Home / Curiosidades web / Ni un centavo más

Guía visual: Firewall de Windows con seguridad avanzada

Ni un centavo más

¿Usamos Windows 8 sobre una Tablet o un teléfono inteligente con conexión 3G? Basta de cargos extra por consumo de datos: con ustedes, la configuración ideal de Windows para conexiones medidas.

Una de las grandes novedades que introdujo Windows 8 fue el soporte multiplataforma. Lejos de funcionar sólo en el mundo PC, la nueva versión del sistema operativo de Microsoft corre sobre tabletas y teléfonos inteligentes, dado que no sólo soporta arquitecturas x86 y x64 sino también ARM. De esta forma, es perfectamente posible que utilicemos las mismas aplicaciones en casa que en el transporte público o en un bar, como también es posible que trabajemos de la misma forma en casa, en la oficina o en un avión.

Esto, que en la práctica es fantástico, puede darse de bruces con las tarifas no planas de conectividad 3G para teléfonos y tabletas, ya que -incluso sin darnos cuenta- puede que nos encontremos descargando aplicaciones en cualquier lado, o bajando sin saberlo un parche de seguridad de cientos de megabytes. La situación empeora cuando estamos de viaje y pretendemos aprovechar un módem 3G para potenciar a los equipos de la familia o, simplemente, cuando el proveedor de servicios de internet de casa ve con malos ojos que todos los equipos del hogar tengan instalado y funcionando un cliente P2P.

Para evitar problemas de facturación y cortes prematuros en el servicio, aprenderemos hoy cómo configurar la conexión cuando usemos planes medidos, y también cómo controlar el consumo de internet cuando compartamos con los equipos del hogar mediante ICS un único módem.

Conexión compartida a internet (ICS)
La Conexión Compartida a Internet (ICS, por sus siglas en inglés) es un servicio disponible en Windows desde su versión 98 Second Edition. Originalmente fue presentado con bombos y platillos como suficiente para compartir las conexiones SOHO (de hogar y oficina, por sus siglas en inglés) sin gastar en un router. Empero, con el abaratamiento de los equipos de infraestructura de red y la proliferación de placas Wi-Fi y módems compatibles su uso se vio limitado a ciertos escenarios ocasionales. Así y todo, es una excelente opción para brindar conexión a un segundo equipo sin invertir un solo centavo.

ICS no cuenta con una interfaz gráfica, y sus controles se limitan a un par de casillas de verificación en las propiedades avanzadas del adaptador de red.

Primero lo primero: Configurar la conexión a internet

Para ajustar la configuración de una conexión medida primero debemos, por supuesto, contar con una conexión perfectamente configurada. Además, en el caso de que necesitemos medir una conexión compartida, debemos también primero compartirla.

Configurar una conexión
Dada su capacidad de arranque con una cuenta Microsoft, lo que requiere conexión a internet incluso antes del inicio de sesión, Windows incorpora un sinfín de herramientas para administrar fácilmente la conexión a internet. Por lo tanto, en la mayoría de los casos apenas se nos pedirá la contraseña del enrutador o que presionemos el botón de seguridad. Pero, siempre que necesitemos configurar una conexión nueva, podremos hacer clic en el extremo inferior derecho de la pantalla y seleccionar la opción [Configuración/Redes]. Veremos allí la lista de redes Wi-Fi y cableadas disponibles: las que no tengan configurado un servidor de seguridad incluirán el clásico ícono del escudo de Windows. Un clic sobre cualquiera de ellas nos permitirá definirla como predeterminada (con la casilla de verificación [Conectarse automáticamente]), y el botón [Conectarse/Desconectarse] iniciará o terminará el enlace con el router. Cuando la infraestructura de red incluya un botón de seguridad -indicado como QSS, WPS o algún otro nombre decidido por el departamento de marketing del fabricante- podremos presionarlo en lugar de escribir la contraseña de red.

Las opciones de conexión a redes inalámbricas son escuetas pero suficientes en Windows 8.

En el caso de que necesitemos utilizar una conexión cuyo SSID (identificador de red, por sus siglas en inglés) permanezca oculto, deberemos abrir el Panel de control y seleccionar el ítem [Centro de redes y recursos compartidos]. Allí haremos clic en el vínculo [Configurar una nueva conexión de red], y luego presionaremos el botón [Conectarse manualmente a una red inalámbrica]. Completaremos el formulario según lo indica la siguiente guía visual y, luego de hacer clic en [Siguiente], tendremos la conexión lista.

Guía visual: Conectarse manualmente a una red inalámbrica

Guía visual: Conectarse manualmente a una red inalámbrica

1. Nombre de la red. Es considerado un recurso de seguridad, por lo que debe ser escrito con precisión y respetando mayúsculas y minúsculas. Tiene un máximo de 32 caracteres.
2. Este menú desplegable permite seleccionar el tipo de seguridad que utiliza la red que no muestra su SSID. Dado que el ocultamiento del nombre es considerado un recurso de seguridad, las variables de configuración no se otorgan automáticamente y deben ser conocidas por el usuario.
3. Permite especificar el tipo de cifrado que utiliza la red. Cada tipo de seguridad incluye un cifrado por defecto que se completa automáticamente, pero que no necesariamente es el de la red seleccionada.
4. Permite introducir la contraseña de seguridad de la red.
5. Desmarcar esta casilla de verificación hace que los caracteres de la clave de seguridad puedan leerse (no recomendado).
6. Si se marca esta casilla de verificación, la red en cuestión se convierte en la predeterminada siempre que esté disponible.
7. Esta casilla de verificación permite iniciar sesión incluso en redes cuyo SSID no es proporcionado luego de que el usuario mismo lo determine.

Conexión compartida a internet

Para configurar la conexión compartida a internet (ICS) debemos tener en cuenta que el equipo que funcionará como servidor, es decir, aquel que tenga la conexión directa con el módem o enrutador, debe contar con 2 adaptadores de red. Puede que los dos sean inalámbricos, o que utilicemos un inalámbrico y uno cableado (configuración típica predeterminada de notebooks y netbooks), o dos cableados. El resto de los equipos pueden tener un adaptador inalámbrico siempre que el que se use para compartir la conexión en el servidor así lo sea, o uno cableado. Si pretendemos compartir la conexión con más de un equipo que utilice adaptadores cableados necesitaremos un switch o hub de modo de contar con suficientes conectores.

Los switches y hubs multiplican la cantidad de conectores de los que un equipo dispone. Siempre debemos conectar el equipo servidor a la boca [1] del dispositivo.

Paso a paso: configurar la conexión compartida a internet
1. Abriremos el [Panel de control] y haremos clic en [Centro de redes y recursos compartidos].
Abriremos el [Panel de control] y haremos clic en [Centro de redes y recursos compartidos].
2. Haremos clic en el vínculo [Cambiar configuración del adaptador] y seleccionaremos aquel con el cual nos conectemos comúnmente a internet.
Haremos clic en el vínculo [Cambiar configuración del adaptador] y seleccionaremos aquel con el cual nos conectemos comúnmente a internet.
3. Haremos clic con el botón derecho del mouse sobre el adaptador y seleccionaremos del menú contextual la opción [Propiedades]. Haremos clic entonces sobre la solapa [Uso compartido].
Haremos clic con el botón derecho del mouse sobre el adaptador y seleccionaremos del menú contextual la opción [Propiedades]. Haremos clic entonces sobre la solapa [Uso compartido].
4. Marcaremos la casilla de verificación [Permitir que los usuarios de otras redes se conecten a través de la conexión a Internet de este equipo] y haremos clic en [Aceptar].
Marcaremos la casilla de verificación [Permitir que los usuarios de otras redes se conecten a través de la conexión a Internet de este equipo] y haremos clic en [Aceptar].
5. Conectaremos los equipos al adaptador cableado (o al segundo adaptador inalámbrico, utilizando en este caso el SSID con el nombre del equipo).
Conectaremos los equipos al adaptador cableado (o al segundo adaptador inalámbrico, utilizando en este caso el SSID con el nombre del equipo).

Administrar el consumo de datos de una conexión

Como ya dijimos, una conexión de datos medida es una conexión cuya facturación no es de tarifa plana, lo cual supone que podemos utilizar una cantidad determinada de megabytes al momento de la subida (upload) y otra tanta al momento de la bajada (download) de datos. Los proveedores de servicios de internet no suelen ser claros con estos valores, y suelen vender conexiones de, por caso, 512MB que en realidad ofrecen 512 de bajada y 256 de subida. Como sea, luego de consumida la cantidad disponible la conexión medida comienza a cobrar los megabytes que quedaron por fuera del plan a un precio relativamente alto, por lo que resulta primordial evitar excedernos del límite.

Windows asume que todas las conexiones de banda ancha móvil (es decir, aquellas que se hacen a través de módems 3G) son medidas, y activa automáticamente el control que aprenderemos aquí a usar. Eso, claro, siempre que el módem sea inalámbrico: el control de las conexiones medidas deja afuera a los adaptadores cableados, razón por la cual si tenemos un router compatible con 3G que utilizamos para conectar a un adaptador cableado deberemos configurar el control de la medición a mano.

La mayoría de las conexiones medidas se establecen a través de módems 3G como el de la imagen, aunque en muchos casos se utilizan adaptadores incluidos en los equipos ultraportátiles.

Un plus de velocidad
Las conexiones medidas, generalmente Edge o 3G, suelen ser relativamente lentas, por lo que activar el control de conexiones medidas nos permitirá ganar algo de velocidad, ya que de ese modo estaremos desactivando varios de los servicios que consumen datos -y por ende reducen la velocidad de nuestra conexión- sin que siquiera lo notemos.

Paso a paso: Activar el control de conexiones medidas
1. Haremos clic en el extremo inferior derecho de la pantalla y seleccionaremos la opción [Configuración/Conexiones de red].
Haremos clic en el extremo inferior derecho de la pantalla y seleccionaremos la opción [Configuración/Conexiones de red].
2. Haremos clic con el botón derecho del mouse sobre la conexión a controlar y marcaremos la opción [Establecer como conexión de uso medido].
Haremos clic con el botón derecho del mouse sobre la conexión a controlar y marcaremos la opción [Establecer como conexión de uso medido].

