Los tipos de ciberocupación que pueden afectar a tu negocio

En PuntoDominios.com hemos tratado diferentes casos de ciberocupación relacionados a diferentes tipos de empresas y personas reconocidas debido a la actividad que realizan o exposición mediática. En este post desarrollaremos los diferentes tipos de “ciberocupación” que se pueden presentar relacionados a los nombres de dominios en Internet.

Nombre idéntico a una marca, empresa o persona

Uno de los casos de cybersquatting (apropiación de dominios) que se presentan se relaciona al registro de un dominio idéntico a una marca, empresa o persona física. Sumado a la acción de registrar el nombre de dominio, el ciberocupa es consciente de la coincidencia y efectúa el registro. Teniendo conocimiento de la coincidencia, el usuario crea un bloqueo para que una empresa no muestre sus productos en Internet, pueda realizar un proceso de expansión o direccione tráfico a la competencia.

Registro de dominios similares o con errores

Es el tipo de ciberocupación que se presenta con mayor frecuencia y consiste en el registro de dominios similares o con errores a una marca, empresa o persona física. Si el nombre de dominio es escribeunlibro.com, un registro similar sería escribetulibro.com y con error ortográfico escribeunlibo.com. En PuntoDominios hemos visto las cuestiones que se deben tener en cuenta para que este tipo de ataque a una marca no suceda efectuando una eficiente estrategia de registro de dominios en Internet.

Los titulares de dominios que reciben este tipo de ciberocupación deciden iniciar una mediación para que el usuario transfiera el dominio o bien llegar a una instancia judicial. Esta última demanda mucho tiempo y grandes sumas de dinero en honorarios. Es por eso que los dueños de marcas se ven muchas veces obligados a realizar acciones de recuperación de dominios ya que los ciberocupas direccionan tráfico en ocasiones a la competencia provocando grandes pérdidas de potenciales clientes y dinero.

Por coincidencia fortuita o idéntico a un producto  

También puede darse el caso de que el registro de un dominio sea producto de una coincidencia fortuita, es decir, el registrador del dominio no conocía que había una marca con esa denominación ni pensaba realizar un uso fraudulento o malintencionado del dominio registrado. En estos casos, lo habitual es recurrir a un centro de arbitraje o llegar a un acuerdo económico.

PuntoDominios.com