Nokia: regresa al negocio de los smartphones y planifica pasos a seguir

El 2017 que comienza a despedirse ha sido el año en el cual la legendaria marca finlandesa volvió a vender smartphones. Repasamos los detalles de todos los Nokia de 2017, las promesas de actualización a Android Oreo, y lo que se espera para el 2018.

Cuando en 2014 Microsoft cerró la compra de la división móvil de Nokia por 7.200 millones de dólares, incluyó un importante asterisco en el contrato: sólo ellos podrían comercializar smartphones con esta marca hasta el último trimestre de 2016. Con el “diario del lunes” sabemos que la cuantiosa siembra de Microsoft (su afán por participar en el redituable negocio móvil absorbiendo a un fabricante que a fines de los noventa lideró el segmento) no se tradujo en una buena cosecha.

De hecho, el actual CEO de la compañía, Satya Nadella, dijo en su libro Hit Refresh que había aconsejado a su predecesor, Steve Ballmer, que no comprara la división de teléfonos de la compañía finlandesa. “El acuerdo con Nokia fue un ejemplo doloroso de nuestras derrotas en el mercado de los smartphones. Estábamos desesperados por ponernos al día después de perdernos el crecimiento de la tecnología móvil. Y en ese momento Nokia cayó del primer puesto al número tres”, escribió Nadella según un reporte del sitio Thurrot.

Windows Phone fue perdiendo terreno hasta casi desaparecer el mercado, y los teléfonos con la marca Nokia fueron apagándose mientras desde Microsoft (ya conducidos por Nadella) reconocían que los teléfonos dejarán de ser una prioridad en sus operaciones, al menos hasta que algún día salga a escena el rumoreado Surface Phone. Pero más allá del derrotero de Microsoft, en medio apareció HMD Global y con ellos Nokia regresó al negocio de los smartphones apostando por algunas de las señas tradicionales de los teléfonos de esta marca, con propuestas en múltiples gamas.

El panorama Nokia

Aunque el primer asomo fue hacia enero en el mercado chino, el regreso oficial de la marca Nokia al negocio de los samrtphones tuvo lugar en el Congreso Mundial de Móviles 2017 que se celebró en Barcelona a fines del pasado febrero. Ya liberada de Microsoft y de la mano de HMD Global, en el evento catalán vimos los Nokia 3, Nokia 5 y Nokia 6.

La finlandesa volvía al ruedo con apuestas de gama media y gama baja, en todos los casos con Android puro. Naturalmente, a mayor numeración más completa es la ficha técnica. Pero los seguidores de la marca esperaban sabores de insignia y HMD respondió con el Nokia 8, un teléfono con ficha de flagship que incluye un procesador Qualcomm Snapdragon, 4GB de RAM, batería de 3,090mAh, cámara doble posterior, y una pantalla de 5.3 pulgadas con resolución de 2560 x 1440 píxeles, entre otros ítems.

Nokia históricamente había entregado respuestas también en la gama más accesible y su nuevo camino en 2017 no fue la excepción. Aún por debajo del Nokia 3 que presentó en el MWC 2017, apareció en escena el Nokia 2 que se destaca por su precio (99 euros) y una batería que promete dos días completos de autonomía con una carga. Es de entrada al segmento y en tanto es escueto: tiene un Snapdragon 212 y sólo 1GB de RAM, en un cuerpo con pantalla de 5 pulgadas y resolución humilde de 1280 x 720 píxeles.

Para completar los huecos en el catálogo, más tarde HMD Global lanzó el Nokia 7, un gama media con algunos elementos que aspiran al sector superior. Con una pantalla de 5.2 pulgadas Full HD, tiene un Snapdragon 630, variantes de 4GB y 6GB de RAM, y 64GB para almacenamiento nativo. Más allá de estas bondades apreciables, los precios de venta no son exagerados: en China se ofrece desde un equivalente a los 380 dólares.

En la escena del rumor aparece un posible nuevo equipo, el Nokia 9 que, como vemos, se ubicaría en lo más alto de la pirámide de los nuevos teléfonos con esta marca. Según se ha filtrado, este teléfono llegaría al mercado con algunas especificaciones interesantes y propias de un alta gama como resolución 2K, pantalla con ratio de 18:9, cámara doble y con Android Oreo desde fábrica.

Y ya que hablamos de la más flamante versión del sistema operativo móvil de Google, hay que decir que HMD Global ha plantado bandera: prometió que todos los Nokia de 2017 se actualizarán a Android Oreo, e incluso se animó a hablar de equipos que estarán listos para actualizarse a Android P, una edición del S.O. que ni siquiera ha sido anunciada por Google. En tanto, podemos suponer que habrá Nokia para rato, aunque por el momento es poco plausible pensar que la marca ocupará aquel lugar de privilegio en el que supo estar antes de la llegada del nuevo siglo.