Home / Curiosidades web / Por qué Nintendo erró al apostar por Luigi

Por qué Nintendo erró al apostar por Luigi

Con bombos y platillos, a comienzos de 2013 la compañía japonesa anunció que este sería el año en el cual el segundo de Mario pasaría a ser protagonista, con una batería de juegos en los cuales el de traje verde aparece en el centro de la escena. En un período crucial –Wii U ensayando sus primeros pasos en el mercado con el peso de reemplazar a la exitosa Wii, además de estar preparándose para competir con Xbox One y PS4- haber apostado por un personaje secundario no ha sido la mejor estrategia comercial. Ante las bajas ventas de la consola hogareña, Nintendo recula y vuelve a ubicar a Mario, su histórica estrella, bajo las luces y los flashes.

Cuando Nintendo, japonesa hasta la médula, inició su andar en territorio estadounidense, se estableció en una oficina cuyo dueño era Mario Toti Segali, un hombre nacido hacia 1959 en Venecia, Italia. Por entonces, en los albores de los ochenta, los desarrolladores y creativos de la compañía estaban en la búsqueda de un nombre para el fontanero que había hecho su aparición en el juego Donkey Kong. Creyeron que el aspecto de Segali era muy similar al de aquel personaje antes conocido como Jumpman y lo bautizaron, como él, Mario. Nacía entonces la máxima figura de Nintendo en manos de Shigeru Miyamoto, quien trabajó para la empresa nipona desde 1977 y es considerado el “Walt Disney de los videojuegos”.

Los entendidos en estas arenas lúdico-digitales sostienen que Nintendo podía haber puesto en el centro de la escena al simio, por entonces tanto o más popular que Mario. Sin embargo, erigir a un villano no aparecía como la mejor maniobra para una empresa cuyo público era primordialmente infantil. El camino se allanaba para Mario, trabajador, buena gente, amigo de sus amigos y romántico empedernido siempre tras los pasos de la princesa cooptada. Desde el juego Super Mario Bros. en adelante, el bigotón logró vender juegos con tan sólo estampar su firma.

VGChartz difunde en su sitio un listado con los videojuegos más vendidos de la historia. En el top ten el nombre de Mario aparece cuatro veces (Super Mario Bros. para NES, Mario Kart Wii, New Super Mario Bros. para la portátil DS, y New Super Mario Bros. Wii). Si continuamos hasta los primeros veinte, el de bigotes y traje rojo aparece en otras tres ocasiones. Apoyando estos datos, en un repaso publicado en el sitio especializado VadeJuegos.com, se indica: “Los juegos protagonizados por Mario siempre han sido los más vendidos en las consolas de Nintendo. Entrando en detalles, el videojuego más vendido en la historia de NES fue Super Mario Bros. 3, si descontamos al primer Super Mario Bros que se incluía en un pack junto con la consola. En cuanto a Super Nintendo, el título se lo lleva Super Mario World. Llegados a Nintendo 64, la corona se la lleva Super Mario 64. Y en GameCube, el honor recae en Super Smash Bros. Melee (…) Mario siempre formará parte del alma de Nintendo. Y su denominación como killer app se encuentra más que justificada”.

Bien cerca de Mario, como el Sancho Panza del Quijote o el Watson de Holmes, aparece Luigi. De trajecito verde, con el paso de los años fue haciéndose más alto, más flaco, aunque siempre estuvo a la sombra de su hermano mayor. Quienes lo conocen dicen que es en verdad tímido y más temeroso que Mario: así lo muestran muchos juegos. También es más torpe y controlar sus movimientos es algo más complejo, aunque pueda saltar un poco más alto que su compinche. Pero en 2013 llegó, al parecer, su tiempo de gloria: desde Nintendo decidieron que este sería el año del segundón.

Como en los juegos: Una mala estrategia

El 18 de noviembre de 2012, la consola Wii U inició su andar en el territorio estadounidense; un mes más tarde hizo lo mismo en la Argentina. En 2013, año en el cual el mundo aguardó las presentaciones de PS4 y Xbox One –consolas que verán la luz en la próxima temporada de ventas navideñas-, Nintendo eligió apostar por Luigi.

En ocasión del 30º aniversario del hermano de Mario, la firma japonesa anunció con bombos y platillos el arribo del “año de Luigi”. Anotaron en un comunicado oficial: “Luego de décadas de jugar un rol secundario, Luigi recibe un poco de amor por parte de Nintendo”. En referencia a los juegos que preparaban para este año y al protagonismo de este personaje, Reggie Fils-Aime, presidente de Nintendo of America, dijo que “Luigi es sólo la punta verde del gran iceberg”. Cierto: no todo fue Luigi para Nintendo en 2013, sin embargo sí fue lo más visible en cuanto a entregas. Al menos durante la primera mitad del año.

Homenajearon al antes postergado con un buen número de títulos que lo tienen como estrella: Luigi’s Mansion: Dark Moon y Luigi’s Mansion 2 para 3DS, y New Super Luigi U para la nueva consola hogareña. Además lanzaron Mario & Luigi Dream Team, también para 3DS. El propio Satoru Iwata, presidente global de la compañía, apareció con la gorra de Luigi en su cabeza, en una de las acostumbradas conferencias Nintendo Direct. Podés ver a Iwata y su particular look en el siguiente enlace, además de repasar visualmente la historia de Luigi y los títulos en los cuales apareció desde 1983 en adelante:

Mientras tanto, Wii U no recaudó lo esperado. Luigi hubiera deseado un partido más sencillo para salir a la cancha.

