Home / Curiosidades web / Sony SmartWatch 2 gana en la Argentina, pierde en el mundo

Sony SmartWatch 2 gana en la Argentina, pierde en el mundo

Durante dos semanas completas vestí el reloj inteligente del fabricante japonés, un dispositivo inmerso en un sector regido por la vorágine de la actualización. En vistas a que fue lanzado mundialmente a mediados de 2013 y que llegó al mercado argentino hace dos meses, se establecen dos juicios complementarios: uno de orden internacional y uno local.

Es sabido que el mercado argentino suele estar por detrás de la más candente actualización tecnológica que se respira en los así denominados mercados desarollados. SmartWatch 2, el reloj inteligente de Sony que protagoniza este repaso, es una muestra cabal de aquella consideración: fue lanzado a mediados de 2013 y recién inició su recorrido comercial en el medio local a fines de julio del año en curso, o sea, entre su aparición en el mundo y su arribo a la Argentina trascurrió casi un año completo.

Aquella espera va en desmedro del interés que puede despertar este dispositivo de vestir, máxime entre los usuarios avezados que se mantienen al tanto de las más frescas noticias del sector, aquellas que se anuncian con ánimo internacional. Desde el lanzamiento de SmartWatch 2 a esta parte hemos sido testigos de noticias de relevancia en este segmento en particular, uno de los más prometedores y movidos de la industria. Repasemos algunos de estos mojones.

– Google presentó Android Wear, una versión del popular sistema operativo móvil, en este caso desarrollada en específico para los relojes inteligentes. La limitación de tamaño es una de sus preocupaciones centrales, diferenciando su propuesta con aquella que corre en las pantallas de smartphones y tablets. Además de los Android Wear, circulan relojes que corren con Tizen, un sistema operativo basado en Linux. La propia Samsung ofrece algunos ejemplares con aquel soft.

– Las pantallas circulares, un clásico en los relojes tradicionales, comenzaron a hacer pie entre los relojes inteligentes. Uno de los responsables de esta tendencia es Moto 360 de Motorola, dicho sea de paso, ha sido uno de los primeros en correr con Android Wear. LG presentó más tarde el modelo G Round, también con aquella fisonomía.

– Un actor de peso anunció oficialmente su participación en el negocio de los smartwatches. Junto con los nuevos iPhone (6 y 6 Plus), Apple presentó en sociedad Watch, el primer reloj inteligente de su catálogo. Se espera que este producto debute en el mercado hacia febrero de 2015. Es sabido el efecto que los de Cupertino generan tanto en el público como en las firmas de la competencia.

– Algunos relojes, como Gear Solo, el cual Samsung presentó en IFA 2014, son capaces de gestionar llamadas y mensajes de texto sin la necesidad de estar vinculados a un smartphone, tal como ocurre en la mayoría de los casos.

– El siguiente hecho no es particularmente relevante, aunque da cuenta de un segmento en plena expansión, en el cual participan actores variopintos. Además de las presentaciones de Apple, Samsung, LG, Motorola, Huawei y Sony, entre otras, y la eventual participación de otras firmas de la escena móvil; el catálogo de relojes inteligentes exhibe ejemplares como Puls, un reloj presentado por Will.i.am, el líder de la banda The Black Eyed Peas.

Todos estos hechos repasados desplazan a SmartWatch 2 del centro de la escena. Esta aseveración también es confirmada en los propios fueros de Sony, en cuyo catálogo ya aparece SmartWatch 3. Presentado en IFA 2014, aquel reloj se acopló al universo Android Wear (de hecho, es fruto de una colaboración entre Google y Sony), con un evidente crecimiento de su ficha técnica en relación a la segunda versión que ahora, en la Argentina, tengo en mi muñeca.

Concluyendo esta sección, no erramos el tiro al afirmar que bajo los efectos de la actualización SmartWatch 2 ha perdido terreno en la escena global. Sin embargo, en el mercado argentino sigue siendo una interesante opción, en vista de los productos del sector al momento disponibles, siendo un producto forjado por una firma que es pionera en el desarrollo de relojes inteligentes.

Diseño, ficha y funcionamiento

En primera instancia, vale decir que Sony SmartWatch 2 no es un dispositivo de funcionamiento independiente, siendo indispensable la vinculación con un dispositivo Android (4.0 o superior); en este caso lo he probado con un Xperia Z1. Vale decir, entonces, que no corre aplicaciones en forma local sino que aparece, principalmente, como un complemento para el funcionamiento del smartphone. Habiéndolo vestido durante dos semanas completas, resulta evidente que su rol fundamental es ser una segunda pantalla: su capacidad de recibir notificaciones simplifica el acceso a las mismas, sin la necesidad de chequear a cada rato el screen de un smartphone. Saber si hemos recibido un correo o un mensaje de texto es tan sencillo como mirar la hora, algo en verdad útil en tiempos en los cuales recibimos cientos de estímulos móviles a diario.

