Subdominios: ¿Qué son y cómo aprovecharlos al máximo?

Contar con un buen plan de web hosting  proporciona entre sus múltiples características, la posibilidad de sumar subdominios al sitio que se encuentra alojado. Debido a la falta de conocimiento que se tiene sobre la utilidad de este tipo de dominios, un gran porcentaje de los usuarios no utiliza los subdominios, dejando sin efecto una importante posibilidad de atraer más tráfico a su página web.

Pero antes de explicar cómo utilizar los subdominios, es importante saber qué son:

Los subdominios son un subgrupo de palabras que se ubican antes de un dominio principal y que trabajan como anexo del mismo. Entre sus principales usos, está el administrativo y el organizativo.

Si bien esto parece significar que el uso de los subdominios es el de etiquetar las distintas secciones de una página, darle ese uso sería erróneo. No todas las secciones requieren de subdominios.

Un subdominio puede ser un aliado importante para mejorar el tráfico de un sitio, siempre y cuando se lo utilice de una manera correcta.

Lo primero que hay que dejar en claro es que bajo ningún aspecto hay que crear subdominios que redirijan al mismo sitio que el dominio principal. Es decir, si tienes una página que se llama tusitio.com y creas News.tusitio.com que redirige a la home del principal, lo único que esto logrará es que google piense que estas duplicando el contenido y penalice al sitio, lo que dará como resultado menos gente visitando la página.

Por otro lado, si dentro del sitio posees distintas secciones, pero ninguna representa un tráfico llamativo, es preferible mantener las secciones dentro del dominio principal y no crear un subdominio.

En cambio, si tienes una página de contenidos y quieres añadir un foro para interactuar con tus visitas o si posees una página de ventas donde ofreces distintos servicios / productos que dentro de cada uno posee distintas secciones, sí necesitas un subdominio.

Pero ¡Cuidado! Elegir un subdominio requiere que se tengan en cuenta algunos aspectos importantes:

Utiliza nombres cortos:

Al crear un subdominio, lo que estás haciendo es agregarle otra palabra a tu dominio principal por lo que la extensión del mismo aumentará. Por eso es aconsejable que la palabra que ocupará el subdominio sea simple y corta.

Trabaja con las palabras y la originalidad:

La mejor manera de hacer que alguien recuerde como ingresar directo a tu subdominio es ayudándo a su memoria y para eso no hay como los juegos de palabras. Al mismo tiempo, es importante ser original y utilizar palabras claves que generalicen lo que van a encontrar allí.

Ahora que ya sabes qué es un subdominio y tienes las claves para crearlo, es tiempo de conocer algunas de sus posibles funciones:

Encuentra los ejes principales

Conocer los grandes temas que contienen tu sitio permitirá saber que subdominios registar. Por ejemplo, si posees una tienda de ropa unisex, puedes crear un subdominio que sea Hombres.tusitio.com y otro Mujeres.tusitio.com para que cada uno pueda ingresar directamente allí. Lo mismo ocurre con los portales de deportes, de noticias, de ventas, etc.

Diferencia a los autores:

Si tu sitio se trata de opiniones o escritores, puedes aprovechar los subdominios para que cada uno tenga su espacio propio dentro del sitio. Si los autores son apenas una parte de los contenidos que se ofrecen en el sitio, puedes resolverlo también creando un subdominio que sea blog.tusitio.com y allí organizar a todos los que escriben.

Separa el contenido de la venta

El marketing de contenidos es cada vez más común en las empresas y muchas veces resulta chocante para un potencial cliente ingresar a un sitio interesado por una noticia y encontrarse con que en realidad se trata de un portal de ventas. Es por eso que muchas empresas optan por diferenciar el contenido de los productos / servicios que ofrecen, para así ganarse la confianza de los visitantes y darles la posibilidad de elegir qué es lo que quieren hacer dentro del sitio.

Por último, es importante destacar que el tráfico que genera un subdominio, significará un incremento del tráfico de la página principal por lo que, creando una buena estrategia y utilizando correctamente los subdominios, mejorará el posicionamiento de tu sitio en las búsquedas.