Mario al rescate (de su hermano y de Nintendo)

Según divulgó la consultora NPD Group, durante su primera semana de disponibilidad en el mercado (nos remontamos a noviembre de 2012) Wii U recaudó más que Wii. Sin embargo, en esta afirmación hay una pequeña trampa: Wii U no vendió más unidades que Wii en sus primeros siete días de disponibilidad; ello significa que si recaudó más es porque su precio es superior a la consola que le antecedió. Dijo por entonces Nintendo que «siguiendo su lanzamiento el 18 de noviembre, con sólo siete días de ventas capturados en los datos, Wii U ha vendido más de 425 mil unidades, cerca de alcanzar la primera semana de ventas de Wii, que fue de 475 mil».

Si los primeros pasos fueron al menos prometedores, lo que siguió no fue auspicioso, ni mucho menos, para la consola hogareña de Nintendo cuya gran novedad es la incoporación de una pantalla en el mando, denominado GamePad. El informe financiero correspondiente al segundo trimestre de 2013 echó luz sobre el pobre despacho que registró Wii U. Nintendo sufrió una pérdida operativa cercana a los 50 millones de dólares. Según dijo IGN, las ventas de la consola fueron malas “incluso por debajo de las expectativas más pesimistas”. En aquel trimestre, Wii U vendió 160 mil unidades y fue 3DS la que mantuvo a flote a la compañía al despachar 1.4 millones de unidades.

En declaraciones al sitio Toyo Keizai Online, Iwata dio cuenta de su confianza hacia Wii U. “Desafortunadamente hemos tenido una primera mitad de 2013 donde los estrenos fueron escasos y las ventas de hardware han sido lentas. Sin embargo, no creo que el concepto y potencial de Wii U hayan sido rechazados”, afirmó el presidente de la gran N. ¿Cómo que “estrenos escasos”? ¿Qué ha ocurrido con el gran año de Luigi?

Hacia junio de este año, El País de España publicó un artículo titulado Mario al rescate de Nintendo. Incluso antes de la publicación de los resultados financieros arriba repasados, se indicó que algunos estudios habían abandonado el desarrollo de juegos para Wii U, un pésimo síntoma para el futuro de una plataforma de entretenimiento. Entonces Nintendo dio forma a una nueva estrategia: Mario vuelve al centro de la escena. Lanzaron Super Mario 3D World y anunciaron para 2014 Mario Kart 8. También Super Smash Bros. y Mario & Sonic at Soichi 2014 Olympic Winter Games. Otros personajes emblemáticos salieron al salvamento como el legendario Donkey Kong, Zelda y los Pókemon.

“Cada vez que se anuncia una nueva consola de Nintendo, empezamos a oír los mismos comentarios por parte de los seguidores veteranos: ‘Suena bien, pero hay que sacar un juego de Mario’”. Estas son palabras, no de un analista de paso sino del presidente de Nintendo of America, el antes mencionado Reggie Fils-Aime.

El catálogo de juegos es un factor fundamental para el éxito o fracaso de una consola: en ocasiones, cuando es cuantioso y de calidad, incluso logra disimular algunas falencias de hardware. La mismísima 3DS, ahora con buen andar en el mercado, según hemos repasado, había iniciado su recorrido con cifras poco alentadoras. ¿Cuál había sido el problema?: pues había llegado con pocos títulos bajo el brazo. Teniendo en cuenta esta consideración, ¿por qué, en el año más álgido en la industria gamer, Nintendo puso en la línea de fuego a un soldado poco acostumbrado a la batalla? ¿Por qué Luigi sería el indicado para hacer frente a dos luchadores poderosos como son Microsoft y Sony?

Hay algunas respuestas posibles. Uno: Nintendo subestimó el calendario 2013. Dos: Nintendo consideró que Luigi es un personaje fuerte, confiando en que lo novedoso entregaría rédito. Tres: Lo dicho tanto en uno como en dos. Lo cierto es que Luigi ha demostrado que aún no está para las grandes ligas. Por el momento, es un buen compañero: es como esos jugadores que siempre vienen bien en un equipo, pero que nunca la meten en una final.

MÁS ALLÁ DE LUIGI Y MARIO: PS4 Y Xbox ONE, LA COMPETENCIA TANGIBLE
Tal como hemos visto, Wii U apareció en el mercado un año antes respecto las propuestas en el segmento de Microsoft y Sony, las cuales dirán presente a finales de 2013. La consola de Nintendo debió afrontar múltiples frentes: perseguir a la exitosa Xbox 360, procurar quitarle terreno a PS3 y demostrar que es una válida evolución para la longeva Wii. Pero no sólo aquello: también debió combatir con dos fantasmas: Xbox One y PS4.
Cuando éstas digan presente, acaso el destino de Wii U sea más venturoso: ya no deberá competir con promesas, sino con equipos que mostrarán sus virtudes, pero también sus falencias.

¡Añade un comentario!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.