Home / Marketing Digital / ¿Estás listo para hacer Debranding?

Debranding

¿Estás listo para hacer Debranding?

¡Las grandes marcas ya lo están haciendo! Es una nueva tendencia en marketing que no para de crecer y en DonWeb te contamos de qué se trata.

¿En qué consiste?

Para comenzar a hacer debranding o desmarquetización, una marca debe deshacerse principalmente de su logotipo y dejar que sean otros elementos gráficos los que la identifiquen y definan.  Todo esto en pos de proyectar una imagen más personal y menos corporativa.

El primer paso para comenzar con este proceso es haber realizado, en un principio, un buen trabajo de branding, es decir: la marca debe ser tan conocida para su audiencia, que esta logrará identificar cada producto o servicio sin la necesidad de ver su logotipo incorporado.

Un ejemplo de debranding fue el que aplicó Coca-Cola en sus bebidas, poniendo nombres comunes de personas para reemplazar al famoso logotipo. De esta forma la marca buscaba generar una conexión con aquellos a quienes les tocaba una botella o lata con su nombre o el de algún familiar o amigo, logrando que se sintieran protagonistas e importantes. Una acción que transmite a su audiencia que la marca piensa en ellos

Ejemplo de Debranding Coca Cola
Ejemplo debranding de Coca Cola.

En general, el debranding se pone en práctica de esta forma:

1. Eliminando el logotipo

Esta eliminación de marca incluye la supresión del logotipo de la empresa para una campaña de marketing específica. Aquí entra el ejemplo de Coca-Cola que mencionamos anteriormente. En lugar de utilizar el nombre de la marca, utilizaron 150 nombres comunes para fines de marketing.

2. Eliminando el nombre de la empresa

Este otro caso consiste en eliminar el nombre de la empresa pero mantener otros símbolos que identifiquen la marca de alguna manera. Starbucks adaptó esta estrategia en Reino Unido, donde comenzó por eliminar su nombre en los vasos de café dejando únicamente el símbolo de la sirena.

Con el paso del tiempo, el personal de la cafetería adoptó una estrategia más, en la que preguntan los nombres de los clientes para escribirlos en los vasos que estos se llevarían.  Con estos detalles, también buscaron transmitir una imagen más cercana y personal.

Ejemplo Debranding Starbucks
Ejemplo debranding de Starbucks.

Cómo hacer debranding correctamente

1 – Tus productos deben estar «maduros»

Con esto queremos decir que tu marca deberá comunicar los valores y beneficios de tus productos o servicios hasta conseguir que tu nombre se haga un lugar en la mente y corazón del cliente. A partir de ahí la estrategia de debranding podrá implementarse.

Por ejemplo, Nike era una marca consolidada cuando comenzó con la estrategia de debranding. Aquí te mostramos la evolución de su logotipo y debranding.

Ejemplo debranding nike
Ejemplo debranding de Nike.

2 – Tu marca debe adaptarse a los cambios futuros

Después de alcanzar la madurez y consolidarse, la segunda cosa más importante es que tu marca debe ser flexible. Diseña tu logotipo de tal manera que se pueda cambiar en el futuro si es necesario.

La flexibilidad es lo más importante en las marcas. Si tu marca no es flexible, esto puede afectar tu posicionamiento y también afectar a la rentabilidad.

3 – Asocia emociones con tu marca

Algunas marcas generan ciertas conexiones emocionales asociados con ellas, y si consigues hacerlo con la tuya, será mucho más fácil implementar tu estrategia de debranding.

Ejemplo: En el caso de Apple, el amor por sus productos y fidelidad les permite hacer lo que quieran con su característica manzana.

Ejemplo debranding de Apple Store
Ejemplo Apple Store

4 – Sé transparente

Si quieres adoptar la estrategia de eliminación de marca, hay que mantener la transparencia para que, en caso de que la adaptación no tenga buen recibimiento, no produzca tampoco un impacto negativo.

5 – Hazlo simple y breve

Una de las cosas más importantes es mantener tu estrategia simple y breve porque si optas por una de larga duración, será más difícil ponerla en marcha.


A modo de cierre.
El marketing está evolucionando y los mismos consumidores han evolucionado. Cambiaron sus deseos y necesidades, así como también lo que esperan de las marcas. Hoy el foco está puesto en las historias que se cuentan y la experiencia que aporta utilizar un determinado producto o servicio.

Ahora queremos saber. ¿Te animarías a aplicar esta estrategia?

¡Añade un comentario!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *