Cinco elementos que sí o sí tiene que tener tu landing page

Estás decidido a anunciar en Google pero tenés miedo de que tus potenciales compradores lleguen a tu web y no concreten una compra. Prestá atención en cómo integrar los elementos infalibles para que tu landing page responda a tus objetivos de Google Ads.

La gran vidriera comercial en la actualidad no tiene un espacio físico para embellecer de manera tal que llame la atención de las personas que pasan por la vereda o por los pasillos de un shopping. Hoy, aquel recinto comercial se llama Google, lugar al que todos llegan buscando lo que necesitan. Por esta razón, tu negocio-web tiene que estar preparado para recibir visitas.

Si una vidriera de un local lleva tiempo de armado, el necesario como para conquistar la mirada de las personas, una web lleva aún más tiempo y no solo para llamar la atención, sino para convencer, atrapar y vender. Recordemos que todos los que googlean sus necesidades tienen un gran universo detrás por descubrir y muchas estrategias para ser parte de esa búsqueda.

Sin detenernos si estamos primeros o no en las búsquedas, en este artículo nos centraremos en la capacidad de nuestra landing page (la puerta de entrada de nuestro negocio) de retener y atraer a los usuarios que nos están buscando. ¡Manos a la obra!

El abc de las vidrieras en Google

Cuando una empresa da sus primeros pasos online se les suelen hacer a todos las mismas recomendaciones. Revisemos ese paso antes que nada:

WEB: Desarrolla una web que tenga un funcionamiento y un diseño lógicos y prácticos. Es decir, que cuando el usuario entre sepa de qué se trata y encuentre rápidamente la solución de su búsqueda.

REDES SOCIALES: Analiza qué redes sociales funcionarán afín con tu producto, marca o servicio y genera los perfiles. Planifica un contenido periódico y desarrolla estrategias que lleven tráfico a tu web.

ANUNCIOS: Genera anuncios para que tu marca, producto o servicio figure en las búsquedas, o que cuando una persona navegue contenido relacionado aparezca tu anuncio.

Mucho tráfico y pocas nueces

Sucede que aún con esas tres básicas recomendaciones muchos encuentran que tienen un caudal importante de tráfico que llega a la web desde los anuncios, las redes sociales o de forma orgánica por sus propias búsquedas, pero no concretan ninguna acción en la web o abandonan rápidamente la navegación en la misma. Veamos cómo mejorarlo.
Primero que nada, determina cuál es el tiempo promedio que se queda un usuario en tu landing page y en qué acción se detienen.

Para tu análisis es necesario que sepas cuál es el estándar de las landing page y de esa manera detectemos en dónde está el error que detiene el tráfico dentro de la web:

El secreto detrás de una landing

Las landing page son la puerta de entrada, lo que no significa que sean la página de inicio o home, por tanto no llenes de texto innecesario. Por lo general, los titulares deben ser de no más de 8 palabras. También se recomienda no usar números pares pues se determinó que cuando se usan números impares se incrementa un 20% la tasa de clics.

Si vamos a colocar videos, lo ideal sería que no duren más de 3 minutos. ¡Inclusive mucho menos! Las demoras que puedan ocasionar la web por contener muchas imágenes pesadas o videos en ultra definición generarán una alta tasa de rebote. Se cree que por cada segundo de demora, la conversión se reduce entre un 7 a 12%, mientras que a los dos segundos de demora se puede perder hasta un 50% de tráfico.

Si vas a confeccionar anuncios que generen tráfico hacia tu web no los vincules con una página de inicio sino con una landing page creada especialmente para ese anuncio y, por tanto, procura que no contenga popups que lleven a la gente a realizar una u otra acción, porque esto termina por producir una gran tasa de abandonos. En los anuncios es preferible que coloquemos la marca y no una imagen genérica.

Si bien podemos usar botones de acción para que concreten una compra o llenen un formulario, lo ideal es que la landing page tenga todo integrado en un lugar y que no sea un menú de opciones que llevan a distintas ventanas. Los botones, y mejor que sea uno sólo, debe estar a la vista sin necesidad de scrollear para encontrarlo. Nada peor que entrar a un negocio a comprar, elegir una prenda y no encontrar la caja para pagarlo.

Con la excusa del posicionamiento seo, muchas webs caen en el error de atraer con metatags que se aproximan al contenido vinculado, pero cuidado, eso puede confundir a los visitantes provocando que se sientan engañados.

Diseño y confianza

Finalmente, algo no menor es que concuerde lo que decimos con lo que realmente sucede en la web. Si la landing page (y anuncios o posteos en redes sociales) tiene un diseño pero la web tiene otro, el visitante notará la diferencia de alguna u otra forma generando una emoción contradictoria.

Es preciso que revisemos qué es lo que ofrecemos y cómo, unifiquemos las formas de hablarles a nuestros visitantes, y seguir esta línea con todos los medios de comunicación que se vinculan, como las redes sociales o las respuestas vía email.
Como verás, el diseño no contiene sólo la elección de colores y formas, sino también todo aquello que pueda transmitir una emoción a quienes lleguen hasta esta vidriera. Por eso, una forma de generar confianza y deseo de satisfacer esa necesidad por la que llegaron hasta allí es ofreciendo un mensaje seguro, breve y claro.

Identifiquemos cuál es el objetivo de esta landing page y resolvamos en un paso, o mejor dicho, en un clic directo a la acción que vinculará la empresa con ese potencial cliente.

Un clic en un anuncio de Ads es un voto de confianza que no podemos eludir con errores. Observemos cómo confeccionar una landing page siguiendo las recomendaciones de este artículo y optimiza constantemente de acuerdo a cada objetivo que plantees por anuncio.