El sucesor del Blu-ray ya está aquí, es el Blu-ray

Con la llegada de la súper alta definición, el almacenamiento físico de vanguardia apuesta por un upgrade para extender su vida útil.

Los medios físicos de almacenamiento resisten a capa y espada. Hace algunos años, muchos expertos hacían futurología y, entre sus pronósticos más frecuentados, estaba la afirmación del fin de la era de los soportes físicos para almacenar información como películas y música en función del novedoso almacenamiento virtual. Muchos usuarios se animaron a acompañar dichas afirmaciones pero la realidad y los años dieron vuelta tal pronóstico pateando hacia adelante un futuro ceñido por el almacenamiento virtual o local (en discos rígidos o SSD) del entretenimiento digital.

Aquí los “culpables” de que aun tengamos que presionar “eject” para retirar un disco óptico.

Consolas de nueva generación

Para el tiempo en que la Playstation 3 fue lanzada al mercado, el Blu-ray se erigía como el sucesor natural del DVD. El formato venia de ganar una dura contienda derrotando a otro que se la daba de estándar: el HD-DVD.

Por su parte, la Xbox 360 quedó algo desplazada del mercado (durante algún tiempo) dado que su apuesta nativa fue por un vetusto formato DVD que tenía los días contados. Para colmo de males, Microsoft lanzó un dispositivo externo para la 360 que podía leer HD-DVD un formato que luego termino en el olvido.

El Blu-ray fue el primer acierto de Sony dado que la PS3 se convirtió, no solo en la consola de juegos que todos querían, sino en un potente reproductor de películas en alta calidad.

Cuando faltaba poco más de un año para el lanzamiento de la PS4 y la Xbox One, muchos opinaban que los formatos físicos estaban acabados. Los juegos digitales iban a llegar para quedarse e iban a ser la única alternativa que iban a proveer las nuevas consolas.

El párrafo anterior es una verdad a medias. Los juegos digitales tienen una gran aceptación y pueden ser adquiridos en las tiendas de sendas consolas, pero lo cierto es que ambas propuestas traen consigo un lector de Blu-ray y los juegos físicos siguen siendo muy bien considerados por parte de los usuarios.

Si analizamos la situación teniendo en cuenta que una generación de consolas dura al menos 6 años, se puede afirmar que hablaremos de Blu-ray por, al menos, 4 años más.

Obviamente que veremos nuevas versiones de las maquinas actuales de Microsoft y Sony las cuales, quizás, incorporen algunas de las soluciones que abordaremos a continuación en este artículo.

Blu-ray Ultra HD

El título de este artículo es algo contradictorio pero, en realidad, se trata de una verdad absoluta dado que los legendarios discos Blu-ray sufrirán este año una actualización para extender su ciclo de vida.

El desafío de los Blu-ray Ultra HD es brindar soporte a las películas en 4K que ocupan varios gigas extras y que trepan hasta los 3840×2160 píxeles de resolución.

Al hablar de un nuevo reproductor que brinde dicho soporte, Samsung se hizo escuchar al anunciar su primer reproductor que soportara este formato. El anuncio fue durante la feria IFA en septiembre de 2015 y se espera que el dispositivo se ponga a la venta durante este año a un valor que rondará los 500 dólares.

Por supuesto que para acompañar la escalada de calidad y definición, los nuevos Blu-ray dispondrán de mayor almacenamiento. Los discos pasarán a ser de 66GB (doble capa) o 100GB (triple capa).

Pero nada bueno puede resultar de esta interesante iniciativa sino se tiene contenido para consumir. En tal sentido, Warner, fue la que hizo punta anunciando más de 35 títulos de su factoría en formato Blu-ray Ultra HD. Entre ellos se destacan interesantes películas como la nueva entrega de Mad Max, San Andreas y Pacific Rim entre otras. Claro que la industria está a la espera de que nuevos estudios se sumen al barco de la Ultra alta definición con la disponibilidad de más títulos para el disfrute.

En conclusión

El Blu-ray Ultra HD cambia todas las especulaciones que podíamos hacer sobre cómo se desempeñara el mercado del almacenamiento y entretenimiento. Con una buena porción de usuarios cosechados en los últimos años, el streaming deberá posponer su reinado absoluto y el almacenamiento local tendrá un respiro, al menos por un tiempo.

El mundo de las consolas también está en discusión, ¿Veremos versiones de la PS4 y la Xbox One con lectores Ultra HD?, solo el tiempo lo dirá.