Home / Marketing Digital / Clickbait: todo sobre el arte de crear anzuelos para conseguir clicks

Clickbait: todo sobre el arte de crear anzuelos para conseguir clicks

¿Alguna vez navegando en Internet te encontraste con títulos como estos?

“10 secretos que tienes que saber sobre Rachel de Friends”, “No podrás creer los seguidores que sumó gracias a este tipo de videos” o “¿Harías lo mismo que ellos si fueras famoso?”.

¿Le has dado click a artículos con este tipo de titulares? Si la respuesta es sí… ¿Lo hiciste por qué pensaste que encontrarías la información que necesitabas o simplemente por qué la curiosidad fue más fuerte?

Sea cual sea tu respuesta, es demasiado probable que hayas presenciado o sido víctima de un clásico clickbait. 

En esta nota abordaremos todas las caras de este fenómeno. Conocerás su lógica, el por qué de su mala reputación, cómo hacerlo y cómo aprovechar sus ventajas sin dañar tu marca.

¿Qué es el clickbait?

El clickbait es una técnica de redacción enfocada principalmente en generar titulares que despierten el interés o la curiosidad de los lectores y para lograrlo propone un enfoque intrigante y muchas veces, sensacionalista.

Es un recurso que emplean medios de comunicación, sitios web de nichos, empresas y hasta youtubers. Si bien es más atribuido a artículos y noticias, puede aplicarse perfectamente a todo lo titulable y a todo enlace que proponga abrir un contenido.

El objetivo del clickbait es simple: conseguir que las personas hagan click e ingresen. Es decir, conseguir visitas y tráfico web.

Justamente: “Clickbait”, puede traducirse cómo “cebo de clicks”,  “ciber anzuelo”, “ciber cebo” o “anzuelo de clicks”. La metáfora es simple: el título, la descripción y, a veces, estás en combinación con algún recurso de imagen que los acompaña, son la carnada o el anzuelo. El océano es Internet y los internautas son los peces.

Para muchos sitios especializados, la técnica incluso hasta busca “manipular” la psicología de los usuarios, jugando con su curiosidad y sus deseos por satisfacer cierta necesidad de conocimiento que es presentada en un juego de palabras, muchas veces irresistible.

Sobre la mala fama de esta técnica

El clickbait ha ganado mala reputación y hay quienes pueden asociarlo a contenido de baja calidad o branding negativo. Si tiene esta mala fama es por el hecho de que muchos sitios web utilizan la técnica para conseguir visitas pero luego ofrecen información pobre, que no cumple con las expectativas generadas o peor… que es de dudosa procedencia, de carácter incomprobable o ¡hasta falsa!

Muchas personas creen que lo más importante es conseguir visitas para sus sitios web, pero de nada servirá eso si luego estas se sienten decepcionadas. Lo único que terminarán consiguiendo quienes hacen un mal uso del clickbait es un aumento de la tasa de rebote. Aquella que calcula el porcentaje de visitantes que ingresan a una página web y que deciden abandonarla casi al instante.

Los usuarios quieren contenido de valor y darles todo lo contrario, hará que pierdas credibilidad. Lo mejor que puede pasarle una marca es que las visitas que recibe comiencen a volver o a quedarse, es decir,  volverse recurrentes. Para lograrlo, tendrán que brindarles información precisa, verdadera, creativa y útil, adaptadas a sus necesidades.

El clickbait podría ayudarte y ser una gran puerta de acceso a tu negocio o proyecto, pero solo encontrarás el éxito en la técnica, si la utilizas de forma ética, aprovechando sus ventajas y descartando las malas prácticas.

Bien implementada puede traerte miles de clicks útiles, contribuir a captar nuevos clientes y lectores, a interactuar con ellos y por qué no… ¡a construir una comunidad!

¿Cómo hacer clickbait sin perjudicar a tu marca?

Para aprovechar las ventajas del clickbait y captar lectores, mantente a la altura de las promesas. La técnica apunta a generar titulares atractivos, por lo cual deberás asegurarte de crear un contenido satisfactorio al nivel de la expectativa que generas.

Un gran título con técnicas de clickbait y que luego ofrezca un contenido cargado de investigación, buenas fuentes, mucha producción, creatividad y una lectura agradable, es un cóctel de éxito.

Una excelente idea es aprovechar las tendencias virales del momento y hablar de ello en tu web, sin engañar a las personas y evitando en las titulaciones una constante exageración y reiterados doble sentidos.

Mientras no decepciones, no engañes al lector, no lo perjudiques, no copies titulares basura y no te vuelvas repetitivo, no deberías preocuparte por que esto afecte a tu marca de forma negativa. No tengas miedo de dejar volar tu creatividad y sírvete de las mejores ideas que rodean al clickbait.

Estos son algunos tips y ejemplos que puedes seguir para aplicarlo positivamente:

1. Utiliza listas, números y porcentajes

Las listas, los números y los porcentajes son grandes aliados a la hora de titular y suelen ser bien recibidos por las audiencias. Aportan especificidad y orden a la información, eso gusta.

Mira este ejemplo:

ejemplo de clickbait con números.

2. Invita a la acción

Incluir en tus textos verbos que llamen al lector a realizar una acción es otra gran idea del clickbait. Es una buena manera de recibir una respuesta de parte de ellos.

