se tiene un producto y se busca su colocación en el mercado para lo cual tendrás que encontrar a los usuarios que necesiten lo que tenés entre manos. Luego llegará la etapa real del growth hack, es decir, enontrar su funcionalidad y hacer que ese detalle sea funcional a tu campaña de marketing, por ejemplo: “Sigue mi cuenta de Twitter y compártela para tener más seguidores”.

Comienza entonces un proceso de viralización en donde todas las herramientas que nos brinda internet serán válidas para llegar a más gente. Hotmail, por ejemplo, puso un enlace al final ofreciendo una cuenta de correo gratuita, en esta misma línea Spotify integró a Facebook y Dropbox ofreció más espacio para sus usuarios si sumaban a la red a sus amigos.

Una vez que tenes un buen número de usuarios en tu haber, es momento de gratificarlos y para ello se optimiza tu sitio y se fideliza a los seguidores. En esta instancia se invoca la frase “más vale pájaro en mano que cien volando”, si mantenés contentos a tus seguidores y te ocupás de sus preocupaciones éstos serán la principal fuente de márketing gratuito.

Por último, se aplica a una fase analítica y es en donde ya teniendo números para analizar, es momento de revisar hasta dónde se ha llegado y qué otros caminos se pueden tomar. Es necesario ser creativo pero no destructivo, por lo que cada implemento nuevo debe incorporarse con mucho estudio de campo, de manera de no pisar tu terreno y dejar afuera un gran porcentaje de lo ganado.

Las startups más importantes del mundo utilizan estrategias grownd hacking para salir adelante semestre tras semetre. Algunas evalúan períodos más cortos de análisis y hasta segmentan la población de usuarios para dedicarles a cada grupo una estrategia diferente. En cada caso requieren de mucha concentración y algunos cuantos ensayos fallidos para salir adelante, aún habiéndolo logrado, el trabajo del creario no termina con el millón de usuarios, puesto que deben sostener el número, aumentarlo y no correr el riesgo de que otra startup competitiva encuentre la fórmula más efervecente.

DonWeb.com