Home / Curiosidades web / Nueva semántica de creación y administración de cuentas de usuario en Windows 8

El apartado [Red] es el más complicado de leer, aunque si tenemos un buen cortafuego instalado en el sistema -el de Windows 7 o superior es más que suficiente- corremos con la ventaja de no tener que preocuparnos por él.

Nueva semántica de creación y administración de cuentas de usuario en Windows 8

Son incontables las novedades que incluye Windows 8 en relación con sus predecesores, pero sin dudas una de las más notables es la nueva semántica de creación y administración de cuentas de usuario, que nos permite arrancar el equipo con la misma cuenta Microsoft que usamos en Hotmail y SkyDrive. Aquí, todos los detalles.

Fue Windows 3.11 para Trabajo en grupo (1992) el que introdujo el concepto de cuenta de usuario. Desde entonces, y hasta por lo menos Windows 7, una cuenta de usuario fue un identificador personal compuesto por un nombre de usuario público y una clave privada que nos permitía ser elegibles para el acceso a un recurso de red y, a la vez, mantener una configuración y un escritorio personalizado.

La llegada del entorno de red y su carpeta [Mis sitios de red] en Windows Millenium Edition primero y en Vista después acercaron a los usuarios hogareños la idea de compartir recursos a través de la red, y el concepto de Grupo en el hogar de Windows 7 terminó de cerrar un círculo en el que routers, equipos móviles y PCs accedían libremente a documentos, impresoras y multimedia disponible en cualquier ubicación remota.

Sin embargo, y por primera vez en mucho tiempo, Microsoft logró adelantarse a un problema incipiente. La semántica clásica de administración de cuentas de usuario estaba asociada directamente a equipos personales, lo cual la dejaba bastante lejos de la nube y en una situación comprometida en el marco de la era post-PC. Así las cosas, y en un giro inesperado, la compañía de Redmond decidió convertir las cuentas de Windows Live en cuentas Microsoft y utilizarlas para iniciar sesión en equipos con Windows 8, lo que permite que cualquier usuario -no importa dónde esté ni qué equipo use (la compatibilidad ahora se extiende a tabletas y teléfonos inteligentes)- acceda a la red con sus permisos de siempre, y además encuentre siempre toda su información sincronizada, dado que esta se guarda en la nube y ya no en el equipo local. El sistema es muy flexible, aunque lógicamente depende mucho de la conexión a internet. Y todavía soporta la semántica clásica de cuentas locales para nuevos y viejos usuarios.

Entre muchas otras cosas, usar la cuenta Microsoft nos permitirá sincronizar hasta el avatar en todos los equipos compatibles.

Metro. Es decir, Windows 8

La interfaz de usuario que durante el período de desarrollo de Windows 8 conocimos como MetroStyle ahora se llama, simplemente, Windows 8. La aclaración cabe porque a lo largo de esta nota nuestros lectores notarán que nos referimos en algunos casos a, por ejemplo, el ítem [Cuentas de usuario] del Panel de control clásico, o en modo escritorio. Y que en otros nos referimos a, por caso, [Configuración] en modo Windows 8. Lo que queremos decir es que en el caso de [Configuración] es necesario acceder a la app MetroStyle, y no a la ventana de diálogo del modo escritorio.

Configuración clásica y configuración Windows 8

Para ajustar la configuración de nuestra cuenta Microsoft y de nuestras cuentas locales tendremos dos herramientas. La primera es el clásico ítem [Cuentas de usuario] del Panel de control, al que en esta última edición de Windows accederemos escribiendo su nombre en la pantalla [Inicio] o seleccionándolo desde el menú contextual que aparece cuando hacemos clic con el botón derecho del mouse sobre el extremo inferior izquierdo del escritorio, justo donde solía estar el botón [Inicio]. En [Cuentas de usuario] encontraremos opciones avanzadas de configuración de la cuenta y la posibilidad de administrar profundamente las cuentas de otros usuarios. Por ejemplo, desde aquí podremos convertir en administradores a usuarios que tienen una cuenta limitada.

La clásica ventana [Cuentas de usuario] del Panel de control ya no nos permite sumar cuentas, algo que ahora hay que hacer desde la app Configuración.

La segunda herramienta es la app Configuración. Sorprendentemente no hay para ella un acceso directo en la pantalla [Inicio], sino que tendremos que acceder a charms con un clic en el extremo inferior derecho de la pantalla y seleccionar la opción [Configuración]. Allí haremos clic en [Cambiar configuración de PC] y luego seleccionaremos el ítem [Usuarios]. Desde allí podremos cambiar opciones completamente nuevas de autenticación (inicio de sesión por imagen o pin, por ejemplo), así como también podremos sumar nuevas cuentas locales o Microsoft.

