Home / Curiosidades web / Nerds, del fondo del aula a héroes de Hollywood

Nerds, del fondo del aula a héroes de Hollywood

Desarrolladores, amantes de la tecnología y hombres de laboratorio, de ser los menos populares han pasado a ser elegidos por el cine y la televisión como las nuevas estrellas. ¿Qué ha visto la industria del entretenimiento en figuras como Steve Jobs, Mark Zuckerberg, Julian Assange y Kim Dotcom, entre otros? Además, el éxito de una serie protagonizada por geeks.

Cuenta la leyenda que hacia fines del año 1895, cuando los hermanos Lumière proyectaron en un club parisino “El arribo del tren a La Ciotat”, los inexpertos espectadores huyeron despavoridos de la sala creyendo que la locomotora que se aproximaba en la pantalla arrollaría las butacas que ocupaban. En más de un siglo no sólo ha cambiado radicalmente la conciencia de los espectadores; son otras las tecnologías y las resoluciones, y también son otros los argumentos de la televisión y el cine: la cruzada de los cowboys ha dejado de ser predilección de los niños y los encapuchados con poderes más allá de lo humano hoy no son los únicos héroes en las pantallas.

Nuevas estrellas se han colado en la extensa industria de la cual nacen los suspiros que despiertan Brad Pitt y Leonardo Di Caprio, entremezclándose allí donde doblan las curvas de Angelina Jolie y la sensualidad de Marilyn Monroe, donde se vociferan las líneas que escriben Tarantino, Allen y Burton. Hablamos de personajes poco acostumbrados a desfilar en las hileras de los populares: nerds, geeks, hombres de laboratorio y expertos en programación han pasado de ser los menos populares en la escuela secundaria, a ser elegidos como figuras estelares de nuevas propuestas del cine y la televisión.

“The Bing Bang Theory” es una de las muestras más cabales del ascenso de los geeks en las arenas del entretenimiento. Estrenada en 2007 por la cadena CBS, la misma que transmite series como “Criminal Minds” y “Two and a Half Men”, en sus siete temporadas ostenta un promedio de 12 millones de espectadores con picos de 20 millones, y ha cosechado numerosos galardones, Emmys y Globos de Oro incluidos, mayormente en manos de Jim Parsons, el actor que interpreta al personaje más desopilante de la serie: Sheldon Cooper. ¿Un detective, un ser que desde otro mundo aterrizó en California, un comediante, un mujeriego irremediable? Nada eso: al igual que el resto de los protagonistas de la emisión, Sheldon es un científico, fan de los cómics, de los videojuegos y de “Star Wars”, con evidentes conflictos para relacionarse con cualquiera que no encaje en el parámetro geek.

José Ángel de Dios, autor de “Bazinga!”, un volumen que analiza el éxito de “The Bing Bang Theory”, opinó en RTVE.es: “Al igual que muchos de nosotros, los personajes de la serie siguen disfrutando de sus cómics preferidos, sus videojuegos más adictivos, sus películas más impresionantes, sus muñecos más raros… Creo que a esto ha ayudado, y mucho, el que todo lo que hasta hace no mucho tiempo se consideraba subcultura o elementos de entretenimiento minoritarios, ha pasado a ser algo cool y de moda. Por fortuna, ahora nadie se va a meter contigo por llevar una camiseta de Flash!. También la serie hace gala de unos diálogos frescos, originales y divertidos que están repletos de momentos magistrales”.

Uno de los ingredientes secretos en la receta de la serie es el asesoramiento por parte de hombres de ciencia (más reales que Sheldon aunque sin la fama de aquel) para dar forma a los parlamentos en los cuales se mixturan las clásicas fórmulas de la comedia con conocimientos técnicos, veraces y de pizarrón. David Saltzberg, un físico y astrónomo de la Universidad de California (UCLA) que colabora con el equipo de autores de “The Bing Bang Theory”, dijo en una entrevista que los creadores de la serie acudieron a él porque “querían que la parte científica de la vida de sus personajes fuera tan auténtica como todo lo demás”. Agrega Saltzberg: “Una buena parte de mi trabajo en la UCLA es mostrarle al público lo que estamos haciendo. En estos días en que la cobertura de ciencia se ha reducido en los medios, es aún más difícil para el público conocer las noticias de ciencia. Pero ‘The Big Bang Theory’ tiene más de 13 millones de espectadores en Estados Unidos, y muchos más cuando incluyes a gente de otros países. Esa es una audiencia mucho más grande de la que los científicos suelen tener… Supe que unos pocos años después del estreno de Indiana Jones, aumentó el número de estudiantes de arqueología. Será interesante ver si esta serie tiene un efecto parecido en el número de físicos y astrónomos”.

Nerds en la pantalla grande

Con un presupuesto de 237 millones de dólares, “Avatar” aparece al tope entre las películas más taquilleras de la historia, con una recaudación que sobrepasa los 2 mil millones de dólares en los cines del mundo. En el top ten de las que más recaudaron aparecen “Titanic”, “The Avengers”, una de las entregas de Harry Potter y otra de “El señor de los anillos”. No diremos que las películas que hacen foco en los geeks más renombrados del mundo han alcanzado aquellas cifras, sin embargo, como hemos dicho anteriormente, ellos aparecen como las nuevas figuritas de Hollywood. En el inventario se lista la visión empresarial de Steve Jobs, los espíritus rebeldes de Kim Dotcom y Julian Assange, y algunas intimidades de la vida de un jovencito que forjó una de la empresas más pujantes del planeta, Facebook.