Sony habló de aquella condición, ser una segunda pantalla que completa la experiencia en Android, en el siguiente video promocional.

Ahora bien, para ejecutar la mayor parte de las tareas (responder un email, escribir un tuit, etc.) es necesario acudir al “equipo mayor”. Sí permite contestar llamadas (pulsando una vez en la pantalla) y emprenderlas al estilo manos libres. También es posible iniciar llamadas desde el dispositivo de muñeca mediante una grilla numérica que, si bien debe ajustarse a las limitaciones de un display pequeño, permite dar con las cifras en forma precisa.

Su ficha técnica da cuenta de los siguientes ítems: pantalla LCD de 1.6 pulgadas con resolución de 220 x 176 píxeles (los tres clásicos comandos de Android aparecen al pie); conector microUSB disimulado por una tapa hacia el lateral izquierdo; y conectividad Bluetooth 3.0 y NFC. Sus dimensiones: 42 x 9 x 41 milímetros. Su peso: poco más de 122 gramos. Además es resistente al agua (durante treinta minutos a 1 metro de profundidad), cortesía de la certificación IP57. A mi parecer, esta característica es particularmente valorable en este tipo de dispositivos, mucho más que en un smartphone. La reflexión es sencilla: ¿cuántos son los que se bañan con el teléfono a cuestas y cuántos vistiendo un reloj en la muñeca? Enfocado además en la práctica deportiva, es bueno no tener que cuidarlo con recelo en los días de lluvia.

Entre los ítems ausentes aparecen: cámara, micrófono, altavoz, WiFi. En tanto, no puede conectarse a Internet.

Su autonomía merece un párrafo aparte: SmartWatch 2 ha soportado más de tres jornadas completas con una sola recarga, funcionando en forma activa. En vínculo con esta virtud, otro aspecto destacable es aquello que el fabricante denomina tecnología “transflectiva”. El término refiere a la capacidad de SmartWatch 2 de aprovechar la luz ambiental en el screen para mostrar la hora, hecho que ayuda a reducir el consumo de energía.

Sus herramientas están directamente vinculadas al dispositivo mayor, el cual debe incluir la aplicación “Smart Connect” de Sony, centro de operaciones del vínculo. Es posible instalar apps de Gmail, Facebook y Twitter, por ejemplo, aunque abundan particularmente las vinculadas al monitoreo físico y deportivo. También cuenta con calendario, registro de llamadas, linterna, etc. Las aplicaciones se instalan sin demoras, punto a favor.

Adentrándonos ya en el diseño de SmartWatch 2, tal como se vislumbra en las imágenes que acompañan este repaso, se trata de un reloj que apuesta por una pantalla rectangular con esquinas redondeadas. El marco es negro y su lateral es metalizado, implementación que entrega elegancia al dispositivo. El botón circular que aparece en el lateral derecho (de encendido y apagado) da forma a una interesante coherencia estética con sus dispositivos hermanos: los smartphones, máxime los de la línea Xperia. Una buena noticia es que su correa es de tamaño estándar, por la cual es fácilmente reemplazable. Además, la firma japonesa ofrece un interesante abanico colorido compuesto por dos docenas de posibilidades.

Entre tanta “inteligencia” no hay que olvidar que estamos hablando de un reloj y que, para su tarea más primitiva, entregar la hora, es posible escoger diferentes temas que regalan diversos aspectos para aquella función. Digitales, émulos de analógicos y otro tipo de diseños para la hora llegan por defecto en el reloj, catálogo que puede estirarse desde Google Play.

En conclusión, Sony SmartWatch 2 aparece como una opción interesante para aquellos que busquen un reloj que ofrezca ciertos vínculos con las propuestas de la industria móvil y no tanto para aquellos que buscan un smartphone para llevar en la muñeca. Además, no incluye alguno de los sistemas operativos que ya corren con buenas perspectivas en algunos relojes inteligentes recientemente presentados en el sector y, en tanto, es menos “inteligente” que aquellos. Sin embargo, comparar su propuesta con los dispositivos más flamantes es ser injustos con SmartWatch 2.

En Sony Store se vende por 3999 pesos.

¡Añade un comentario!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.