La sombra de un árbol asiático: Xiaomi

El mercado de las compañías de tecnología asiáticas ha encontrado un nuevo nicho en el desarrollo de productos electrónicos, lo que los posiciona en esta nueva década como ideólogos y no como simples empresas de manufactura tercerizada.

El 99.9% de los productos tecnológicos son fabricados en países asiáticos como China, Honk Kong, Indonesia, Malasia, entre otros tantos. Si bien la mayoría de las ideas provienen del lado occidental, por una cuestión de costos siempre ha convenido fabricarlos en países asiáticos.

Mano de obra económica, monumentales parques industriales, y miles de operarios que trabajan en turnos rotativos cubriendo jornadas de trabajo las 24 horas del día casi todos los días de la semana, ayudan a las empresas de fabricación en Asia a volver realidad ideas como iPhone, iPad, Microsoft Surface, Samsung Galaxy, Google Nexus, y otros tantos miles de dispositivos más.

Algunas empresas de manufactura oriental comenzaron a incluir mejoras en la calidad de desarrollo y en certificaciones ISO, IRAM, y de buenas prácticas bajo estándares internacionales, por pedido de sus clientes.
Así es como hoy conseguimos productos como iPhone, Galaxy o Nexus, los cuales demuestran una calidad de terminación y funcionamiento de componentes electrónicos que rememora a la vieja época donde Japón era el referente.

Y en base al despegue de una era comunista casi olvidada, aunque con algunos deslices autoritarios cada tanto, China busca un lugar que le permita lograr un posicionamiento en el mundo Tech con productos distinguidos.

El nacimiento de un grande

Xiaomi Inc. (Shómia en mandarín) es una corporación que ha crecido rápidamente en muy poco tiempo. Se fundó en Junio de 2010 de la mano de siete socios asiáticos con mucho poder económico (Qiming Venture Partner, Temasek Investment Group e IDG Capital), quienes tienen una relación estrecha con los gobiernos de China y Singapur.

El cuartel general de la firma asiática que está ganando terreno de manera firme en China, y algunas partes de europa: Xiaomi Inc.
El cuartel general de la firma asiática que está ganando terreno de manera firme en China, y algunas partes de europa: Xiaomi Inc.

El principal objetivo de Xiaomi fue aprovechar el furor por los dispositivos electrónicos, cuyo impacto tuvo mucha repercusión e interés por parte de los jóvenes orientales, actualmente absorbidos por las redes sociales y la información global.

Con tan sólo un poco más de tres años de vida, Xiaomi lanzó una batería de productos propios, donde ya captó una cuota de mercado de Smartphones del 5%, lo que equivale a 33,77 millones de clientes, en una población de 1.351 millones de habitantes según el censo realizado en 2012.

Su éxito la catapultó a vender más equipos que los que Apple está vendiendo en China, (cerró el segundo trimestre de 2013 con una cuota del 4.8%), y aumentó su valuación corporativa a unos 12.500 millones de dólares.

Un vistazo a las oficinas de este gigante, donde podemos ver su gente y sus costumbres, una panorámica del parque industrial, un momento de ocio y el fanatismo de un empleado por la tecnología HTML5.
Un vistazo a las oficinas de este gigante, donde podemos ver su gente y sus costumbres, una panorámica del parque industrial, un momento de ocio y el fanatismo de un empleado por la tecnología HTML5.

Con un puñado de Rockstars

Xiaomi tiene a la venta teléfonos inteligentes de gama media a media/alta con características de hardware que nada tienen que envidiarle a Samsung Galaxy S3, S4, iPhone 5S o LG Nexus 4. Entre ellos podemos destacar a MiPhone 2 (sí, sí, con la M al inicio), pero con una variante de Android como S.O. Xiaomi MiPhone 2S (sí, sí, con la S al final del modelo), y MI3 TD, su caballo de batalla, con el procesador más rápido entre toda su gama de teléfonos.

El caballo de batalla de Xiaomi, MI3, es una verdadera obra de arte, llevando a la mano de sus compradores potencia, calidad, estética y diseño, digno de un producto de calidad.
El caballo de batalla de Xiaomi, MI3, es una verdadera obra de arte, llevando a la mano de sus compradores potencia, calidad, estética y diseño, digno de un producto de calidad.

