El Galaxy S IV podría tener pantalla irrompible

Samsung trabaja en pantallas irrompibles y flexibles - DonWeb Blog

Samsung buscará diferenciarse de Apple con un nuevo equipo con pantalla súper resistente, que saldría a la venta en abril de 2013. Para 2014, se vendrán las pantallas flexibles.

Luego de imponerse en el mercado móvil ganándose la fama de ser un «imitador» de Apple, Samsung se va asentando y comienza a innovar donde otros sólo se repiten a sí mismos.

Después de ofrecer una tablet original y llamativa, como la Galaxy Note 10.1, ahora la firma surcoreana piensa en la próxima generación de su smartphone insignia.

El Galaxy S IV, que sucederá al S III presentado en mayo de este año, podría convertirse en el primer smartphone en salir al mercado con pantalla irrompible.

Por el momento, el móvil lleva el nombre provisorio de «Proyecto J» (en honor a JK Shin, director de la división móvil de Samsung), y sólo se sabe en concreto sobre él que incluirá un procesador de cuatro núcleos, cámara de 13 megapixeles, con densidad de imagen de 441 ppi (píxeles por pulgadas, por sus siglas en inglés), superior a los 306 ppi del Galaxy S III y a los 326 ppi del iPhone 5 de Apple.

«Analizando el primer semestre de 2013, vemos evidencia de que Samsung probablemente acelerará el lanzamiento del Galaxy S IV – comparado con mayo (2012) para el Galaxy S III», estimó Nicolas Gaudois, respetado analista de UBS. «Creemos que las preparaciones para la fabricación en grandes volúmenes de pantallas de plástico irrompible continúa. En resumen, podríamos ver un importante empuje de productos de gama alta durante el primer semestre, seguido de otros lanzamientos».

Mark Newman, otro analista especializado en Samsung, también señaló como inminente la presentación de equipos de la firma surcoreana con pantallas híper resistentes. «Eventualmente, van a contar con pantallas irrompibles y flexibles. El Galaxy S IV o el S V va a ser irrompible y posiblemente tendrá pantallas flexibles y capaces de ser dobladas para 2014. Eso va a marcar un punto de inflexión en la industria», aseguró el experto de Stanford Bernstein en Hong Kong.