Este es el final

Programas que no se desinstalan, aplicaciones que nos generan dudas y rastros de trabajo en un equipo son blanco fácil para Revo Uninstaller, la aplicación estrella de limpieza profunda en el sistema.

No estamos hablando de un software antispyware, ni mucho menos de un antivirus en general. Hablamos, en cambio, de un programa capaz de lidiar con problemas asociados al uso cotidiano de la computadora causados por usuarios bienintencionados que utilizan aplicaciones que instalan a conciencia. Revo Uninstaller, en efecto, es una aplicación que -lejos de resolver problemas que nos agarraron por sorpresa- gana utilidad cuando no podemos hacer algo para lo que el sistema incluye una herramienta: eliminar una aplicación, borrar un archivo, quitar temporales autogenerados.

A primera vista pareciera, de hecho, que Revo está diseñado para usuarios principiantes. Por supuesto, los novatos serán los primeros en aprovecharlo, pero los usuarios avanzados se ahorrarán un buen tiempo de trabajo, así como también podrán deleitarse con herramientas como el Eliminador de evidencias o el Modo cazador. Pero vamos mejor de a poco: llegó el momento de probar Revo.

La interfaz del programa es muy amigable, aunque la traducción hispana deja mucho que desear.
La interfaz del programa es muy amigable, aunque la traducción hispana deja mucho que desear.
Versión de prueba
Revo Uninstaller Pro 3.1.1 tiene un precio de U$39.25 para la versión local, y de U$69.25 para la versión portable. Sin embargo, el programa ofrece una versión gratuita que puede usarse completamente por 30 días, y que también puede luego seguir usándose siempre que no nos moleste ver un cartel de publicidad al inicio.

En todos los casos, dado el uso de la aplicación los 30 días de la versión de prueba son más que suficientes para poner a punto el sistema y eliminar la aplicación, o para hacer una buena cantidad de pruebas de seguimiento y luego, llegado el caso, comprar el producto.

[margin_25t]

Desinstalar programas

Las razones por las que necesitaríamos un desinstalador de programas se reducen a una: la necesidad de eliminar del equipo una aplicación que no aparece en la lista Desinstalar o cambiar un programa del elemento Programas y características del Panel de control. La respuesta a por qué un programa no contaría con una entrada en esa lista es otra historia, que puede estar asociada a cuestiones de seguridad -algunas aplicaciones no aparecen en la lista, a pedido de los administradores de sistemas, para que un usuario novato no pueda quitarla-, a errores de instalación -el instalador no pudo crear la entrada, o el paquete MSI que instaló la aplicación y que debería poder desinstalarla está corrupto- o simplemente a temas de moralidad de los programas: algunas aplicaciones que no llegan a ser catalogadas como spyware pero funcionan como tales directamente no permiten, en principio, su desinstalación.

Para desinstalar una aplicación con Revo simplemente haremos clic en la ficha Todos los Programas y buscaremos el programa en cuestión. En el apartado Otros programas aparecen los que estaban instalados antes que Revo, y en Nuevos Programas aquellos que lo sucedieron. Es posible utilizar el menú desplegable Buscar por: para encontrar los programas según su autor, su nombre o los comentarios que oportunamente sobre él hayamos hecho. Para agregar un comentario sobre una aplicación la seleccionaremos en la lista Todos los Programas y con el botón derecho del mouse abriremos su menú contextual. De allí seleccionaremos la opción Editar comentario e introduciremos el texto que nos interese.

Los comentarios sobre las aplicaciones instaladas son ideales para, por ejemplo, detectar una aplicación que genera problemas en una instalación limpia de sistema operativo.
Los comentarios sobre las aplicaciones instaladas son ideales para, por ejemplo, detectar una aplicación que genera problemas en una instalación limpia de sistema operativo.

Programas seguidos

Los programas seguidos son en realidad instalaciones trackeadas que -por considerar peligrosas o destacadas de antemano- decidimos inventariar específicamente con Revo. El caso por defecto para este tipo de instalaciones es el de programas que nos generan problemas luego de su instalación: si ya sabemos que vamos a tratar con una aplicación que alguna vez en alguna de sus versiones nos generó un lío, la instalación trackeada es para ella.

Para hacer una instalación de este tipo abriremos Revo y haremos clic en el botón Instalar programas. Seleccionaremos entonces el archivo ejecutable de instalación, el contenedor comprimido o el paquete MSI que corresponda y continuaremos el asistente con la tranquilidad de que Revo está siguiendo todo. En el caso de que efectivamente ocurra algo malo podremos analizar la situación con el botón Logs -> Base de datos, y desinstalar la aplicación desde la ficha Programas seguidos. También es posible comentar los programas seguidos, de modo de poder efectivamente llevar una cuenta precisa de qué pudo haber generado el problema.

Desinstalaciones

Independientemente del tipo de instalación que hayamos utilizado, al momento de desinstalar podemos utilizar tres tipos de herramientas, que tienen botones que llevan sus nombres: Desinstalación forzada, Desinstalar y Desinstalación rápida.