Con MI3 TD, Xiaomi puso en manos de sus fans un poderoso equipo Quad-Core NVidia Tegra 4 para su versión TD, y Quad-Core Qualcomm Sanpdragon 800, para la versión WCDMA. Ambos con pantalla de 5 pulgadas Full HD IPS Sharp/LG, con una resolución estándar 16:9 Full HD. La memoria RAM alcanza los 2 GB LPDDR3 y posee versiones de 16 o 64 GB de almacenamiento interno.

La cámara fotográfica es de 13 megapíxeles con un sensor Sony Exmor complementada con Dual LED flash de Philips. Para soportar todo este hardware, cuenta con una batería de 3050 mAh de ion Litio.

Su S.O. está basado en una versión de Android adaptada a las necesidades de este gigante asiático. Gracias a que Android está basado en un proyecto Open Source, puede ser utilizado por cualquier compañía modificando sus fuentes, o mediante un contrato especial con Google. Acompañando a Android, Xiaomi creó un Market para su plataforma, disponible en el portal app.xiaomi.com.

Tácticas de guerra

Su éxito atribuido se basa en ofrecer dentro del mercado de Smartphones equipos de gama media a media-alta a un costo relativamente económico. Los socios capitalistas, quienes seguramente basan sus principios en la filosofía de libros como “El arte de la guerra – Sun Tzu”, saben que para conquistar un mercado en un tiempo relativamente rápido, se necesita lanzar un muy buen producto a un costo sumamente económico.

Esta táctica agresiva en un público local cada vez más consumista llevará a hacer perder la cabeza (y deslizar su tarjeta) a cualquier fanático de la tecnología con cada nuevo lanzamiento de la firma, aunque esta persona haya adquirido un equipo dos semanas antes.

El libro “El arte de la Guerra” fue editado en casi todos los idiomas y, casi todos los CEO de todas las empresas del mundo lo han tenido como material de lectura. Su popularidad lo llevó hasta a ser editado en formato de Comic por la editorial Oberon.
El libro “El arte de la Guerra” fue editado en casi todos los idiomas y, casi todos los CEO de todas las empresas del mundo lo han tenido como material de lectura. Su popularidad lo llevó hasta a ser editado en formato de Comic por la editorial Oberon.

Condimentos y especias de origen occidental

Xiaomi sigue estructurando su compañía con la filosofía que caracteriza a los asiáticos, combinada con el modelo occidental del éxito, y moviendo premeditadamente sus piezas del tablero, para mantener de manera favorable una creciente cuota en el mercado.

Su CEO, Lei Jun, cuenta con la particular característica de haber adoptado el modelo occidental impuesto por el desaparecido líder de Apple: una versión de ojos rasgados de Steve Jobs. Jun adoptó muchas modalidades de Jobs a la hora de ponerse al frente de Xiaomi, que imita hasta en el más mínimo detalle la forma de ser de éste cuando comandaba Cupertino.

La comunicación con las personas, su vestimenta, la manera de presentarse en vivo y hasta su modo de gesticular durante las presentaciones, nos traen reminiscencia al amado u odiado fundador de Apple. Y así, aunque los dispositivos de Xiaomi no sean los mejores del mundo o no terminen de convencer a los más eruditos en la materia, el carisma de Jei Lun es el que le da éxito a Xiaomi.

Dentro de cada presentación, Jun se asegura de tener un grupo de Nerds apasionados que lo ovacionen, aplaudan y hasta lloren con cada nuevo lanzamiento de la firma.

Por si no lo distinguen, el de ojos rasgados es Lei Jun. Cualquier semejanza con la realidad Cupertina contemporánea es pura coincidencia.
Por si no lo distinguen, el de ojos rasgados es Lei Jun. Cualquier semejanza con la realidad Cupertina contemporánea es pura coincidencia.

Menos por más = más

Otra técnica que distingue a esta firma por sobre sus competidores es que ha aprendido muy bien la matemática que todos podemos ver en los primeros grados de educación escolar. A diferencia del resto de las empresas que apuntaron a electrónica de bolsillo, Xiaomi se ha enfocado en posicionar la marca y desde allí trazar la evolución en el mercado consumidor.

Esto lo diferencia de Samsung, líder indiscutido, quien tiene en el mercado comercial al menos 20 productos contando teléfonos y tabletas de la línea Galaxy, y su línea Note.

Aprovechando el libro de pases

Xiaomi marcó su peso en el mercado contratando desde Octubre de 2013 a Hugo Barra, quien fuera empleado de Google durante muchos años, terminando sus labores en esta firma como Jefe de Producto de Android.

