Moto X: El smartphone de Motorola llegó a la Argentina

Es el primer teléfono móvil desarrollado bajo la plena tutela de Google, dueño de la compañía desde 2011. Ahora llega al mercado local con un aspecto destacado: su capacidad para responder aquello que pide el usuario, no con las manos, sino con su voz.

En agosto de 2011, Google hizo manifiestas sus intenciones de participar plenamente en la industria móvil, no solamente de la mano del exitoso Android sino también en lo que refiere al desarrollo de hardware. Entonces sumó a sus filas a Motorola Mobility: la transacción se fijó en 12.500 millones de dólares. Dos años más tarde, en agosto de 2013, la sociedad presentó en público un smartphone tan rumoreado como codiciado: Moto X, el primer teléfono de Motorola creado de cabo a rabo bajo la tutela del gigante de Mountain View.

24 de septiembre, mediodía, Buenos Aires. Estas son las coordenadas espacio-temporales para la presentación de Moto X en el mercado argentino. El evento organizado por Motorola tuvo lugar en Madero Walk, el coqueto centro de convenciones que la firma dispone a orillas de las aguas que corren en el bajo porteño. Los emblemas daban cuenta de la fusión: la gran letra eme de Motorola y, al pie, el lema “a Google company”.

Motorola es "a Google company"

Guy Kawasaki, un ex hombre de Apple que confiesa haber migrado a Android confiando en la fiabilidad y visión a futuro de los productos Google, fue el encargado de romper el hielo en el convite. La asistencia era caudalosa. La participación de Kawasaki, jugosa por cierto, no refirió en forma directa al flamante smartphone. Habló de motivación, de productividad, de tendencias de consumo y de ciertos secretos para atraer clientes. Sobre el final de su parlamento contó una anécdota: una vez, el más alto ejecutivo de una línea aérea se arrodilló a sus pies para convencerlo elegir su compañía a la hora de volar, no rebajándose, sino ubicándose en la perspectiva del cliente. La historia fue apoyo para el remate: Google también lo haría con nosotros, los usuarios, para que conozcamos más de cerca a Moto X.

Guy Kawasaki expone en la presentación del Moto X

Aplausos en la sala

Más tarde llegó el turno para la estrella del día: el smartphone. Motorola hizo foco en la capacidad de Moto X para dialogar con el usuario: a través de videos y demostraciones dio cuenta de lo que denominan “Comando Inteligente de Voz”. El sistema de hardware Motorola X8 contiene en un mismo cuerpo un procesador de doble núcleo Qualcomm Snapdragon S4 a 1,7GHz, además de un procesador de lenguaje natural y uno contextual. Este trío físico trae aparejados beneficios funcionales: uno de los más importantes, responder los requerimientos que el usuario verbaliza.

“El Moto X responde a tu voz, no es necesario que lo toques. Sólo tienes que despertarlo diciéndole “Ok Google Now”. Con el Comando Inteligente de Voz, es posible entre otras cosas consultar el pronóstico del tiempo, obtener sugerencias de ruta y navegación o hacer una llamada, todo eso sin usar las manos. Con lo mejor de los servicios Google incluidos, Moto X te ayuda a realizar tus tareas diarias de forma rápida”, anota Motorola en un comunicado.

El “abracadabra” de Moto X es, como se ha dicho, “Ok Google Now”. De este modo se activa el asistente, en verdad útil en ocasiones en las cuales no es posible tocar la pantalla del equipo. Un ejemplo gráfico: Una mujer amasa harina, agua y huevo sobre la mesada de la cocina. Ella quiere saber a cuántos gramos equivalen 100 onzas. La respuesta: dónde si no, en Google. El problema es que no puede tocar su smartphone sin que éste termine por convertirse en un ingrediente más de la preparación. Entonces, sin abandonar la amasada, dice: “Ok Google Now, cuántos gramos son 100 onzas”. Moto X responde verbalmente la consulta. Esa es la promesa. Mediante este mecanismo también se pueden realizar llamadas, enviar mensajes, realizar búsquedas en la Web, activar la alarma, etc.

Motorola mostró en Argentina su Moto X

Estudios de mercado afirman que un usuario promedio chequea la pantalla del celular unas sesenta veces al día. Sobre este respecto aparece otro de los beneficios mencionados por el fabricante para el flamante teléfono, el cual entrega información en su pantalla en forma silenciosa, sin necesidad de desbloquearlo para ver la hora o los mensajes entrantes. “Muy pronto notarás que esa manía constante de revisar tu teléfono habrá desaparecido”, afirman. Una buena noticia para ciertas reglas diplomáticas –no escritas, por cierto- en medio de reuniones en las cuales es muy frecuente que los asistentes revisen más su teléfono que aquello que dicen las personas más próximas a él.

Finalmente, Motorola Mobility habló de dos virtudes adicionales de Moto X. Por un lado, la posibilidad de activar la cámara girando la muñeca dos veces en forma veloz. El ánimo: no dejar pasar el momento perfecto para una fotografía. Por el otro, la capacidad para transferir información en forma dinámica del viejo celular al nuevo: prometen que el proceso acontece en pocos pasos y sin cables, gracias a la aplicación denominada Migración Motorola, la cual se consigue en Google Play.

Es hora de repasar las especificaciones técnicas de Moto X. El smartphone cuenta con una pantalla AMOLED de 4,7 pulgadas, con una resolución de 1280 x 720 píxeles y una densidad de 312 píxeles por pulgada. Dispone de dos cámaras: la principal es de 10MP y la frontal de 2MP, pudiendo, ambas, capturar video a 1080p. Al arriba mencionado conjunto de procesadores, se añaden 2GB de RAM y alternativas de 16 y 32GB, expandibles vía microSD. El sistema operativo no podía ser otro que Android, en este caso la versión es la 4.2.2.

Moto X no tiene aún fecha de salida al mercado en Argentina

La firma no entregó información oficial en torno a la fecha de disponibilidad, aunque indicó que aparecerá prontamente en el mercado. Por otra parte, tampoco hay aún datos respecto a su precio; sin embargo se rumorea que estará entre los 3500 y 4000 pesos. Será ofrecido solamente en dos colores para su carcasa: blanco o negro. Una diferencia sustancial en comparación con la variedad de tonalidades que se ofrecen en otros mercados.