Mira, descubre, explora, crea, consigue, obtiene, etc, etc. Hay muchos… ¡ponlos a trabajar!

Estos ejemplos puede servirte de inspiración:

ejemplo 1 de clickbait con verbos de acción

Ejemplo 2 de clickbait con verbos de acción

3. Crea suspenso en su justa medida

La generación de suspenso y curiosidad está en el seno del clickbait. Para conseguir ese efecto puedes implementar varios trucos de redacción.

Utiliza interrogantes y formula preguntas:

Has uso de las famosas “5 W”. Las cinco W, es un término muy utilizado en periodismo que remite a las preguntas básicas que un periodista debe formularse para poder contar una historia: qué, por qué, cuándo, dónde, quién(es) y cómo. Si prestaste atención, te habrás dado cuenta que en realidad son seis pero suele decirse “las 5 W”, porque el término proviene del inglés y en ese idioma son solamente cinco las preguntas que empiezan con dicha letra (where, when, what, why, who y how).

La pregunta como título es una muy buena idea que suele atrapar a las audiencias, interpela directamente a quien la lee y genera intriga por conocer la respuesta. Es un buen detonante para lograr que el usuario haga click.

Más ejemplos:

Ejemplo de clickbait con pregunta

ejemplo clickbait mixto con pregunta

Utiliza expresiones creativas que despierten la curiosidad

No hace falta realizar una pregunta directa para despertar curiosidad, puedes crear textos creativos que cumplan con la misma función. El truco está en abrir el juego a una historia que el lector pueda disfrutar luego de hacer click. Presenta protagonistas y elementos claves pero sin contarlo todo.

Aquí, material de este estilo para que sigas absorbiendo inspiración:

Ejemplo de clickbait intrigante 1

Ejemplo de clickbait intrigante 2

4. Háblale al lector

Tus títulos serán leídos por lectores reales. Titula con textos donde te dirijas directamente a ellos. A las personas le pasan cosas, tienen intereses, necesidades y hábitos. Por eso, recuerda que puedes apelar a sus emociones y haz que se sientan identificados contigo.

Las emociones son un factor fundamental a tener en cuenta y en el mundo de los negocios no pasan desapercibidas. Este es un ejemplo que apunta directamente a ello:

Ejemplo de clickbait y emociones

Si tienes una comunidad o un sitio web con contenido dirigido a personas con un interés bien segmentado, haz que se sientan identificados contigo o haz que piensen que lo que publicas ha sido creado especialmente para ellos.

Este podría ser un buen ejemplo, si tuvieras una comunidad interesada en los negocios y el marketing digital:

ejemplo de clickbait sobre identificación

5. Modérate y se original

Por último, no olvides regular los recursos que empleas a la hora de titular. No crees todos títulos con números o no crees solamente titulares con preguntas. Ve variando el estilo sin perder tu línea editorial y el objetivo de tus contenidos.

Conserva la originalidad, no copies, no hagas lo mismo que todo el mundo. Existen muchísimas marcas que utilizan textos similares. Por ejemplo: ya se han creado muchos títulos que comienzan con “La guía definitiva para…”, “La fórmula de éxito para…”, ¡evita lugares comunes!

Además de ser repetitivos, este tipo de titulares también pueden presentar altas expectativas, lo cual supondrá mayores exigencias a la hora de crear un contenido satisfactorio y único. 

No obstante, si crees que puedes hacerlo mejor… ¡No te detengas!

En el mundo de la redacción, todo son decisiones. Aprovecha estos tips, ejemplos y casos prácticos para trazar tu propio camino.

Clickbait en Facebook y Youtube

El clickbait puede aplicarse, como dijimos, a todo texto que invite a abrir un contenido. En Youtube, muchos creadores de contenidos recurren a la técnica con la esperanza de conseguir más reproducciones.

En la plataforma de videos número uno del mundo, también puedes aplicar algunos de los tips que rescatamos en sus títulos y descripciones: números, listados, verbos, preguntas, etc. Aquí también son muy utilizados los emojis.

Con respecto a los títulos, hay profesionales SEO que recomiendan utilizar las palabras claves de cola larga en el comienzo de los mismos para favorecer la visualización de los contenidos en dispositivos móviles.

Este es un ejemplo de título que ocupa una buena posición en el buscador de Youtube, reúne varios conceptos clickbait y utiliza al comienzo la palabra de búsqueda de cola larga “como crear una página web”.

Ejemplo de clickbait en títulos y descripciones de Youtube.

A la hora de crear títulos o hacer circular tus contenidos en redes sociales, es buena idea estar actualizado con respecto a las políticas de clickbait que tienen algunas redes sociales. Por ejemplo, Facebook tiene políticas propias con respecto al clickbait. Leerlas te permitirá conocer cómo mejorar tus textos y cómo aprovechar la parte transparente del clickbait en esa plataforma.

Conclusión

El clickbait puede resultar negativo si lo utilizas de forma exagerada, abusiva, deshonesta y repetitiva sin pensar en los usuarios a los que te diriges. Sin embargo, alrededor de esta técnica giran conceptos muy interesantes que puedes aplicar en tus redacciones para conseguir clicks, nuevos visitantes y mayores conversiones.

No olvides ser transparente, recuerda investigar las políticas de las plataformas que utilices para la difusión de tus contenidos y ¡anímate a experimentar!

¡Añade un comentario!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *