Dígale adiós a los cargadores de celulares

A nadie le gusta quedarse sin batería en los dispositivos, ni siquiera al mismísimo creador del primer teléfono móvil que, siendo una víctima más de las que buscan enchufes por la calle, inventó una ingeniosa forma para no depender de los cargadores. Conozcamos el minitransmisor capaz de recargar nuestros equipos consantemente con sólo apoyarlos en una mesa o ponerlos dentro de un bolso.

Cuando Marty Cooper hizo la primer llamada desde un teléfono móvil de la historia, aquel 3 de abril de 1973, sabía que daría inicio a una era de innovaciones en lo que respecta a las comunicaciones móviles. Él lo hizo inspirado en una imagen que la ficción dejó plantada en su mente, cuando vió en la serie Star Trek que el capitán Kirk utilizaba un comunicador portátil.

El tiempo lo llevó por distintos caminos en la creatividad tecnológica, inventó el correo electrónico y siguió de cerca todas las investigaciones sobre antenas inteligentes y redes inalámbricas, pero algo lo mantiene al día de hoy preocupado, a él y a varios usuarios de terminales portátiles, y es la duración de la batería de sus dispositivos.

Es que dicho por él a la CNN durante una entrevista, “La necesidad de tener siempre un cargador a mano es una molestia”, y siguió sentenciando “Creo que va a ser un problema cada vez mayor”. Para el común de los mortales esta incomodidad termina por generar un hábito de uso de los dispositivos, como por ejemplo, llevar siempre un cargador encima, comprar un cargador portátil y contar con la suerte de ir encontrando y adueñándose de cuantos enchufes encontremos en el camino.

Atentos a esta necesidad, empresas como Samsung desarrollaron dispositivos que aseguran que pueden cargarse en pocos minutos, como el Samsung Galaxy S6, lo cual denuncia que, al menos por ese tiempo deberemos tomarnos un café en un bar para cargar la batería. ¿Una solución a medias?

Por lo bajo, otros proyectos buscan que los cargadores ya no ocupen más un lugar en los bolsos y mochilas, que los dispositivos sean más autónomos (energéticamente hablando) y, por tanto, que consuman de otra forma la energía necesaria para funcionar durante todo un día.

Cambiar el cable por la onda

La intensión de quitar los cables del medio no es una novedad, el sólo hecho de que los móviles existan y sean más aparatos que seres humanos en el mundo habla de un negocio exitoso en torno a la funcionalidad inalámbrica. Aún así, cargar sus baterías hace que volvamos a depender, de alguna y otra manera, de los cables.

Distintas compañías buscan desenchufarnos de esta modalidad al desarrollar otras opciones de alimentación energética. Por este camino van Wi-Charge que busca recargar las terminales mediante un sistema láser, mientras que U-Beam, encuentra en las ondas sonoras una alternativa sustentable y eficaz.

Marty Cooper, por su lado, considera que la recarga de los aparatos debe hacerse por medio de ondas de radio. El inventor estadounidense entiende que no sólo se trata de cargar el celular, sino que en un futuro estaremos impregnados de dispositivos en todo nuestro cuerpo con la cantidad de wereables que hay en el mercado, por eso asegura que “Será muy incómodo tener que quitárselos todo el rato para cargarlos. Por eso deben poder estar cargándose permanentemente”.

Un transmisor de ondas de radio entonces puede habitar en un mueble, en el tejido de una mochila y hasta puede implantarse en el mismo cuerpo humano en un futuro, si se deseara. Aunque ésto último no son los planes de Cooper, sí está tras el objetivo de hacer viable la existencia del transmisor.

Como miembro de la compañía Energous, la firma en su totalidad, trabaja en este proyecto que ya tiene forma y denominación tras recibir la aprobación de la Comisión Federal de Comunicaciones de Estados Unidos.

En concreto, se trata de un mini transmisor llamado Miniature WattUp que, hasta el momento, puede alimentar de forma inalámbrica equipos auditivos, dispositivos médicos y otros aparatos pequeños. El caso es que el prototipo tiene dos grandes limitaciones, al menos para el objetivo que se propusieron, y es que todos estos dispositivos tienen que estar en contacto directo para recibir la carga energética por lo que no dependen de un cable, pero sí del contacto para percibir la onda de radio.

La segunda limitación es que la terminal receptora debe tener instalado un circuito que posibilite la administración de este tipo de energía, algo que modificaría el estándar de los aparatos portátiles que actualmente circulan en el mercado.

En este sentido, Steve Rizzone, consejero delegado de Energous, aseguró que están transitando la primera fase de desarrollo del mini transmisor, puesto que en adelante buscarán que los aparatos se puedan recargar estando a distancia del Miniature, por lo que está cada vez más cercano aquel prometedor futuro en donde no tendremos que llevar más los cargadores encima, no tendremos que buscar más enchufes para recargar y, por sobre todas las cosas, no nos preocupemos más por la duración de la batería.

DonWeb.com