Home / Curiosidades web / La noticia que tardó dos días en llegar a Twitter

La noticia que tardó dos días en llegar a Twitter

El mundo tardó 48 hs. en enterarse del fallecimiento de Kim Jong-Il - DonWeb Blog

En un mundo hipercomunicado a través de las redes sociales, el fallecimiento de Kim Jong-Il se dio a conocer recién 48 horas después de ocurrido. Ni un ciudadano de Corea del Norte publicó en Twitter o Facebook la novedad que conmovió a su país. Crónica de una región alejada de internet.

El fallecimiento de un presidente en ejercicio siempre es una noticia que se expande por el mundo a una velocidad impresionante. Más aún hoy, cuando las redes sociales están al alcance de millones de ciudadanos de todos los rincones del planeta, que en muchas oportunidades ofician de periodistas urbanos, relatando en tiempo real esos momentos que dejan una huella en la historia, como la Primavera Árabe o la muerte de Osama Bin Laden, por nombrar apenas dos hechos que marcaron este 2011 que está llegando a su fin.

Llama poderosamente la atención, entonces, que el mundo se haya enterado de la muerte de Kim Jong-Il, primer mandatario de Corea del Norte, dos días después de su fallecimiento, cuando por la televisión nacional se emitió el primer comunicado oficial.

En esta ocasión no hubo un «tuit» que convirtiera el nombre «Kim Jong-Il» en Trending Topic de Twitter el sábado, cuando el político y militar norcoreano falleció durante un viaje en tren. No hubo fotos. No hubo videos. No hubo comentarios, ni expresiones de dolor. Entre los 800 millones de usuarios de Facebook no hubo uno que avisara que el mandatario había fallecido a los 69 años.

Ni siquiera sus vecinos del sur, que viven en uno de los países más avanzados en materia de telecomunicaciones, se enteraron en ese momento que Corea del Norte había perdido a su líder supremo.

Recién ayer lunes, cuando una presentadora televisiva del noticiero estatal sumamente conmovida dio a conocer la novedad, el mundo supo que Kim Jong-Il había fallecido.

Un país sin internet

Desde que en 1945, luego de finalizada la Segunda Guerra Mundial, Corea fuera dividida en dos partes por el paralelo 38, los territorios independientes del norte y del sur se manejaron de manera muy distinta. Más de seis décadas después, las diferencias son abismales.

Apenas un límite político separa a una población donde el 83% de los ciudadanos tiene acceso a internet, de otra donde la gran red de redes está limitada a un grupo selecto de funcionarios gubernamentales, sedes diplomáticas y hoteles. En Corea del Sur, existen 105 abonos de telefonía celular cada 100 habitantes; en Corea del Norte, menos de 2.

Integrante del continente que más crea, genera y abastece de tecnología al resto del mundo, Corea del Norte es la excepción que confirma la regla, un región alejada de internet. Los norcoreanos se informan a través de diarios, radios y cadenas de televisión administradas por el estado, convirtiéndose en un misterio para el resto del mundo, incluidos sus vecinos del sur.

Se sabe que la familia Kim gobierna el país desde 1948. Kim Il Sung, padre del recientemente fallecido Kim Jong-Il, lideró Corea del Norte hasta 1994. De su hijo, que se hizo cargo del país en 1998, se dice que no supo frenar el descenso de la economía interna, que provocó una hambruna histórica por la que falleció un número muy alto de ciudadanos (las cifras varían entre 600.000 y 3 millones de personas).

En este pequeño país, todavía fuertemente enfrentado a Corea del Sur, Twitter y Facebook lejos están de ser las «palabras del año», internet se usa para conocer el estado del clima desde el celular, y la única realidad es la que difunden los medios que dependen del régimen.

Por más extraño que resulte, en la era de las comunicaciones instantáneas existe un lugar donde los ciudadanos se enteran del fallecimiento de su presidente 48 horas después.

Comentarios:

  • En paises totalitarios la sucesión del poder es lo que retrasa esta informacion, recuerdese que a raiz de la muerte de Joseph Vissarionovich Stalin dictador de la Unión Sovietica, el ministro del gobierno para ese entonces Nikita Jruschov, através de conjuras pudo desacerse de sus rivales politicos, lo que le permitió concentrar personalmente la dirección del Estado y del partido. Ahí el retraso fue de siete dias para dar el voletin de la muerte de stalin. La historia siempre se repite solo cambian los actores

¡Añade un comentario!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.