Home / Curiosidades web / Ubuntu 10.10: Un sistema operativo «de diez»

Ubuntu 10.10: Un sistema operativo «de diez»

Ubuntu 10.10 - DonWeb Blog

La nueva versión de la distribución GNU/Linux más popular.

Este artículo fue publicado originalmente en la edición de diciembre de 2010 de DattaMagazine, la revista de tecnología de DonWeb.
Autor: Juan Gutmann – juan.gutmann@dattamagazine.com

El pasado 10 de octubre (es decir, el 10/10/10), a las 10:10 UTC, Canonical liberó la versión 10.10 del Sistema Operativo Ubuntu. Casi seis años exactos han pasado desde que apareciera la primera versión de Ubuntu, una distribución GNU/Linux que se ha transformado indudablemente en la más célebre del mercado, que catapultó a este S.O. libre a niveles de masividad impensados antes de su aparición. Se estima que, en la actualidad, más de 20 millones de equipos de todo el mundo ejecutan Ubuntu, que en cada versión mejora en todos sus aspectos, desde el estético hasta el funcional. Veamos, entonces, qué tiene para ofrecer de nuevo a sus usuarios esta versión y sus fundamentos para convencer a los usuarios de Sistemas Operativos propietarios de abandonarlos y migrar definitivamente a uno libre.

VERSIONES Y NOMBRES
Como quienes ya son usuarios de Ubuntu desde hace un tiempo ya saben, sus desarrolladores tienen una tradición muy particular a la hora de bautizar cada release de este Sistema Operativo, tanto para su número de versión como para el «code name» elegido en cada oportunidad. En el mundo del desarrollo de software, los números de versión y de «sub versión» suelen indicar, respectivamente, cambios de fondo y modificaciones menores que ha sufrido el producto. Cuando el software se transformó en una gran industria, en lugar de ser el terreno de «hackers» de los ámbitos educativos y hobbísticos, comenzaron a aparecer los trucos marketineros que desvirtuaban esta costumbre. Por ejemplo, la célebre base de datos Oracle salió al mercado con el nombre de «Oracle V2», cuando, en realidad, la versión 1 jamás existió; se trató, simplemente, de un intento por dar la sensación de que se estaba brindando un producto más trabajado, maduro y estable. En el caso de Ubuntu, los números de versión y sub versión indican, sencillamente, el año y el mes en el que fue publicada la versión estable del release, en este caso, como ya dijimos, el 10/10. En cuanto al «nombre código», en esta oportunidad el elegido es «Maverick Meerkat» (cuya traducción es algo así como «Suricato Rebelde»). Ha sido bautizado de esta manera siguiendo la tradición Ubuntera de llamar a los releases con dos palabras. La primera es el nombre de un animal y la segunda un adjetivo calificativo, siempre intentando seguir dos criterios. Uno es que la letra con la que comienzan ambas palabras debe ser la misma y la siguiente en el alfabeto respecto del nombre del release anterior, lo cual se viene cumpliendo desde Ubuntu 6.06 (Dapper Drake). El otro es que el nombre tiene que ser descriptivo de las características de la versión. En esta ocasión, según el propio Mark Shuttleworth, el entrepeneur y multimillonario sudafricano que es el propietario de Canonical (la empresa que coordina y lidera el desarrollo de Ubuntu) y «alma mater» del proyecto, se optó por el Suricato ya que Ubuntu 10.10 es, al igual que este animalito, «veloz, liviano y muy social».

EDICIONES, VARIANTES Y SOPORTE
Como es costumbre, este release de Ubuntu se ofrece en ediciones «Desktop», «Server» y «Netbook». Mientras que la primera está orientada para su uso como estación de trabajo, la segunda está pensada para ser utilizada en servidores, dentro del ámbito corporativo. La tercera, naturalmente, ha sido desarrollada para trabajar en netbooks, por lo que es más liviana y veloz que la Desktop, e incorpora la nueva interfaz de usuario «Unity», un shell para GNOME desarrollado por Canonical, diseñado específicamente para su uso en netbooks. Se liberan nuevos releases de Ubuntu dos veces por año, cada seis meses aproximadamente, y Canonical da soporte a cada uno durante los dieciocho meses subsiguientes a la fecha de publicación. La excepción a esta norma son los releases LTS («Long Term Support», Soporte de Largo Plazo) a los que se le da soporte por tres años en el caso de las versiones de escritorio y por cinco años en el de la versión para servidores. El último release LTS de Ubuntu ha sido el 10.04, por lo cual Maverick Meerkat será soportado hasta fines de abril de 2012. A su vez, para la edición de escritorio existen diversas «variantes». Dos de ellas son oficiales y las demás no oficiales y, por lo tanto, no cuentan con soporte por parte de Canonical. Las primeras son Kubuntu (en la cual básicamente cambia el entorno de escritorio utilizado, empleando KDE -K Desktop Environment- en lugar de GNOME) y Edubuntu, una variante orientada al ámbito educativo, pensada para ser usada por alumnos de escuelas de primer y segundo nivel tanto en las aulas como en el hogar. Entre las variantes no oficiales más conocidas, se encuentran Xubuntu, en la cual se implementó Xfce, un ambiente de escritorio sencillo y liviano que consume pocos recursos, lo que hace posible su utilización en máquinas más antiguas; Lubuntu, similar a Xubuntu pero integrando LXDE, un entorno gráfico todavía menos exigente en recursos que Xfce; Mythbuntu, diseñada para que la PC cumpla funciones de Home Theater, a la que se añade el software MythTV, un completísimo reproductor multimedia y sintonizador de TV; y Ubuntu Studio, que apunta a los profesionales del audio y el video, dado que abarca un amplio abanico de software de producción, postproducción y edición. En cuanto a las plataformas en las que puede correr este Sistema Operativo, naturalmente se ejecuta sobre Intel x86 y AMD64 (aunque equipos con micros AMD64 pueden correr el port «i386» para Intel sin inconvenientes, el port específico para AMD64 contiene optimizaciones para este procesador que lo hacen más veloz y eficiente) y existen versiones de 32 y 64 bits, de acuerdo al procesador con el que se cuente. También hay ports oficiales para micros ARM (muy empleados en netbooks y tabletas) y SPARC (sólo para la versión Server), y es importante mencionar que también hay ports no oficiales para otras arquitecturas, como IA-64 (Intel Itanium), PowerPC y hasta un port para la Playstation 3, la consola de videojuegos de última generación de Sony.

LA INTERFAZ GRÁFICA UNITY
La modificación más relevante respecto de la versión anterior se da en la edición para netbooks, con la incorporación del shell gráfico Unity, un desarrollo de Canonical, adoptado en detrimento del shell nativo de GNOME. Esto no quiere decir que se ha abandonado GNOME como entorno de escritorio, ya que sigue presente, pero «detrás de bambalinas», por lo que se sustituyó solamente la interfaz de usuario. Vale la pena analizar un poco el shell Unity, ya que Canonical ha anunciado su intención de adoptarlo como shell por defecto también para la edición Desktop de Ubuntu (la más popular y difundida) a partir de la próxima versión, la 11.04, cuyo nombre clave es «Natty Narwhal». El primer punto notable del nuevo shell es que está escrito en un lenguaje de programación novedoso llamado «Vala», fuertemente basado en el lenguaje C y con muchas similitudes a C#, pero diseñado para trabajar nativamente con GObject, una librería que permite trabajar con el paradigma de programación orientada a objetos, muy importante en el desarrollo de GNOME y sus aplicaciones relacionadas. Aunque su primera versión estable lleva muy poco tiempo de publicada (a principios de junio de este año), Canonical le está dedicando muchos recursos y su funcionalidad y potencia crece con cada release. Fundamentalmente, Unity es una interfaz gráfica adecuada para los tiempos que corren, en los que la incorporación al entorno de escritorio de soporte para interfaces táctiles (como las de las tabletas o algunos smartphones) y de efectos gráficos tridimensionales es casi una obligación. La idea de los creadores de Unity es ambiciosa: superar a OS X, el Sistema Operativo de las Apple Macintosh, tanto en aspecto estético como en funcionalidad. OS X es considerado uno de los S.O. más pulidos en ambos sentidos; se sabe que desde siempre Apple ha hecho especial hincapié en estos aspectos en todos sus productos. Algunos expertos consideran que Canonical se ha embarcado en una movida osada con la adopción de Unity, ya que aún es un producto algo inmaduro. Sin embargo, aunque Shuttleworth reconoce los potenciales riesgos, se muestra confiado en lo acertado de su decisión, ya que la denomina «el cambio más importante en la historia de Ubuntu». Pueden ver a Unity en funcionamiento en el video alojado en la dirección [http://ubuntudevelopers.blip.tv/file/4245457/].

OTROS CAMBIOS Y MEJORAS DE LA NUEVA VERSIÓN
Una optimización bienvenida en Ubuntu 10.10 es el instalador, mucho más simple y amigable que el de versiones anteriores, un punto clave para lograr la migración de usuarios más inexpertos o menos proclives a abandonar Windows. El nuevo instalador facilita en gran forma las tareas más críticas, como el particionado, lo que hace que sea más sencillo decidirse a instalar Ubuntu de modo permanente en el equipo en lugar de emplearlo desde el Live CD. Otros cambios menores en Maverick Meerkat son la tradicional renovación estética de cada nueva versión (wallpapers, temas, etc.), que, en este caso, incluye la incorporación de una nueva fuente (tipo de letra) por defecto, creada específicamente para Ubuntu. En cuanto al software integrado, podemos mencionar la adopción de un nuevo software de gestión de imágenes y fotografías, bautizado «Shotwell» (otro paquete escrito en lenguaje Vala), en reemplazo del ya algo obsoleto F-Spot. Son de relevancia las mejoras que permiten intercambiar información y archivos con dispositivos móviles y PC que ejecuten otros Sistemas Operativos, así como aquellas pensadas para facilitar el «cómputo en la nube» (Cloud Computing). En este sentido, se destaca el énfasis en la integración con Ubuntu One, un sistema de almacenamiento online que da a cada usuario de Ubuntu 2 Gb de almacenamiento «online» absolutamente gratuito, en donde es factible almacenar todo tipo de archivos e información personal, para luego poder accederla desde cualquier lugar. Mediante el pago de un abono, puede obtenerse más espacio en la nube, sumando de a 20 Gb de capacidad por cada 3 dólares mensuales (o 30 anuales) que se inviertan. Otro servicio pago de Ubuntu One que puede resultar interesante a los fanáticos de los dispositivos móviles es un software para IPhone y smartphones basado en Android, que permite hacer «streaming» de contenidos multimedia alojados en la cuenta One hacia el dispositivo móvil. Asimismo, para terminar de convencer a sus usuarios de adoptar Ubuntu One, se halla en desarrollo un cliente para Windows, que será totalmente gratuito y permitirá sincronizar archivos entre todos nuestros equipos informáticos, más allá del Sistema Operativo que ejecuten.