La app Configuración ofrece un control amigable para la mayoría de las variables básicas de administración de un equipo hogareño.

Configuración modo Windows 8

Como ya dijimos, para acceder a la app configuración debemos acceder a charms y hacer clic en [Configuración/Cambiar configuración de PC]. Allí, un clic en [Usuarios] nos permitirá cambiar las principales opciones de la cuenta local y todas las de la cuenta Microsoft. Del mismo modo, podremos crear nuevos usuarios -tarea que se hace exclusivamente desde aquí- y modificar las opciones de inicio de sesión.

Guía visual: Configuración.

Configuración

1. Muestra el nombre de usuario y la dirección de correo electrónico de la cuenta Microsoft utilizada para iniciar sesión en el equipo.

2. Convierte la cuenta Microsoft utilizada para iniciar sesión en el equipo en una cuenta local clásica.

3. Muestra la página [Perfil] del servicio en línea para la cuenta [Microsoft].

4. Modifica la contraseña actual del tipo de cuenta que tenga el usuario actual.

5. Permite crear una contraseña a partir de una imagen (recomendado para usuarios de equipos táctiles).

6. Crea un número único para el acceso al equipo, que se puede usar en lugar de la contraseña de la cuenta Microsoft.

7. Permite especificar cuándo se le debe pedir la contraseña al usuario.

8. Crea un nuevo usuario local o de cuenta Microsoft.

9. Lista de usuarios disponibles en el equipo.

Los nuevos usuarios que creemos deberán utilizar, por defecto, una cuenta Microsoft, sólo compatible con Windows 8 o superior. Si bien en el caso de que decidamos migrar a 8 lo mejor será actualizar todos los equipos de la red, en el caso de que no pensemos hacerlo (o de que tengamos redes con equipos de otra plataforma) lo mejor será optar por una cuenta local como cualquier otra. En las siguientes guías paso a paso aprenderemos a crear cuentas de todos los tipos.

Paso a paso: crear una cuenta Microsoft

1. Activaremos charms y seleccionaremos la opción [Configuración/Cambiar configuración de PC]. Del panel de navegación de la izquierda seleccionaremos la opción [Usuarios].

Activaremos charms y seleccionaremos la opción Configuración/Cambiar configuración de PC. Del panel de navegación de la izquierda seleccionaremos la opción Usuarios

2. Haremos clic en [Agregar un nuevo usuario] y escribiremos la dirección de correo electrónico de su cuenta Microsoft en la línea [Dirección de correo electrónico]. Haremos clic en [Siguiente].

Haremos clic en Agregar un nuevo usuario y escribiremos la dirección de correo electrónico de su cuenta Microsoft en la línea Dirección de correo electrónico. Haremos clic en Siguiente.

3. Completaremos los datos que se nos piden y haremos clic en [Siguiente].

Completaremos los datos que se nos piden y haremos clic en Siguiente.

4. Luego de resolver el captcha veremos la información recopilada en línea al respecto de nuestra cuenta, y terminaremos con [Finalizar].

Luego de resolver el captcha veremos la información recopilada en línea al respecto de nuestra cuenta, y terminaremos con Finalizar.

Características de la contraseña

Mientras que en una cuenta local podremos usar contraseñas de cualquier tipo -dado que la idea, en última instancia, es que nos la asigne un administrador-, en la cuenta Microsoft sólo podremos utilizar aquellas que incluyan mayúsculas, minúsculas y caracteres especiales. En el caso de que combinemos al menos dos de estos elementos podremos iniciar sesión sin problemas, pero el nivel de seguridad no será el adecuado hasta que hayamos creado una clave que contenga los tres.

Paso a paso: crear una cuenta local

1. Activaremos charms y seleccionaremos la opción [Configuración/Cambiar configuración de PC]. Del panel de navegación de la izquierda seleccionaremos la opción [Usuarios].

Activaremos charms y seleccionaremos la opción [Configuración/Cambiar configuración de PC]. Del panel de navegación de la izquierda seleccionaremos la opción [Usuarios].

 

2. Haremos clic en [Agregar un nuevo usuario] y Seleccionaremos el vínculo [Iniciar sesión sin una cuenta Microsoft]. Luego presionaremos el botón [Cuenta local].

Haremos clic en [Agregar un nuevo usuario] y Seleccionaremos el vínculo [Iniciar sesión sin una cuenta Microsoft]. Luego presionaremos el botón [Cuenta local].

