Home / Curiosidades web / El primer Galaxy Nexus se lo llevó Steve Wozniak

El primer Galaxy Nexus se lo llevó Steve Wozniak

Steve Wozniak posa junto al personal de Google, con un Galaxy Nexus en las manos - DonWeb Blog

El primer smartphone con Android 4.0 todavía no se vende en Estados Unidos, pero el co-fundador de Apple ya tiene uno. Se lo regalaron en la sede principal de Google.

Todo empezó con un tuit. Steve Wozniak, el mismo que fundó Apple junto a Steve Jobs hace algunas décadas atrás, estaba en una conocida cadena de electrónica en Estados Unidos tratando de encontrar un Galaxy Nexus. «Probablemente todavía no está,» se lamentaba desde la red de microblogging.

Tenía razón. El celular más nuevo de Samsung, con la última versión de Android, todavía no se consigue en el país del norte.

Pero el comentario no quedó perdido entre los millones de mensajes breves que se publican diariamente en Twitter. En Google se enteraron que el referente de la competencia tenía ganas de probar el smartphone con el que el gigante de internet y el fabricante surcoreano iban a pelearle la época festiva a Apple y su iPhone 4S.

Rápidamente, le hicieron llegar una invitación para que se acercara a las oficinas de la empresa en Mountain View. Cuando Wozniak llegó, fue recibido por buena parte del personal y algunos ejecutivos, que le entregaron en mano el tan codiciado Samsung Galaxy Nexus. También le regalaron una llamativa remera naranja, con el logo de Android.

Agradecido, el co-fundador de Apple, alejado de la empresa de Cupertino desde hace varios años, posó sonriente junto a los empleados de Google mostrando su juguete nuevo.

No es que Wozniak esté alejado de las maravillas de la empresa que ayudó a crear. Siempre se lo ve usando los teléfonos de la compañía y sus computadoras. Pero cuando sale un iPhone nuevo y lo quiere tener, se lo ve haciendo la cola frente al local, como a cualquier hijo de vecino. En Apple no recibe la atención especial que le brindó Google.

Obviamente, el gesto no significa que «el otro» Steve abandone las creaciones de su empresa. Ni siquiera debería interpretarse como una «traición». Simplemente es una muestra de la apertura de pensamiento de Wozniak, un hombre que siempre se mostró así. No es de los que ve a los fanatismos por las marcas asociados a una suerte de religión. La tecnología es genial gracias a todos sus sabores, a todas sus variedades. Y a Wozniak le gusta tener el último juguete nuevo. No le importa quién lo haya fabricado. Bien por él.

¡Añade un comentario!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *