Smartphones: ¿Cuáles son las tendencias que se imponen antes de 2018?

Pantallas sin marcos laterales, cámaras dobles incluso al frente, nuevos alcances de la Inteligencia Artificial, realidad virtual, y el RAM hasta las nubes. Estos son los nuevos estándares de la alta gama móvil, mientras esperamos que se haga oficial el gran cambio de paradigma que promete el teléfono flexible que Samsung presentará en 2018.

Al tiempo que los analistas del negocio móvil dan cuenta de una desaceleración en la venta de smartphones a nivel mundial (no una caída sino un crecimiento inferior al de años anteriores), los fabricantes del sector buscan una nueva zanahoria para poner frente al paladar de los consumidores.

La gran promesa parece ser la flexibilidad: un alto ejecutivo de Samsung confirmó que en 2018 lanzarán al mercado su primer teléfono plegable, el producto que al momento se conoce como Galaxy X. Y Huawei hizo lo propio al señalar que ya trabajan en un prototipo flexible que estaría listo para llegar al mercado el año próximo.

Sin dudas aquel será un cambio de paradigma y se espera que en un comienzo se restrinja a los teléfonos de alta gama. Pero mientras esperamos la llegada de los teléfonos capaces de doblarse, ya podemos vislumbrar un buen número de tendencias que se imponen en el negocio de los smartphones antes de las promesas previstas para 2018. Veamos.  

EL RAM hasta las nubes: Una de las “zanahorias” de la alta gama móvil de 2017 es el RAM de los teléfonos. Este año los ejemplares de alta gama se sumaron al club de los 6GB de RAM, tal como repasamos en esta nota de DonWeb.news. No son pocos los casos, entre ellos el Xiaomi Mi 6, el Huawei Mate 10 Pro, o el Vivo Xplay 6. Y por estos días se rumorea con la posibilidad de que la serie Galaxy S9 de Samsung (de 2018) también llegue con esta cifra de RAM. Por lo demás, en una industria regida por la plena actualización, ya hay equipos con brutales 8GB de RAM, por ejemplo el Xiaomi Mi Mix 2 y OnePlus 5. Un asterisco al pie de este párrafo: el RAM es una variable que, vale decir, hay que cruzar con las capacidades de los procesadores y nunca en forma separada.

Adiós a los marcos: Sin lugar a dudas, uno de los estándares de la alta gama de 2017 es el diseño que se conoce como “bezel free”, o sea, smartphones que tienen marcos laterales súper delgados, casi imperceptibles. Una tendencia que tiene como paradigma a los Mi Mix de Xiaomi y que se ha esparcido en todo el mercado high end. Un caso célebre es el del iPhone X, para el cual Apple decidió eliminar el clásico botón de inicio (y con ello eludir el TouchID), en favor de un diseño pura-pantalla. Una seña que es bonita y elegante, aunque exige extremar el cuidado ante eventuales caídas para que la estética no termine resultando negativa, como les ocurrió a muchos usuarios del Mi Mix.

Cámaras, ¡dame dos!: Con las excepciones del caso, en el mercado móvil actual resulta complejo decir que un teléfono es de gama alta si no cuenta con una cámara doble en su cara posterior. En 2017 hemos visto un batallón de smartphones con una cámara dual (una característica que tiene como paradigma a Huawei), e incluso hemos visto ejemplares con 4 cámaras. ¿Qué quiere decir esto? Que en algunos casos, como el Mate 10 Lite, no sólo tienen una cámara doble en la cara posterior sino también al frente. Por lo demás, las cámaras dobles ya comienzan a ser parte de equipos de gama media como el Galaxy J7+ de Samsung.  

¿En qué lo puedo asistir?: Extender el alcance de los sistemas de Inteligencia Artificial es otro de los bastiones para la supervivencia de esta industria. Si bien esta tecnología no es exclusiva de los smartphones, éstos la postulan como un elemento destacado en su propuesta. Huawei vuelve a ser un caso emblemático, también en este terreno. Ocurre que la nueva serie Mate 10 llega con el flamante procesador Kirin 970, preparado para cubrir las necesidades de los sistemas de IA y subirse a la ola del machine learning, o sea, reconocer los hábitos del usuario para ajustar la experiencia de uso en base a este monitoreo. No faltan además los asistentes virtuales, que están en vías de expansión. Allí están Siri de Apple, Cortana de Microsoft (que sobrevive más allá del extinto Windows Phone), Alexa de Amazon, y Bixby de Samsung (que prepara la versión en español).

A modo de epílogo, es válido recordar algunas de las postuladas “zanahorias” que fracasaron en su objetivo de seducir a los consumidores y postularse como un válido salvavidas para esta industria que refleja saturación y signos de desaceleración. Por ejemplo, los accesorios modulares. Project Ara de Google había emergido como una gran promesa pero la pretendida revolución fracaso (más detalles en esta nota de nuestro sitio). Sin embargo, la idea sigue viva en los Moto Z de Lenovo y Motorola, con sus Moto Mods; también en el Essential Phone de Andy Rubin; en incluso se rumorea con características modulares para los Galaxy S9 que Samsung presentará el próximo año.

Mientras tanto, a las tendencias repasadas hay que sumar las tecnologías que en los smartphones prometen adentrar a los usuarios en el mundo de la realidad virtual, una escena que sin dudas es encantadora pero que, al momento, no mueve la aguja del sector móvil.