Los primeros pasos de Colombia hacia los e-book

La industria editorial, entidades educativas y la sociedad colombiana comienzan a interesarse por los libros digitales. ¿De qué manera comienza la aventura de los formatos electrónicos?

Colombia lleva adelante una política de TIC´s importante para que todas sus ciudades cuenten con conexión a Internet y conocimientos de desarrollo. Pero uno de los segmentos que crece lentamente en este sentido es el e-book. Durante la II Semana del Libro Digital la industria editorial dio a conocer sus proyectos en donde tanto las escuelas, bibliotecas y librerías serán beneficiadas con los nuevos formatos.

El evento que se llevó a cabo del 11 al 14 de noviembre reunió a los representantes del sector en un contexto de conferencias, debates y presentaciones. Editoriales como Norma, Panamericana, LuaBooks y Santillana anunciaron novedades que ponen el acento en la era digital.

Dejando atrás los dichos que versan que los formatos electrónicos reemplazarían a los tradicionales libros, es el director de sistemas educativos de Santillana, Rodrigo de la Ossa, quien asegura que el nuevo soporte enriquecerá al antiguo.

Algunos de los anuncios que se realizaron dan fe de ello, por ejemplo, el trabajo que realiza la Biblioteca Nacional de Colombia desde el año 2009 para digitalizar sus contenidos y que ya cuenta con un banco de unos 30 mil objetos, como libros, partituras, láminas e ilustraciones convertidas al moderno formato, y que se pueden consultar en la web o con aplicaciones móviles.

Por su parte, el Grupo Editorial Educar expone una plataforma con una colección de 70 mil productos de aprendizaje y recursos interactivos (Educaline). Al mismo tiempo, Norma administra contenidos digitales desde hace tres años por medio de Educa y Aprende Digital, mientras que Panamericana lo hace con Plan Lector y Santillana fomenta la lectura por medio de tabletas con el proyecto Compartir .

La industria editorial concuerda que el lector colombiano todavía no incorpora las comodidades de la lectura digital, pero en su mayoría estiman que se trata de un proceso.

En este sentido, el diario El Tiempo menciona que las editoriales no deben quedarse en “contenidos estáticos (como son los textos simples en formato PDF), sino en enriquecer la experiencia de lectura mediante otros recursos” y anticipa que las editoriales mencionadas tienen como reto “diseñar libros que se adapten a los intereses particulares de cada lector”.