El ébola se contraataca con palabras clave

Health Map monitorea emergencias de salud en todo el mundo - DonWeb Blog

Según una estadista, los “tags” que circulan en internet pueden servir para predecir la expansión de epidemias. Entre las herramientas útiles para la formación de un mapa de salud digital figuran las redes sociales y los celulares.

En la actualidad, cada llamado telefónico al número de emergencias o cada mención de una palabra en un blog, red social o servicio de mensajería se convierten en un dato. Cada dato es luego almacenado y rastreable por medio de palabras claves o tags, tal y como si pudiéramos “googlear” cada referencia que necesitemos.

Valiéndonos de esta fuente de información, la catedrática Rosa Elvira Lillo Rodríguez, del Departamento de Estadística de la Universidad Carlos III de Madrid, cree que se puede predecir la propagación de una epidemia como el ébola con el análisis de las palabras claves utilizadas en los países donde se conocieron casos de pacientes.

La estadista asegura que “Cuanta más información, mejores predicciones, es decir, con mucha mayor celeridad y calidad”. Por ejemplo, se puede rastrear la publicación de la palabra “fiebre” en blogs, webs, redes sociales, microbloggins, etc. y de esta forma configurar un mapa de salud que genere una estadística de hacia dónde puede fluir el contagio.

Lillo Rodríguez destaca la utilización de la herramienta llamada Health Map ya que se trata de un software desarrollado por epidemiólogos y profesionales del Hospital Infantil de Boston que sirve para monitorizar información digital y detectar amenazas sanitarias. Confirmó que mediante esta aplicación se pudo detectar una fiebre hemorrágica que se expandía por África nueve días antes de que lo anuncie la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Por otra parte, la estadística que se sirve de la proliferación de datos no sólo es útil para predecir sino también para desarrollar vacunas. En un mundo conectado por cada vez más dispositivos inteligentes, la información fluye a una velocidad más acelerada que el contagio mismo de enfermedades, posibilitando así que los países más organizados puedan generar la barrera sanitaria necesaria.