 

3. Completaremos la información de inicio de sesión de la cuenta y presionaremos [Siguiente]. Veremos entonces un resumen con la información de la cuenta, y podremos hacer clic en [Finalizar] para terminar.

Completaremos la información de inicio de sesión de la cuenta y presionaremos [Siguiente]. Veremos entonces un resumen con la información de la cuenta, y podremos hacer clic en [Finalizar] para terminar.

Sincronización de la cuenta

Si hacemos clic en el botón [Sincronizar tu configuración] del panel de navegación de la app Configuración, veremos la lista completa de los componentes que la cuenta Microsoft puede sincronizar. Porque esa es una de sus principales características: utilizar una cuenta Microsoft en lugar de una local nos permite compartir en todos los equipos en los que usemos la cuenta una serie de elementos. A saber:

  • Personalización del equipo
  • Personalización del escritorio (íconos de la barra de tareas y menú Jump incluidos)
  • Contraseñas
  • Configuración y contraseñas del Grupo en el hogar
  • Opciones de accesibilidad
  • Preferencias de idioma y configuración de apps Windows 8
  • Historial y favoritos del explorador de Windows
  • Opciones de Internet Explorer y configuración del mouse

Para activar la sincronización debemos activar la opción [Sincronizar la configuración en este equipo]. Podemos evitar que la sincronización se lleve a cabo cuando estemos utilizando una conexión de uso medido (con tarjeta o a través de tethering en nuestro teléfono, por ejemplo) desactivando [Sincronizar configuración en conexiones de uso medido], y hasta podremos sincronizar las opciones seleccionadas con nuestra Tablet o teléfono activando [Sincronizar configuración en conexiones de uso medido incluso cuando estoy usando mi perfil de usuario móvil].

Las opciones de sincronización son muchas. En el caso de que iniciemos sesión en un equipo que no soporte alguna, la opción simplemente se desestimará.

Cambiar a usuario local

En el caso de que por alguna razón debamos dejar de utilizar nuestra cuenta Microsoft y necesitemos una local, podemos conservar nuestra configuración completa y transformar la cuenta con el botón [Cambiar a una cuenta local]. Si bien deberemos definir nuevos nombres de usuario y contraseña, se mantendrán todas las opciones y se desactivará la sincronización de los elementos que hayamos elegido en [Sincronizar tu configuración].

Opciones de inicio de sesión

Las opciones de inicio de sesión nos permitirán aumentar la seguridad y flexibilidad del inicio, así como también nos darán opciones para facilitar el acceso en equipos táctiles ultraportátiles.
En el caso de que haya pasado un cierto tiempo desde que la creamos o de que haya perdido confiabilidad, podremos cambiar la contraseña con [Cambiar la contraseña]. Se recomienda crear una nueva cada 90 días.

Contraseña de imagen

Ahora bien, si escribir es un problema o somos particularmente olvidadizos, quizás lo mejor sea crear una contraseña de imagen. Las contraseñas de imagen son contraseñas basadas en el recorrido de nuestro dedo sobre una imagen, y no en una secuencia de caracteres. Así las cosas, podremos crear una contraseña de imagen basada en la selección de una cierta cantidad de personajes en una foto, o de un dibujo sobre un paisaje. Para crear una contraseña de imagen haremos clic en [Crear una contraseña de imagen] e insertaremos la contraseña clásica para confirmar nuestra identidad. Luego haremos clic en [Elegir imagen], acomodaremos la imagen en la pantalla de la manera más eficaz y haremos clic en [Usar esta imagen]. Entonces deberemos hacer tres gestos distintos: el equipo reconocerá cada uno y activará los valores [1], [2] y [3] cada vez que los haya reconocido. Al finalizar haremos clic en [Terminar], y podremos de allí en más iniciar sesión repitiendo los gestos sobre la imagen (que se nos mostrará en el panel de inicio).

El tamaño, la posición y la dirección de los gestos son determinantes para crear la contraseña de imagen, por lo que debemos poder repetirlos automáticamente.

PIN

Un PIN es un código de cuatro dígitos que puede utilizarse para iniciar sesión en el equipo independientemente de la contraseña de la cuenta. De este modo, podemos tener una contraseña para la cuenta que sea diferente de la contraseña de inicio de sesión, lo cual nos permitiría -por ejemplo- evitar compartir con alguien que conociera la contraseña de la cuenta (un miembro del equipo en una contraseña compartida, por ejemplo) del inicio de sesión. A la vez, dado que los pines se pueden quitar, también podremos temporariamente adjudicar un PIN al equipo para que alguien lo utilice sin necesidad de conocer nuestra contraseña de cuenta.

