Home / Curiosidades web / Despidiendo empleados en la Web 2.0

Despidiendo empleados en la Web 2.0

Chelsea Taylor se enteró que la habían despedido cuando abrió su Facebook - DonWeb Blog

Una cafetería le informó a una joven empleada que estaba despedida con un mensaje en su Facebook. El texto, plagado de faltas de ortografía, cerraba con besitos.

Chelsea Taylor llevaba casi un mes trabajando en una cafetería de Leigh, Inglaterra, llamada Cookies («Galletitas,» en español). Iba todos los sábados, de 10 a 16 hs., y ganaba 3,55 libras por hora, más que suficiente para una jovencita de 16 años.

El 13 de marzo su supervisora la mandó a comprar galletitas. Y, antes de distraernos analizando por qué un negocio llamado Cookies no tiene galletitas, vamos a centrarnos en que a Chelsea le dieron 10 libras para el mandado. Pero cuando estaba por pagar, se dio cuenta que las había perdido. Inmediatamente, sacó el celular y muy preocupada llamó a su mamá para contarle lo que había pasado. Ella le dijo que volviera a la cafetería y le contara a la dueña lo que había pasado. Si era honesta, la iban a saber entender. Y si le hacían mucho problema, ella misma le iba a reponer el dinero al local.

Todo salió como mamá Nicola le había dicho. Chelsea volvió a su casa a la tarde, y se sentó en su compu. Abrió su página de Facebook y se encontró con un mensaje nuevo de su supervisora, Elaine Sutton, que decidió informarle por ese medio que la habían despedido, con las siguientes palabras:

«holis chelsea soy elaine del trabajo. perdona q te mande un mensaje pero trate de llamarte y no me atendio nadie. le tuve que contar a la dueña que perdiste el dinero xq obvio faltaba cuando hicimos el balance de caja. no le gustó nada y traté de defenderte pero me dijo que te tenía que despedir. perdoname. si venis en la semana con el uniforme t pago lo que t corresponde. de nuevo, perdoname, pero no puedo hacer nada. Besitos. Elaine.»

La chica se largó a llorar desconsolada delante de la computadora. Muy ofendida, la mamá de Chelsea llamó a los medios, que empezaron a levantar la noticia, como el Daily Mail, el primero en difundirla. «No puedo creer que no tuvieron la decencia de decírselo por teléfono, ni hablar en persona,» contó Nicola (37) muy ofendida. Su hija agregó: «Hasta que me hubiera mandado un SMS o algo así hubiera sido mejor que en Facebook. No se animó a decírmelo en la cara.»

En Cookies eligieron no hablar del tema. Evidentemente, decir las cosas de frente no es su fuerte…

¡Añade un comentario!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.