Home / Curiosidades web / Dragon Age Inquisition, una aventura épica

Dragon Age Inquisition, una aventura épica

La saga Dragon Age tiene un nuevo exponente. Probamos esta nueva aventura en nuestra Playstation 4 y en este informe le contamos todo sobre uno de los títulos más esperados de fin de año.

Dragon Age es una de las franquicias más conocidas de BioWare, una compañía subsidiaria de la todopoderosa EA. Este nuevo lanzamiento se trata de la tercera entrega de la famosa saga Dragon Age que venía con un gran compromiso: intentar ofrecer a los fanáticos un juego renovado pero que conserve el alma de sus anteriores versiones. BioWare no solo hizo eso, sino que logró un excelente equilibrio brindando los mejores aspectos de los dos juegos anteriores, materializados en un solo título. Como resultado, tenemos una aventura medieval que mezcla a la perfección la acción de las batallas con el manejo de equipos característicos de los juegos de rol, un desafío difícil de llevar a la práctica pero logrado con creces en esta ocasión.

Nuestro sample en mano, gentileza de EA.
Nuestro sample en mano, gentileza de EA.

La tercera es la vencida

Como decíamos líneas arriba, BioWare logró combinar varios aspectos de los dos juegos anteriores. Como primera medida, cuando comencemos nuestro viaje por Dragon Age Inquisition (desde ahora DAI), notaremos que lo que caracteriza al título es la libertad de acción. El juego nos pone sobre un mapa con total libertad de acción, siendo nosotros los que podemos elegir las misiones que deseamos realizar en cada momento (ya hablaremos más tarde de ellas) aunque, por supuesto, nada nos será fácil.

Todo comienza cuando un cataclismo sume a las tierras de Thedas (el mundo fantástico en el que tienen lugar los dos juegos anteriores) en la confusión. Los Dragones oscurecen los cielos, invocando a las sombras del terror sobre el reino que en un tiempo fue pacífico. Los Magos inician una guerra sin cuartel contra los opresivos Templarios. Las naciones se levantan unas contra otras. En este caótico mundo medieval, nosotros tendremos la misión de unificar y traer la paz oficiando de conciliador entre los diferentes frentes tomando el rol de Inquisidor y liderando las fuerzas de la Inquisición. Como el líder de esta, podremos elegir cursos de acción y tomar decisiones, algo que por supuesto no será fácil.

Nuestro personaje principal tendrá una misión importante, mejor dicho esencial. El mundo de Thedas está sumido en las tinieblas dado que los demonios se abren paso por brechas que les permiten pasar a nuestro mundo. Nosotros tendremos el don divino de cerrar dichas brechas con solo extender la mano hacia ellas y será nuestra misión cerrar todos los portales dimensionales para paliar la crisis en todos los reinos.

Creando nuestro héroe

Ni bien ingresamos al juego y luego de una corta presentación, lo primero que deberemos hacer es crear nuestro personaje que se transformará en el centro de nuestra experiencia en DAI. Como parte de la creación del Inquisidor se puede elegir el sexo, la raza (entre cuatro distintas) y la clase (entre tres diferentes). Cada clase viene con un conjunto único de aptitudes, armamento y movimientos especiales, y hasta la historia reaccionará de modo distinto en función de la clase. Además, cuando el Inquisidor gane poder, podrás elegir una especialización para él. Estas clases avanzadas introducen aptitudes completamente nuevas en el repertorio de combate.

El personaje que creamos para esta nota, un elfo guerrero que se la banca.
El personaje que creamos para esta nota, un elfo guerrero que se la banca.

En DAI hay cuatro razas jugables: Humanos, Elfos, Enanos y Qunari (por primera vez en la serie), siendo los humanos los que tienen más peso en el juego. Luego de elegir la raza con la que encararemos la aventura, podremos seleccionar la clase de nuestro jugador entre las que se destacan:

– El Guerrero: Es un experto en enfrentamientos cuerpo a cuerpo. Lógicamente nuestro personaje tendrá más fuerza y defensa física que las otras clases, pero esto podrá jugar en nuestra contra ya que los enemigos centrarán sus ataques en nosotros. Si conseguimos desarrollar lo suficiente nuestras habilidades como Guerrero, llegaremos a convertirnos en Campeón.
– El Mago: podrá lanzar potentes hechizos a distancia sobre el enemigo y proteger al resto del grupo con sus conjuros. Las lluvias ígneas causarán gran daño, pero también tendremos la capacidad de curar a los aliados.
– el Pícaro: portará armas como arcos y dagas, pero donde realmente destacarán será en su astucia. Es una gran opción para el ataque a distancia y fundamental para armar un buen arco de batalla en donde los guerreros queden protegidos durante la envestida.

Luego de la elección de la raza y clase, podremos personalizar a gusto a nuestro personaje. No solo deberemos elegir un nombre, sino que podremos caracterizarlo a gusto modificando cada rasgo físico de su cuerpo. Una vez realizado esto, estaremos en condiciones de dar inicio a la aventura.