Una vez que una conexión esté establecida como de uso medido tendrá las siguientes características:
* Windows Update sólo descargará las actualizaciones prioritarias de seguridad y dejará de lado incluso las recomendadas.
* A menos que la conexión esté ociosa, se pausará la descarga de aplicaciones de la tienda de Windows.
* Los íconos de la pantalla de inicio que tengan funciones dinámicas dejarán de actualizarse.
* Si tenemos activada la sincronización de archivos y características, sólo se sincronizarán las características.

Conocer los datos consumidos
Como acabamos de ver, el control sobre la conexión medida no es gratuito: algunas características de Windows se desactivan. Por lo tanto, puede que queramos activar el control sólo si es estrictamente necesario, razón por la cual podría interesarnos conocer el consumo real de datos que hemos tenidos en un período determinado de tiempo antes de que una factura problemática llegue a casa. Si una vez que hicimos clic en el extremo inferior derecho de la pantalla y seleccionamos la opción [Configuración/Conexiones de red] hacemos clic con el botón derecho del mouse sobre la conexión que nos interesa y marcamos la opción [Mostrar uso de datos previsto], podremos ver cuánto llevamos consumido desde que activamos el servicio. Veremos la actualización de datos cada vez que hagamos clic en el nombre de la conexión, y podremos poner en cero el contador con el vínculo [Restablecer].

Windows indica el consumo total de datos, y no diferencia datos de subida y de bajada.

Controlar el comportamiento de la sincronización
Como decíamos, en principio la sincronización de configuraciones de Windows se mantiene activa en conexiones de uso medida, mas no así la sincronización de archivos en, por ejemplo, servicios como SkyDrive o SkyDrive Pro (este último componente central de Office 2013). Para quienes no tengan claro de qué estamos hablando, aclararemos que nos referimos a la sincronización que puede activarse desde la app [Configuración]. Una vez activada esta, desde la opción [Sincronizar tu configuración] del panel de navegación de la izquierda veremos todas las opciones, que incluyen sincronización de opciones pero también de archivos (por ejemplo, de la imagen con el papel tapiz de un equipo).

De todos modos, lo importante es que cuando una conexión se establece como de uso medido el comportamiento de la sincronización cambia. Para controlarlo abriremos la app [Configuración] y haremos clic en [Sincronizar tu configuración]. Allí buscaremos la sección [Sincronizar a través de conexiones de uso medido], y veremos que hay dos opciones.

La primera es [Sincronizar configuración en conexiones de uso medido], y lo ideal es que esté activada porque tiene un consumo de datos muy bajo y nos permite, entre muchas otras cosas, mantener actualizadas nuestras contraseñas y nuestros marcadores. La segunda, [Sincronizar configuración en conexiones de uso medido incluso cuando estoy usando mi perfil de usuario móvil] aparece desactivada por defecto, y sólo se recomienda mantenerla en ese estado cuando nuestro teléfono no es potente. De otro modo, lo mejor será activarla, porque si no jamás tendremos a mano contraseñas y marcadores en equipos ultraportátiles. Ni siquiera cuando utilicemos conexiones Wi-Fi.

Las opciones a sincronizar son muchas y muy prácticas. En la medida de lo posible deberíamos mantenerlas funcionales si iniciamos sesión con una cuenta Microsoft.

Administrar la descarga de controladores
Decíamos unas líneas más arriba que el funcionamiento de Windows Update se ve limitado cuando establecemos que una conexión es de uso medido. Sin embargo, la descarga de controladores de dispositivo no se ve afectada por esta configuración, dado que tal tipo de actualización se considera prioritaria. Ahora bien, si tenemos en cuenta que una tarifa controlada estándar en América Latina incluye 512MB de descargas mensuales y que un controlador de video popular (el último para placas nVidia, por caso) llega a los casi 200MB, entenderemos rápidamente que un día de actualización nos puede costar el consumo de datos de casi medio mes.

Por lo tanto, lo mejor será ajustar la configuración de descarga de controladores en conexiones de uso medido. Para eso abriremos la app [Configuración] y haremos clic en la opción [Dispositivos] del panel de navegación de la izquierda. Allí veremos la lista completa de dispositivos agregados por nosotros, y al final un control -que debemos desactivar– llamado [Descargar a través de conexiones de uso medido]. Es importante tener en cuenta que luego de que desactivemos esta opción tampoco se descargarán los controladores nuevos necesarios para la instalación de dispositivos que jamás hayamos utilizado en el equipo. Llegado el caso, alcanzaría con activar esta opción para que Windows pudiera descargar el software necesario en el caso de que tuviéramos que utilizar un nuevo dispositivo.

En esta lista sólo veremos dispositivos que hayamos agregado o que hayamos actualizado manualmente. El resto, como siempre, sólo lo veremos en el Administrador de dispositivos.

¡Añade un comentario!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.