El dominio .patagonia no quedará en Estados Unidos

La batalla dada por los gobiernos de Argentina y Chile para evitar que una compañía estadounidense se quedara con la nueva extensión de dominio rindió sus frutos. La firma privada retiró su pedido de registro ante ICANN.

Creada en 1998, la Corporación de Internet para la Asignación de Nombres y Números (ICANN, por sus siglas en inglés) es la organización encargada de asignar las direcciones y dominios web; su ejercicio, de aplicación global, procura avanzar mediante consenso, según anotan en su sitio oficial. En 2011 ICANN decidió expandir las extensiones web, permitiendo ir más allá del .com, .net, .gov, etc.; e incluso los regionales como nuestro .com.ar.

En tal contexto, una compañía privada puede solicitar el dominio que más le represente. Por ejemplo, este sitio podría pasar a tener el dominio .dattatec, o tu propia página llevar tu apellido en reemplazo del .com. Es así que una firma de indumentaria estadounidense de nombre Patagonia Inc. solicitó la extensión .patagonia y ello ha despertado el descontento de grupos argentinos y chilenos (incluso gubernamentales), quienes iniciaron una campaña para que esta firma no sea la propietaria del dominio.

“Patagonia es el nombre de la parte sur de Argentina, conformada por seis provincias del país. La región es conocida en todo el mundo por su nombre, como un importante destino turístico; es una región importante de Argentina debido a la importancia de la minería, industria petrolera y agricultura y muchas otras actividades. Es el hogar de una vibrante comunidad”, argumentó el reclamo argentino.

Más detalles en esta nota publicada en PuntoDominios.com 

Tras demandas argentinas y chilenas, y avances del ala local de ICANN, la empresa estadounidense ha decidido renunciar a su pedido. Según anota Lucas Vall, reportero de lanacion.com, quien siguió detalladamente el caso, Patagonia Inc. no hizo públicas las razones de esta marcha atrás.

Entre más de 250 objeciones, un caso similar es el de .amazon, un dominio que solicitó la firma de Seattle dueña de la línea Kindle, y que tanto Brasil como Perú reclaman.