Con la ayuda de ex-empleados de Apple, Facebook trabaja en un smartphone

Facebook sigue persiguiendo el sueño del smartphone propio - DonWeb Blog

Más de seis ingenieros que trabajaron en el iPhone y el iPad de la empresa de Cupertino están colaborando con la creación del primer celular inteligente que llevará la marca de la red social.

Dicen que la tercera es la vencida. Y Mark Zuckerberg espera que la regla se cumpla a medida que Facebook se sumerge en su tercer intento por construir un smartphone con su marca.

La compañía acumula un intento fallido de hace dos años, cuando probó si estaba en condiciones de fabricar un móvil inteligente por su cuenta y descubrió que el mercado era bastante más complejo de lo que había anticipado. «La fabricación no es algo que se empieza a hacer de un día al otro. Hacés un cambio minúsculo en un smartphone y podés terminar cambiando por completo el funcionamiento de todas las antenas. No aprendés esto a menos que lleves un tiempo haciéndolo,” le contó Hugo Fiennes, ex-manager de hardware de Apple, quien trabajó en los primeros cuatro iPhones antes de retirarse de la compañía para seguir con un proyecto propio.

El año pasado, Facebook volvió sobre la idea del celular propio, pero asociándose a HTC en un proyecto que internamente se conoce como «Buffy». En algún momento, se habló de un lanzamiento planificado para el tercer trimestre de 2012. Si bien no existen reportes de que el proyecto esté tan avanzado como para cumplir con esa fecha, el New York Times informa que recientemente se amplió el equipo trabajando en «Buffy», demostrando que la idea sigue en pie.

Sin embargo, la noticia de la semana es que Facebook abrió un segundo frente en busca de su propio smartphone. Esta vez, llevó la idea de vuelta a su territorio (quiere fabricarlo por su cuenta), pero con el apoyo y sabiduría de gente que conozca mucho del tema. Como en Estados Unidos la cantidad de empresas que saben armonizar hardware y software se reduce a Apple y sólo Apple, la red social comandada por Mark Zuckerberg está trabajando discretamente para sumar ex-empleados de Apple a su equipo. De acuerdo a las fuentes consultadas por el matutino neoyorquino, ya serían más de seis los ingenieros de software y hardware que trabajaron en el iPhone (y al menos uno en el iPad) que ya fueron contratados por Facebook o informados sobre la idea del smartphone propio.

Facebook no confirma pero tampoco niega el proyecto móvil, y se limita a repetir una reflexión que compartió el año pasado: «Estamos trabajando sobre la industria móvil en general; con operadoras, fabricantes de hardware, proveedores de sistemas operativos y desarrolladores de aplicaciones.»

Sólo falta el hardware

Aparentemente, a Facebook sólo le falta la mitad de la ecuación para sumarse al mercado de los celulares inteligentes. La compañía ya tendría diseñado un sistema operativo completo, con mensajería instantánea, calendario, contactos, cámara de fotos (basada en su adquisición reciente de Instagram), video y una tienda de aplicaciones lista para debutar con miles de apps populares.

Facebook quiere un buen navegador para su S.O. Y ya tiene uno en mente: desde hace dos semanas se rumorea que Zuckerberg quiere comprar a la noruega Opera, creadora del Opera Mini (uno de los browsers más usados en móviles) y el poderoso Opera Mobile.

Sólo restaría el hardware. Y si los intentos internos no rindieran frutos, sería cuestión de hacer números. Facebook viene de ganar u$s 16 mil millones de su debut en Wall Street. ¿Por qué no comprar un fabricante de celulares, como hizo Google con Motorola? Su socio en «Buffy», HTC, no termina de posicionarse como un jugador fuerte más allá de la excelente calidad de sus equipos. Su valor de mercado actual es de u$s 11.800 millones, dentro del rango que Facebook podría pagar.

Otra opción más económica sería la alicaída Research in Motion. La compañía canadiense, alguna vez líder absoluta del mercado de los smartphones y favorita de los sectores corporativos y gubernamentales, sigue perdiendo mercado a manos del iPhone y los celulares Android. Por menos de u$s 6 mil millones, podría pasar a convertirse en propiedad de Facebook.

No es difícil imaginar que Facebook sea capaz de fabricar y publicitar su propio smartphone. La gran pregunta es: ¿el público estará interesado en comprarlo?