Para crear un PIN haremos clic en [Crear un PIN] y, luego de ingresar nuestra contraseña, lo escribiremos y repetiremos. Podremos luego eliminarlo con [Quitar].

Una última consideración: dada la importancia de nuestra cuenta Microsoft -recordemos que con ella accederemos a nuestros documentos en SkyDrive, a nuestro correo de Outlook.com y a toda la información que alguna vez formó parte de la red Windows Live, perfil de Facebook y Twitter incluidos- lo mejor será crear una contraseña realmente compleja. En el caso de que lo hagamos, escribirla ante cada inicio de sesión puede ser muy engorroso: también entonces crear un PIN nos resultará muy práctico y nos permitirá activar el equipo con una combinación más accesible.

Desactivar el inicio con contraseña

A diferencia de otras versiones de Windows, que permitían el uso de la cuenta de administrador sin contraseña y entonces daban lugar a que el equipo iniciara automáticamente y no requiriera inicio de sesión, en Windows 8 sólo puede arrancarse el equipo si se tiene una cuenta local o Microsoft creada y si se escribe la contraseña o se selecciona el usuario.
Ahora bien, en el caso de que queramos que el inicio sea automático -porque pretendemos utilizar el equipo como uno público, por ejemplo, o porque lo dejaremos en la sala de estar y preferimos que toda la familia lo tenga siempre a mano; o porque será un mediacenter- todavía podemos desactivar el inicio con contraseña. ¿Cómo? Creando un usuario local y luego haciendo clic en el botón [Cambiar] de la opción [Los usuarios con contraseña deben escribirla al activar este equipo]. Revertiremos la opción con el mismo botón, y deberemos tener en cuenta que el cambio afecta a la política global de seguridad y que entonces se aplica a todos los usuarios del equipo.

Cuentas de usuario en el Panel de control

La opción [Cuentas de usuario] del Panel de control nos permitirá administrar cuentas de terceros con el vínculo [Administrar otra cuenta], algo que sólo se puede hacer desde aquí. Esta opción es importantísima, porque por defecto Windows 8 crea, sin preguntárnoslo, cuentas de usuario estándar sin privilegios administrativos con las cuales no será posible siquiera instalar un navegador alternativo. Así las cosas, para cambiar el tipo de cuenta haremos clic en [Administrar otra cuenta], seleccionaremos la cuenta a modificar y elegiremos [Administrador] en [Cambiar tipo de cuenta]. Debemos tener en cuenta que esto puede ser un agujero de seguridad mayor, por lo que si el usuario de la cuenta no es experto y/o confiable lo mejor será instalar globalmente desde un administrador las aplicaciones y mantener las cuentas de usuario como [Estándar].

Con [Cambiar configuración del Control de cuentas de usuario] podremos desactivar el análisis llevando el selector a la posición [No notificar nunca].

Administración de credenciales

Dado que la cuenta Microsoft administra credenciales de todos los servicios web (y locales, siempre que estos requieran información de inicio de sesión) que utilizamos, Windows 8 incluye un administrador de credenciales para que eliminemos siempre que lo consideremos necesario aquellas que ya no podamos o queramos usar.
Accederemos al administrador de credenciales haciendo clic en [Administrador de credenciales]. Notaremos que hay un botón por cada grupo de credenciales: [Credenciales web] y [Credenciales de Windows]. Estas últimas son las locales, e incluso nos permiten eliminar equipos que alguna vez formaron parte del grupo en el hogar, y a los que ya no tenemos acceso porque los desechamos, los vendimos o nos los robaron.
Las credenciales web incluyen las cuentas de todos los servicios que brindan información al equipo en general y a las apps Windows 8 en particular. Con [Quitar] podremos eliminar las credenciales globales de cada servicio, y -lo que es mejor- con [Mostrar] podremos ver la contraseña. Esto nos permitirá, entre otras cosas, recuperar contraseñas que hayamos olvidado. Para verlas deberemos autenticar nuestra identidad con la contraseña de la cuenta Microsoft y con los demás sistemas de seguridad de inicio de sesión -contraseña por imagen, PIN- en el caso de que los hubiéramos activado.

El Administrador de credenciales es una herramienta imprescindible si tenemos en cuenta que desde él podemos eliminar todos los servicios sincronizados en cada equipo que utilicemos.

¡Añade un comentario!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.