Al margen de los intereses o las desdichas que hayan ocurrido dentro de Google para que un recurso de semejante envergadura deje las filas de este gigante, el excelente movimiento de tablero llevado a cabo por Xiaomi une dos objetivos claros:

1) Aprovechar las bondades de Android como sistema operativo de código abierto
2) Tener al mejor especialista de producto Android al mando del software de sus equipos.

El antes y el después en la vida de Hugo Barra: En la era Google presentando productos como Nexus 4, Nexus 7 y el nuevo Google Maps, y algunos meses después, su partida hacia Beijing, China.
El antes y el después en la vida de Hugo Barra: En la era Google presentando productos como Nexus 4, Nexus 7 y el nuevo Google Maps, y algunos meses después, su partida hacia Beijing, China.

Según lo contado en primera persona por Hugo Barra en su cuenta en Google Plus, su llegada a Xiaomi le generó muchas expectativas, que englobaron su alejamiento del Valle de Silicio para cruzar el océano e instalarse en Beijing, donde esta firma tiene sus oficinas.

Para su sorpresa, se encontró que el ecosistema tecnológico en China se mueve a un ritmo sorprendente, donde todo lo que se construye se hace a un ritmo más que rápido. Su nuevo lugar de trabajo le trae recuerdos a sus días en Google, en cuanto a infraestructura y cordialidad entre los empleados.

Los equipos de trabajo son pequeños, y reunirse con los ingenieros de producto es una misión casi imposible, ya que estos están todo el tiempo ocupados en la construcción de prototipos o mejorando dispositivos ya existentes.

También se ha topado con un mercado de Social Media ya encaminado, algo comúnmente más ligado a la cultura occidental pero que viene pegando fuerte por el gran cambio que generaron estas empresas asiáticas en su mentalidad.

En la apertura de su cuenta de Weibo (el Twitter chino) consiguió en un mes, con sólo 9 posts, un total de 80.000 seguidores.

Sus próximos movimientos

Xiaomi sabe bien que, como empresa tecnológica, en un corto plazo deberá acoplarse a la modalidad de las grandes firmas, bajando el precio de sus productos estrella a medida que pase el tiempo. Su porcentaje de ganancia neta hoy, por cada dispositivo vendido, ronda el 10%.

Esto es algo que oprime un poco el objetivo de la firma, ya que de seguir con este lineamiento, costará mucho sostener el constante crecimiento acompañado de ganancias positivas año tras año dentro de los planes futuros de la empresa.

De allí viene el interés estratégico de incorporar a Hugo Barra dentro de Xiaomi. Él seguramente estará a cargo de potenciar esta variante de Android como producto independiente, y crear alrededor de éste un ecosistema de aplicaciones y servicios que permita posicionar a Xiaomi en el mercado global.

Es muy probable que llegado el caso de que Xiaomi se expanda a nivel mundial, este tipo de muñecos Android sea visto mucho más seguido por todos nosotros.
Es muy probable que llegado el caso de que Xiaomi se expanda a nivel mundial, este tipo de muñecos Android sea visto mucho más seguido por todos nosotros.

La visión occidental

Tenemos desde este lado del mapa un claro ejemplo de la posición estratégica que tomaron varias empresas, como ZTE, HTC y Huawei, quienes se expandieron hacia el occidente con su gama de productos y servicios de calidad aceptable. Xiaomi apunta a esto y, en su corto tiempo de vida, ya sentó base en algunos países occidentales como ser en España, donde podemos acceder a su gama de dispositivos a través de www.xiaomi.es.

Time y Forbes coinciden en su visión del claro objetivo de Xiaomi por conquistar este lado del mapa, y si su estrategia se mantiene junto con las tácticas ofrecidas por el grandioso libro de Sun Tzu, seguramente en los próximos años estaremos viendo la expansión de un gigante asiático que vendrá a competir y a quedarse con una porción del mercado Android peleando con la misma arma que sus principales rivales: Android.

Por lo pronto la jugada de Xiaomi consiste en promover productos, desarrollar un ecosistema de teléfonos inteligentes de gran calidad, y potenciar la versión libre de Android de la mano de Hugo Barra quien conoce las fortalezas y debilidades de la versión verde del androide más famoso de este milenio.

Xiaomi es un claro estratega que usa a favor lo mejor de la filosofía oriental y occidental, y que está constantemente en la búsqueda del blend perfecto que terminará encantando al mundo entero. Sólo resta esperar y mirar todos los días la tierra para ver qué rápido se convierte esta semilla en un árbol que dé sombra.