BTFRS
Adentrándonos en aspectos más técnicos, un dato importante de la versión 10.10 es la incorporación de BTRFS (B-Tree File System), un sistema de archivos experimental desarrollado por Oracle Corporation, al que muchos ven como el sucesor definitivo de EXT3/EXT4, los sistemas de archivos más populares en el universo GNU/Linux. Al fin y al cabo, el propio Theodore T’so, autor de EXT3 y EXT4, ha afirmado en más de una oportunidad que EXT4 no era más que un upgrade «temporal» de EXT3, destinado a subsanar algunas de sus limitaciones más notorias mientras se esperaba la adopción definitiva de un filesystem más potente, como los de la familia de ReiserFS, creados por el malogrado Hans Reiser, o de algo como BTRFS, justamente. Aunque todavía está en etapa experimental y no se aconseja su empleo en ambientes de producción, algunas de las características más sobresalientes del nuevo sistema de archivos son su gran escalabilidad (pueden incorporarse a un filesystem nuevos volúmenes físicos sin tener que desmontar el FS), defragmentación «online», compresión de datos integrada estable y transparente, e implementación de funcionalidades símil RAID (como «striping» o «mirroring», que aumentan en gran medida la performance y la protección contra pérdida de datos, respectivamente). Tal vez, una de las características más salientes de BTRFS sea la incorporación de un sistema de «snapshots», que posibilita almacenar el estado del sistema de archivos a una fecha determinada y revertirlo a ese estado en situación de problemas. Esta es una ventaja invaluable, especialmente para su empleo en servidores corporativos, en los cuales los inconvenientes e inestabilidades que pudieran sufrirse al modificar la configuración del equipo o instalar nuevos drivers o software pueden subsanarse revirtiendo el filesystem del equipo al último snapshot tomado antes de dicha modificación. En resumen, una suerte de «backup» online, automático y transparente para el usuario. Es muy probable que dentro de pocos releases, y con un mayor grado de madurez y estabilidad alcanzado, BTFRS se transforme en el sistema de archivos por defecto de Ubuntu, particularmente en su edición para servidores.

CONCLUSIONES
Aunque no existen cambios tan dramáticos como los implementados entre los releases de 2009 y los de este año, como suele ser costumbre desde sus inicios, con cada nueva versión de Ubuntu, el Sistema Operativo es mejorado y pulido en una infinidad de pequeños aspectos, tanto en un todo como en muchos de sus componentes individuales. La versión 10.10 Maverick Meerkat es estable y tiene una performance excelente en cualquier equipo moderno, al igual que sus antecesores, pero también es la más amigable y vistosa hasta el momento, lo que la torna en candidata ideal para ser adoptada por aquellos usuarios que venían considerando seriamente abandonar las limitaciones y problemas de los Sistemas Operativos propietarios y migrar finalmente al Software Libre. Esta recomendación aplica tanto a los usuarios hogareños, frustrados con los cuelgues y la lentitud tradicionales de Windows, como a los sectores de tecnologías de la información de empresas y organismos oficiales, que, además de incrementar notablemente la seguridad de sus datos, pueden obtener ahorros en su presupuesto de hasta un 80%, según diversas estimaciones, gracias a la desaparición de los costos de licencias y a una marcada reducción de la necesidad de soporte técnico por parte de los usuarios finales. La mejor prueba de que esto es posible es la adopción de Ubuntu por parte de muchos fabricantes de PC como Sistema Operativo preinstalado, abandonando definitivamente la poco feliz imposición de pagar una licencia de Windows al adquirir un equipo de marca. Sin ir más lejos, Dell, uno de los grandes fabricantes y vendedores de PC de los últimos años, ofrece la posibilidad de adquirir tanto equipos de escritorio como portátiles con Ubuntu 10.10 preinstalado. Una tendencia que esperamos que otros fabricantes también adopten, ya que la diversidad de opciones siempre redunda, en resumen, en mayores beneficios para los usuarios.

¡Añade un comentario!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.