“No creo que sea un cretino. A muchas personas les gusta, cuando ven una película, que les expliquen si el personaje es bueno o malo. Yo no hago películas fáciles para esa clase de gente. Mark Zuckerberg es una persona real. Puede ser mezquino y puede ser muy inteligente, o muy estúpido. A mí me parece muy especial. Yo encuentro un agujero en la noción binaria de la realidad. Para mí todo es gris”, opinó David Fincher, el director de “The Social Network”, una película que contó los conflictivos días germinales de la red social más exitosa de la Web y cuyo subtítulo fue: “No consigues 500 millones de amigos, sin ganarte algunos enemigos”. Vale recordar que el filme fue estrenado en 2010, cuando Facebook tenía menos de la mitad de usuarios de los que ostenta en la actualidad. Más detalles en la ficha de IMDb para una película que, a pesar de haber cosechado las voluminosas cifras de “Avatar”, fue mencionada por publicaciones como Rolling Stone, Metacritic y The Washington Post como la mejor del año 2010. Además se alzó con Globos de Oro en las categorías “Mejor Director”, “Mejor Guión”, “Mejor Banda Sonora” y “Mejor Película Dramática”.

Consultado en torno a si esta suerte de mala prensa (retratar a Mark Zuckerberg como un pequeño empresario malvado) no podría ser considerado el mayor anuncio jamás filmado, respondió Fincher: “Creo que podría serlo. Habla bien de una empresa que crea empleo. El maldito Tony Montana era un héroe en “Scarface”, Charles Foster Kane, Travis Bickle, Robert de Niro en “Taxi Driver”, Hannibal Lecter, Tony Soprano… La gente piensa en ellos sin cuestionar su moralidad. Son algunos de los ciudadanos más conocidos de Estados Unidos, personajes de su cine. A todas las estupideces que se han dicho sobre cómo es el retrato de Zuckerberg y si es justo o no, yo les digo: de una manera extraña fuimos demasiado amables con él”.

Acontecida en 2011, la muerte de Steve Jobs, alma máter de Apple, despertó el interés de los empresarios del cine, quienes vislumbraron en la vida de este hombre un digno anzuelo para captar el interés de los espectadores. El 16 de agosto de 2013 se estrenó en Estados Unidos el film “Jobs”, la cual contó con la presencia del actor Ashton Kutcher interpretando al fundador de Apple. A pesar de la promesa, la película no obtuvo buenos resultados. El propio Steve Wozniak, ladero de Steve Jobs en la fundación de la compañía de la manzana, recomendó no verla. En esta línea, circularon numerosas críticas despiadadas hacia este trabajo cinematográfico, tildado de impreciso y poco atractivo. Dos botones de muestra aquí y aquí.

No obstante, la relación del cine con Steve Jobs podría repuntar. Según informó The Hollywood Reporter, Sony Pictures cuenta con los derechos para filmar una nueva biografía del creador de iPhone, basándose en el best seller de Walter Isaacson y con adaptación por parte de Aaron Sorkin, quien trabajó en los libretos de la antes repasada “The Social Network”. Aquella publicación señaló que el mismísimo Leonardo Di Caprio sería quien se ponga el traje de Jobs. Anteriormente, cuando David Fincher había sido tentado para dirigir esta biopic, corrían rumores acerca de que Chistian Bale sería el elegido para interpretar a Jobs en este film. Bale, quien supo sumergirse en la profundidad y el poderío de Batman, podría haber interpretado a un hombre que comenzó soldando circuitos en un garaje californiano.

Los casos no se agotan en figuras como Zuckerberg y Jobs. El cine también ha puesto su mirada en hombres como Julian Assange, el creador de Wikileaks involucrado en escándalos diplomáticos, e incluso en Kit Dotcom, responsable de la plataforma Megaupload, que vivió verdaderos episodios cinematográficos cuando fue arrestado en su mansión de Nueva Zelanda. “El quinto poder”, la película biográfica sobre la vida de Assange, fue señalada por la publicación Forbes como el mayor fracaso cinematográfico durante el año de su estreno (2013), habiendo recaudado apenas 6 millones de dólares de los 28 millones que se invirtió en el rodaje. “Conspiración”, un documental en torno a la vida del fundador de Megaupload, tuvo menos visibilidad a pesar de las promesas preliminares.

El interés del cine y la televisión por este tipo de figuras habla, asimismo, de una realidad patente en nuestras sociedades, en las cuales la figura del geek abandona paulatinamente el ostracismo. Una campaña anti blullying emprendida por la cadena televisiva estadounidense VH1 (ver más abajo) versaba que “los nerds de hoy serán tus jefes mañana” y que, en tal sentido, el castigo podría revertirse. De hecho, según Forbes un hombre de la tecnología es el más rico del mundo: Bill Gates. Y, es sabido, desde tiempos inmemorables al cine le han interesado las figuras de poder.

¡Añade un comentario!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.