La supercomputadora de IBM ya identificó al menos 70 drogas que podrían detener los contagios de COVID-19

El Coronavirus ya se ha cobrado más de 80 mil vidas y son más de un millón los contagiados en todo el mundo. La ciencia y la medicina se han unido para hallar una cura precisa a contrarreloj. 

La enfermedad constituye un desafío de una magnitud nunca antes vista para los científicos: la velocidad a la que el virus se propaga obliga a acelerar la investigación. Es por esto que la realización de ensayos clínicos relevantes con eficiencia y alta calidad son una pieza clave para el desarrollo de fármacos. En este sentido, la industria, la academia y los gobiernos están aunando fuerzas e intentando encontrar soluciones conjuntas a través de medicamentos antivirales.

Summit, la supercomputadora más rápida del mundo, realizó miles de simulaciones para analizar qué compuestos de drogas podrían evitar que el virus infecte las células huésped. La máquina, construida por IBM – la empresa estadounidense líder en tecnología de la información- identificó 77 químicos, lo que supone un paso prometedor para crear el tratamiento más efectivo. 

La supercomputadora de IBM

La máquina está equipada con un cerebro de Inteligencia Artificial y está siendo empleada por un equipo de investigadores del Laboratorio Nacional de Oak Ridge (Estados Unidos). Según los hallazgos publicados en la revista ChemRxiv, la supercomputadora simuló cómo los átomos y partículas de la proteína viral reaccionarían a diferentes compuestos, y si alguno era una solución viable como tratamiento.

Hace ya algunos años que Summit fue desarrollada con el propósito de evitar o controlar problemas de este tipo. Se creó en 2014, a pedido del Departamento de Energía de los Estados Unidos y tiene la potencia de 200 petaflops, lo que significa que tiene la velocidad de cálculo de 200 cuatrillones de cálculos por segundo.

Otro superordenador, el Sierra, también de IBM y capaz de hacer en un segundo más cálculos que una persona en 31.000 millones de años. Se está usando en el laboratorio Lawrence Livermore, también en Estados Unidos, para intentar averiguar qué anticuerpos podrían atacar al virus y neutralizarlo.

Muchas personas se preguntan si las computadoras tendrán las respuesta a la pandemia. La realidad es que así como IBM, ya son varias las empresas vinculadas a la tecnología que ponen a disposición su equipamiento para detectar casos de Coronavirus, intentando hallar una cura que nos permita volver a la normalidad lo antes posible.