Networking: Cuatro recomendaciones para que tu emprendimiento llegue a quienes debe llegar

Mientras que algunos no recomiendan presentar en sociedad un emprendimiento hasta que cuentes con los inversores que lo llevarán al siguiente nivel, otros aseguran que el estadío de networking es tan arriesgado como apasionante, y es el momento para poner a prueba tus tácticas de venta. Aquí reconocerás cómo mostrar tus ideas, seducir y no perder en el intento.

Hace poco un emprendedor me sembró una duda que fui analizando con el pasar de los días y el encuentro, por medio de las entrevistas, con otros emprendedores. Me dijo: “Hablar de mi emprendimiento es como hablar de una novia a la que amo mucho y a quien le conozco sus defectos y virtudes”.

Con esa frase me planteó que amar, en este sentido, no es sólo un sentimiento, sino que es un estado diferente al enamoramiento. El enamoramiento nos hace idealizar y por tanto no ver los defectos. Amar un emprendimiento como a una novia es, por tanto, poder hablar de ella. Fue entonces cuando hablando con otros pares reconocí en todos un “estado” similar frente a sus emprendimientos y que el mismo se refleja en un espacio y lugar en donde todo se pone en juego, para bien o para mal, y que no muchos saben manejarlo con la destreza que requiere: el networking.

El networking es un anglicismo muy relevante para el mundo del emprendedurismo. Es el encuentro con otro que potencialmente nos beneficiará. Es la creación de una red de contactos que, de una u otra forma, nos acercará al objetivo de todo emprendedor: hacer negocios.

Se puede propiciar en espacios públicos, cerrados, de forma presencial o virtual. Como sea, el emprendedor debe estar preparado para “hablar de su novia” con ese “estado” del que les hablé, y evitar, como primera instancia, el enamoramiento que, aunque pone todo en el plano más bello, no permite visualizar la realidad.

Cuatro recomendaciones para el networking

No está mal prepararse para estas situaciones y propiciarlas, esto implica que el emprendedor y su emprendimiento están listos para buscar, en el mejor de los casos, inversores o capital interesado en evaluar la propuesta. Para ello atiende estas cuatro recomendaciones que he formulado en base a conversaciones con emprendedores de diferentes segmentos, quienes atravesaron la experiencia:

Participá del networking del segmento: Si te decidiste a llevar tu emprendimiento hasta este nivel, lo recomendable es que analices en dónde te vas a exponer debido a que cada participación en un networking requiere de tiempo que, en algunos casos, no se tiene disponible. Sociabiliza tu propuesta con el segmento al que estás dirigiéndote y en todo caso, si abrís un poco más el abanico, asegúrate de que allí estén las personas adecuadas como para exponerlo.

Salí del plano de las ideas: Hablar de tu emprendimiento delante de la gente que está prestándote atención puede llevarte a un lugar laberíntico. Si tenés muchas ideas en tu mente, transmití sólo las que están a tu alcance concretar, esto supone las que están en desarrollo también, pero no aquellas buenas ideas que podrían ser superadoras pero que no has hecho ninguno estudio previo, o que recién se te ocurrieron. Lanzar ideas al aire puede mostrarte como un tipo muy ocurrente y creativo, pero disperso y poco concentrado en tu emprendimiento.

Creá todas las vías de contacto para que te encuentren: Ir a una reunión de negocios, a un evento corporativo o mantener una video conferencia con otros pares y no dejar nada al otro para que te encuentre es como no haberlo hecho, o simplemente depender de que tu presentación haya sido tan buena como para que el otro te recuerde y luego te busque.

Ante un buen networking es preciso tener disponibles tus tarjetas personales con datos actualizados, tu red social laboral activa y presentable, además de una web que verse sobre tu emprendimiento. A su vez, todo esto debe estar integrado, por ejemplo: la tarjeta personal debe tener el enlace a tu LinkedIn y a tu web, además de teléfono, correo electrónico y demás datos, como también tu LinkedIn debe contener tu web y tu email, y una reseña del estado actual de tu emprendimiento. Finalmente, la web debe tener los vínculos correctos para quien quiera contactarte por ese medio, pueda hacerlo.

Generá alianzas: De cada networking tendrías que obtener datos de personas, empresas o referentes que pueden ayudarte con tu emprendimiento. Para llegar a ellos no sólo basta con que participes de estos encuentros y estés activo hablando de tus proyectos, sino además que otros te hayan conocido puedan hablar con vos o de tu emprendimiento con la misma soltura que vos lo harías. En este sentido, es bueno construir alianzas con pares, asociaciones, organizadores de eventos, medios de comunicación o periodistas con los cuales, tácitamente colabores para que puedan referirte por tu desempeño.

Un buen emprendedor tendría que poder transmitir el “amor” por su emprendimiento. En este sentido, lograr un inversor, o una venta, es lo mismo que enamorar a otro, pero el riesgo aquí no es que otro se enamore de tu novia, sino que te desvíes de tu objetivo y que quien esté interesado en tu emprendimiento, se convierta en un poseedor de tus ideas.

Al contar sobre lo que hacés, en ese tipo de espacios, posiblemente te encuentres con propuestas que parecen aún mejores o con aquellos que te desafían a hacerlo mejor y por menos capital. El amor por lo que emprendés se expresa aquí en seguridad y confianza.

En tus manos está la llave de un buen negocio, de un emprendimiento que busca un inversor en un networking, vos desarrollaste esa propuesta y estás haciendo una red de contactos a su alrededor, todo lo que otros construyan puede ser parecido, pero nunca lo mismo.

Valorar, confiar, ser preciso y con todo lo necesario para hablar de tu emprendimiento, es la mejor forma de llegar a ese estadío y salir ganando.