Acompañados es mejor

Luego de una intro animada que nos pone en situación, saldremos del castillo con tres amigos que nos acompañarán en la aventura. Es importante destacar que nuestros compañeros equilibrarán la balanza de las clases, por lo que si elegimos personificar un guerrero tendremos a magos y pícaros a nuestros flancos. Lo interesante es que podremos cambiar de personaje controlando no solo al que nosotros creamos, sino también a los que nos acompañan en el viaje. Este grupo de combate no solo está bien equilibrado, sino que cada uno tendrá una característica aceitada. En la parte superior izquierda veremos la vida que tiene cada personaje, pudiendo respawnear en el caso de que sea vencido en batalla.

Erigiéndonos como el mesías frente al pueblo.
Erigiéndonos como el mesías frente al pueblo.

Los controles merecen una nota aparte. Para ser breve podemos decir que los elementos de rol combinan perfectamente en los momentos de acción. Al momento de atacar, podemos cambiar la clásica vista de tercera persona por una vista estratégica con solo presionar el panel táctil (en PS4). Dicha vista nos alejará del mapa pausando la acción, permitiéndonos dar instrucciones precisas a nuestro equipo. Cuando volvemos a la vista en tercera persona, los demás miembros del grupo sabrán qué hacer y nosotros seguiremos con el control de nuestro personaje.

Otros elementos de rol también están presentes en DAI, podremos ganar puntos y canjearlos por nuevas aptitudes y mejorar nuestra armadura y armas. También deberemos seleccionar con qué equipar a nuestro héroe desde el menú del personaje. En los mercados de las diferentes ciudades, podremos realizar compras de armas, armaduras y accesorios y vender piezas recolectadas a lo largo de la aventura.

A espadazos limpios

En el mundo de DAI tendremos misiones primarias y misiones secundarias. Si queremos seguir el hilo de la historia podremos hacerlo, se trata de ir cerrando la brecha dimensional y acorralar a los demonios para que dejen de una vez nuestro mundo. Pero donde DAI cobra gran importancia es durante las misiones secundarias y las hay muchas y variadas. Realizar dichas misiones no solo extenderá considerablemente la vida del juego, sino que podremos recorrer a gusto todo el mundo virtual que la gente de BioWare ideó para nosotros. Las hay muchas y variadas, deberemos rescatar personas, liberar áreas específicas de demonios, buscar gente, liberar aldeas, etc.

El mapa de Inquisition es 4 veces más grande que el de la anterior entrega, garantizándonos todo un mundo para explorar. Desde grandes y áridos desiertos hasta congeladas y gélidas zonas pasando por hermosos bosques y selvas, hay todo tipo de terrenos por explorar en el extenso paisaje que se nos presenta. Si intentáramos pasarnos todas las misiones secundarias junto a la campaña principal tendríamos que utilizar más de 100 horas de juego, para un jugador promedio le toma unas 80 horas superar el juego siguiendo solo la línea argumental.

Los jefes son poderosos e impactantes.
Los jefes son poderosos e impactantes.

DAI goza de una inmensa campaña principal de un solo jugador, sin embargo, tiene también un componente multijugador cooperativo que no interferirá en la historia. En este modo podremos jugar con hasta tres amigos en 3 diferentes campañas cooperativas que inicialmente lleva el juego incluidas. Dichas campañas no durarán más de 30 minutos y están condicionadas hasta nivel 20. Lo que hagamos aquí no tiene nada que ver con nuestro personaje del modo single player.

De gráficos y otras yerbas

El apartado técnico de DAI cumple con su cometido. Lo que más se destaca es la banda sonora simplemente espectacular y digna de cualquier película de The Lord of the Rings.

Por otra parte, los gráficos están mas que bien. Inquisition ha sido hecho con el motor Frostbite 3, el mismo que se utilizó para el desarrollo de otros clásicos de EA como Need for Speed Rivals, Battlefield 4 y el reciente Plants Vs. Zombies Garden Warfare. Con este nuevo motor, DAI se asegura un muy buen manejo de luces, excelente mapeados de texturas y gran ambientación en general. Algunas cuestiones que quedan en el tintero tienen que ver con algunas animaciones algo toscas de los personajes, datos menores que pasan desapercibidos con el correr de las misiones.

El motor gráfico cumple con creces.
El motor gráfico cumple con creces.

Conclusión

Inquisition es una excelente continuación para la saga Dragon Age que asegura muchas horas de entretenimiento. Este no es un dato menor, dado que la inversión en un nuevo juego y con los costos que manejamos en nuestro país no dan lugar para el error. Con DAI tendremos más de 100 horas de divertimento asegurado, grandes gráficos, imponente banda sonora y disponibilidad para las principales plataformas del mercado: PC, PS4, XBO, PS3 y Xbox 360, siendo este una interesante compra para cerrar el año como corresponde.

¡Cuidado con los dragones!
¡Cuidado con los dragones!

Puntaje: 8/10

¡Añade un comentario!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.