Home / Curiosidades web / Samsung y la impunidad del mandamás

Samsung y la impunidad del mandamás

El liderazgo propicia licencias. La firma surcoreana, líder en ventas en la industria móvil según las consultoras más reconocidas, presentó dos teléfonos con tapita, un diseño que ha pasado de moda. Nadie, o pocos, le han criticado. ¿Qué dirían los especialistas del sector si detrás de este lanzamiento estuviera, por caso, la alicaída BlackBerry? ¿Se lo perdonarían a Microsoft en su nuevo camino en el sector tras la compra de Nokia?

Samsung ostenta su poderío en el segmento móvil, aquel que marca el pulso de la industria tecnológica contemporánea. Según estadísticas provistas por la consultora Gartner, al tiempo que Android domina en el terreno del software, durante el primer trimestre de 2013 la firma surcoreana aparece al tope entre los fabricantes de hardware, con una cuota del 31,7 por ciento del volumen total de ventas de smartphones, superando por lejos a su perseguidor, Apple, quien registra 14,2 puntos porcentuales. La participación para Samsung se traduce en más de 71 millones de unidades despachadas en aquel lapso, frente a las más de 45 millones vendidas en el mismo período de 2012.

IDC, otra reconocida consultora, publicó un informe estadístico también relativo al primer trimestre de 2013. Al recortar la mirada en los smartphones Android más vendidos, Samsung aparece en la cima, con el 39,1 por ciento de la cuota, muy lejos de LG, Lenovo, Huawei y ZTE que aparecen por debajo con cerca de 6 puntos porcentuales.

Por fuera de los dispositivos inteligentes, Samsung sigue siendo el jefe aunque las cifras son más recortadas. Según el reporte de Gartner antes citado, cuando se incluye en la ecuación a los celulares básicos, la cuota de la surcoreana es del 24,7 por ciento, seguido por Nokia que exhibe 14 puntos porcentuales en esta viña. Respecto al año 2012, el crecimiento es inferior al registrado por los smartphones: apenas por encima del 3 por ciento. Bajo esta consideración, especialistas del sector consideran fundamental la pronta penetración de Samsung en los mercados emergentes, apuntando a sectores que no acceden a terminales costosas como el Galaxy S4. Anshul Gupta, analista de Gartner, dijo al respecto: “Será crucial para Samsung aumentar su juego en el nivel medio y también ser más agresivos en los mercados emergentes. La innovación no se puede limitar a la gama alta”.

Por tanto, la receta para que el crecimiento de Samsung no se estanque incluye dos ingredientes substanciales que interactúan entre sí: innovación y gama media. La firma con sede central en Seúl parece haber tomado al pie de la letra esta máxima al presentar dos nuevos equipos –al momento sólo disponibles en algunos pocos mercados- los cuales presentan un diseño muy alejado de las tendencias que dominan el segmento. Sin embargo, pocos han criticado estos desarrollos.

En evidencia, Samsung es amo y señor en el reino móvil.

Hennessy y Golden: Las licencias del mandamás

Mediando el mes de agosto, a poco del inicio de IFA 2013 en Berlín, feria que trae novedades en móviles, y de una serie de presentaciones rutilantes del sector como la aparición de nuevos iPhone, se hizo pública la aparición de un nuevo equipo Samsung, de nombre Hennessy. A pesar de que fue presentado en el mercado de Oriente, la noticia hizo eco en distintos medios a nivel global. Hennessy apuesta por un diseño que fue tendencia hace algunos años y que ha pasado de moda ante el advenimiento de pantallas táctiles de dimensiones cada vez más generosas. Es un celular con tapita (también conocido como flip o clamshell), esa es su particularidad. El equipo presenta dos screens de 3,3 pulgadas, una en la cara interior y otra en la exterior; ambas cuentan con una resolución de 320 x 480 píxeles. En su otra cara interna presenta un teclado alfanumérico. Corre con Android 4.1; su RAM es de 1GB; su procesador es quadcore a 1,2GHz; y presenta una cámara de 5MP. Bien: gama media.

Pocas semanas más tarde, en el blog Samsung Tomorrow apareció Galaxy Golden: apuesta similar a Hennessy en cuanto a estética y funcionalidad, aunque creciendo en prestaciones. Sus especificaciones: doble pantalla de 3,7 pulgadas; cámara principal de 8MP y frontal de 1,9MP; Android 4.2.2 como sistema operativo; conectividad LTE y procesador de doble núcleo a 1,7GHz.

Resulta al menos llamativa la falta de críticas en torno a estos lanzamientos o la poca difusión de aquellas voces. ¡Qué escandalosos ríos de tinta hubieran corrido si un equipo de estas características fuese presentado por la alicaída BlackBerry, la firma canadiense que en el marco de un plan de salvataje ha puesto en consideración su propia venta! Incluso el ataque hubiera sido impiadoso si Apple, hoy lejos del trono móvil, hubiera innovado de la mano de un iPhone con tapa. ¿Qué ocurriría si Microsoft, como nuevo dueño de Nokia, lanzara al mercado un nuevo Lumia con diseño flip? Vale la suposición: prensa, especialistas y gurús de ocasión saldrían con flechas y lanzas al ataque.

Veamos algunos de las opiniones vertidas en medios en torno a estas presentaciones: Desde Engadget manifestaron, apenas, una breve sorpresa ante la aparición de Hennessy. “El regreso de los celulares con tapa”, tituló Infobae; no hay críticas al desarrollo en el cuerpo de la nota. “El Samsung Galaxy Golden, que lleva el código SHV-E400K, está pensado únicamente para el mercado coreano, con lo que es muy difícil que lo veamos llegar al mercado occidental. Es difícil que este tipo de diseños llegue a cuajar en el mercado occidental, pero un poco más de diversidad en diseños no puede hacer daño a nadie”, dijeron apenas en Xataka Android. ¿Por qué la indulgencia?

Voces menos complacientes aparecen en Celularis que tituló su repaso en torno a esta presentación del siguiente modo: “Samsung Hennessy, candidato a smartphone más extraño de 2013”. Dice en la nota: “Ya venían sonando rumores, y en la web china de Samsung han encontrado el anuncio oficial hoy mismo. Es el Samsung Hennessy, un curioso y extraño smartphone que viene a unir la telefonía de 2013 con la de 2003”. Añade: “Es justo reconocer que quizás funcione en el contexto de China, y allí sea visto con la normalidad que en regiones como Europa o Latinoamérica no: este tipo de terminales fueron desterrados con la llegada de los smartphones, y la propuesta de la doble pantalla tampoco la termino de comprender”.

Al dar la noticia sobre la presentación de Hennessy, el sitio Poket-Lint advierte en forma socarrona: “No se trata de una parodia”.

En los vastísimos espacios de la Web seguramente estará gritando una voz crítica con Hennessy, luchando por cobrar relevancia. Sin embargo, lo cierto es que el clima reinante no es de reproches contra Samsung. Simplemente se oye: «Okey, un nuevo móvil del líder».

Es cierto que las apuestas de Samsung se concentrarán en Galaxy Note 3 y en Gear, la incursión de los surcoreanos en el creciente nicho de los relojes inteligentes. Sin embargo, allí están Hennessy y Golden que, incluso restringidos a Oriente, son desarrollos oficiales de la compañía. Como hemos visto, las voces críticas fueron breves: ocurre que el liderazgo sostenido regala ciertas licencias.

¡Añade un comentario!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.