Emprendedores digitales: entrevista a uno de los creadores de los memes más rentables de Instagram

DonWeb dialogó con Gabriel Gagliardoni, quien ha logrado convertir los memes en Instagram en un negocio redituable. Además es uno de los creadores de un portal que se define como el Uber de los pasea perros. “Siempre buscamos hacer felices a quienes nos rodean”, asegura.

En pleno 2018 a pocos sorprenderá que, de acuerdo a su esencia, el contenido digital surja abstracto y avance hasta convertirse en una fuente real de ingresos. Sin embargo, muchos podrían asombrarse al enterarse que un meme, ese contenido usualmente bromista y crítico tan arraigado a Internet, es el producto estelar de un negocio redituable. DonWeb dialogó con Gabriel Gagliardoni, un emprendedor de base digital, impulsor de ElKilombo, un canal en Instagram que literalmente vive de los memes, y que tiene una participación destacada en la startup PaseaPerros.com.

DW: ¿Cómo es el modelo de negocio de ElKilombo? ¿Cómo se logra ganar dinero creando y publicando memes?

GG: El modelo de negocio es el de la generación de contenido orgánico para la promoción de marcas de consumo masivo. También impulsamos talentos de la industria del entretenimiento. La idea es que el contenido publicitario que generamos siempre entregue algo de valor a nuestra audiencia para que no resulte invasivo y no genere una asociación negativa para nuestra marca y el cliente.

DW: En 2017 comenzaron a desarrollar una app como complemento del canal en Instagram, ¿qué instancia atraviesa este proyecto?

GG: Actualmente nos encontramos desarrollando dos apps para la marca, ElKilombo Premium y ElKilombo Trivia. En el camino nos dimos cuenta de que la propuesta de valor que planteábamos con la primera app (en la cual trabajamos en 2017) no era la más conveniente, así que cambiamos de rumbo y ahora venimos con dos conceptos totalmente distintos a ese de la primera vez. Esperamos que la primera de ellas esté saliendo en aproximadamente dos meses y la segunda para mediados de octubre.

DW: ¿Cómo se te ocurrió que los memes pueden convertirse en una fuente de ingresos?

GG: Más o menos en noviembre del 2014, estando en Venezuela, nos dimos cuenta de que en Venezuela y Colombia había canales de entretenimiento en Instagram que estaban teniendo un crecimiento importante y que parecían tener un modelo de negocio bastante rentable. Junto con mis socios, Javier Ríos y Edgar Anzola, estábamos a punto de venir a Buenos Aires, y al darnos cuenta de que no había ningún canal importante de estas características en Instagram Argentina decidimos experimentar, pero cuidando detalles que esas cuentas en Venezuela y Colombia parecían ignorar.

Intentamos diseñar un branding adecuado, estéticamente agradable y divertido, y definimos una línea de contenido que se alejara completamente de lo que en estas cuentas muchas veces se pecaba. Se abusaba del humor negro, la mayoría hacían bullying, hacían chistes con temáticas clasistas, racistas, etcétera; y usaban contenido en ocasiones muy subido de tono. Pensamos que la línea de contenido tenía que ser la más sana e integra posible, y que las situaciones que utilizaríamos para crear las publicaciones fueran unas con las que la mayoría de la gente se sintiera identificada, para así aumentar el potencial de crecimiento de la audiencia.

DW: ¿Cuáles son los encantos y cuáles los puntos en contra de haber elegido a los memes como un negocio?

GG: El encanto principal del contenido que generamos es el hecho de saber que contamos con el potencial para sacarle sonrisas a más de 3 millones de personas. Creemos que por el hecho de ser animales sociales hay pocas sensaciones más satisfactorias que generar valor para los demás seres humanos. El hecho de que los comportamientos pro-sociales sean recompensados internamente con una sensación de felicidad y paz es de las cosas que hoy nos parecen más reconfortantes.

No nos cabe duda de que dar es recibir. También nos encanta poder sacarle provecho a la audiencia generando en ocasiones un poco de conciencia sobre alguno de los problemas que padece el mundo hoy, como por ejemplo, el calentamiento global. Creo que no tiene puntos en contra, como todo trabajo requiere un montón de sacrificio y constancia. Sin embargo hoy contamos afortunadamente con un lindo equipo que nos ha permitido a nosotros tres dedicarnos más al desarrollo de otros productos digitales como paseaperros.com.

DW: ¿Nos contás un poco sobre aquel proyecto? Sabemos que habías comenzado con una app propia que luego PaseaPerros compró. ¿Por qué considerás que concretaron este interés en tu app?

GG: Hace un poco más de un año arrancamos con la app Woofi, dada la nostalgia de no poder tener un perro en casa ya que el dueño del departamento en ese entonces no nos lo permitía. He tenido animales toda mi vida, por lo cual se nos ocurrió desarrollar un producto que le permita a la gente poder saciar esa nostalgia y al mismo tiempo generar ingresos haciendo algo que amen: cuidar y pasear perros. Estuvimos desarrollando Woofi por varios meses y justo antes de su lanzamiento cambiamos de rumbo ya que conocimos a los fundadores de PaseaPerros.com, con quienes compartimos visión lo cual nos llevo a una fusión de empresas y adquisición de Woofi. Más allá del interés en la app, creo que pasa más por el punto de encontrar un equipo que comparta los mismos valores, una misma visión y pasión por lo que se hace. Como decía Steve Jobs: “People with passion can change the world”.

DW: ¿Encontrás puntos en común entre tus dos actividades como emprendedor, los memes y aquello que bien podemos describir como “el Uber de los pasea perros?

GG: Siempre buscamos hacer felices a quienes nos rodean. En el caso de ElKilombo, poder sacarle una sonrisa a millones de personas y en el caso de PaseaPerros no sólo a aquellas personas desempleadas que encuentran su camino junto a los animales, sino también a los perros en sí, quienes se merecen mucho más de lo que les damos.

Es posible conocer más sobre Gabriel Gagliardoni y sus proyectos en su perfil en Instagram. También podés visitar el canal de memes en Instagram y el sitio web oficial de PaseaPerros.