La desinstalación forzada elimina la aplicación independientemente de que su desinstalador funcione o de que el proceso clásico tire algún error. En el caso de que la desinstalación forzada se aplique sobre un programa seguido no habrá ningún rastro; en el caso de que la hagamos sobre una aplicación instalada con anterioridad a Revo quizás debamos recurrir al Limpiador del sistema, del que hablaremos más adelante.

La opción Desinstalar ejecuta el desinstalador integrado de la aplicación, y permite a Revo asegurarnos de que no se dejó ninguna marca. En el caso de que el desinstalador haya olvidado eliminar algo, Revo lo hará por nosotros.

La Desinstalación rápida, por su parte, es ideal para esos programas molestos que piden 30 confirmaciones y asumen, quién sabe por qué, que puede que queramos guardar residuos en nuestro equipo. Un clic sobre el botón en cuestión nos permitirá hacer una instalación desatendida que durará lo menos posible.

Una desinstalación rápida de esta aplicación, por ejemplo, nos habría ahorrado la creación del punto de restauración y las varias confirmaciones del caso.
Una desinstalación rápida de esta aplicación, por ejemplo, nos habría ahorrado la creación del punto de restauración y las varias confirmaciones del caso.

Modo cazador

El Modo cazador (dos pulgares arriba y un Me gusta en Facebook para el desarrollador que eligió el nombre de la función) es una función excelente para usuarios novatos y también para powerusers perezosos. Al activarla con Ver -> Modo cazador el puntero del mouse se convertirá en una mira con la que deberemos apuntar a una ventana de una aplicación cualquiera que queramos desinstalar. Ideal para eliminar adwares cuyo origen desconocemos, nos ahorrará hacer un análisis en el sistema que nos permita descubrir el origen de un módulo que se ejecuta contra nuestra voluntad.

Podemos arrastrar la mira a la ventana a desinstalar también para iniciar el proceso. Para cancelarlo haremos clic en "Volver a la ventana principal" del botón de Revo en el área de notificación de la barra de tareas.
Podemos arrastrar la mira a la ventana a desinstalar también para iniciar el proceso. Para cancelarlo haremos clic en «Volver a la ventana principal» del botón de Revo en el área de notificación de la barra de tareas.
Nuevas fichas
A medida que ejecutemos funciones que requieran de un área de trabajo -por ejemplo Logs -> Base de datos– se irán sumando fichas a la ventana principal de Revo. Si bien podremos tener abiertas cuantas queramos, podremos ir cerrando cada una con la cruz del extremo derecho de su pestaña.

[margin_25t]

Herramientas extra

En el menú Herramientas encontraremos una buena cantidad de potentes utilidades para controlar los rastros que una aplicación pueda dejar en el sistema. Con un clic del botón derecho del mouse sobre la barra de herramientas principal podremos seleccionar el ítem Barra de Herramientas, que activará un panel a la izquierda del área de trabajo con accesos directos a todas las utilidades.

El Administrador de autoejecución es una potentísima herramienta que se activa en forma de ficha y permite controlar todos los espacios de autoejecución del sistema, desde la clave Run del registro del sistema hasta los servicios que no son parte de la lista básica del sistema.

El Administrador de autoejecución es muy potente y conjuga la facilidad de uso de MSCONFIG con la potencia del Editor del registro.
El Administrador de autoejecución es muy potente y conjuga la facilidad de uso de MSCONFIG con la potencia del Editor del registro.

El conjunto de Limpiadores (de archivos basura, de Microsoft Office, de exploradores y de Windows) funciona con un clic en el botón Analizar de la barra de herramientas que activa, y permite eliminar rastros de aplicaciones en cada uno de los apartados del sistema a los que sus nombres hacen referencias. Son potentes y muy simples de usar, y se recomienda ejecutarlos mensualmente.

Herramientas de Windows no es más que un conjunto de accesos directos a las principales herramientas del sistema de administración y seguridad. Lo interesante de su existencia es que nos permite acceder a todos los módulos, desde Información del sistema hasta Directiva de grupo, independientemente de que el administrador haya eliminado los accesos directos y botones de las herramientas integradas en Windows.

Eliminador de Evidencias, por su parte, nos permitirá limpiar cualquier rastro que involuntariamente hayamos dejado al trabajar en un equipo, desde archivos temporales hasta elementos eliminados recuperables. Para ejecutarlo hay que elegir una unidad y presionar el botón Ejecutar, pero hay que tener en cuenta que se recomienda seleccionar siempre la unidad de sistema además de aquella en la que hayamos estado trabajando.

Por último, Eliminación irrecuperable es una herramienta de eliminación de bajo nivel que nos permite Agregar archivo(s) y Agregar carpetas que serán eliminadas sin posibilidad de recuperación una vez que hagamos clic en Eliminar para Siempre.

El Administrador de copias de seguridad nos permite eliminar los datos de recuperación que Revo generó durante sus trabajos de modo de que sea imposible reinstalar alguna aplicación o recuperar algún archivo eliminado.
El Administrador de copias de seguridad nos permite eliminar los datos de recuperación que Revo generó durante sus trabajos de modo de que sea imposible reinstalar alguna aplicación o recuperar algún archivo eliminado.