Posible denuncia penal, supuesto hackeo y cambio de diseño para Cuevana

Cuevana estrenó diseño nuevo luego de un supuesto hackeo - DonWeb Blog

Día movido para el portal argentino que ofrece películas y series online sin permiso de sus respectivos realizadores. Ayer Telefé amenazó con denunciarlo por reproducir su contenido sin autorización, un grupo de hackers lo habría dejado fuera de línea y estrenó diseño nuevo.

Comienzo de semana movidito para los responsables de Cuevana. El portal creado por Tomás Escobar, donde 12 millones de usuarios por mes miran series y películas online en forma gratuita, vivió ayer uno de los días más complicados desde que debutó en la web.

Amparado en la ley 11.723, que data de 1933, el canal abierto Telefé expresó públicamente su intención de denunciar penalmente a Cuevana por reproducir contenido de su propiedad sin autorización. La señal, que pertenece a Telefónica de España, habría intentado resolver la situación sin llegar a Tribunales, pero la negativa de los responsables del portal web estaría inclinando la balanza hacia un planteo judicial. «Se lo habíamos advertido varias veces, ya tuvieron su oportunidad,» sentenció un ejecutivo del canal porteño.

Mientras la novedad se esparcía por la web recordando las dificultades legales que atraviesa Taringa, cuyos fundadores fueron procesados por permitir la descarga de libros digitales sin la debida autorización de sus autores, los usuarios de Cuevana empezaron a notar serias dificultades para acceder a la web.

Cuevana quedó fuera de línea durante gran parte del día domingo y ayer. Muchos de sus usuarios accedieron al mismo video al intentar ver algunas de las producciones ofrecidas por Cuevana. En la grabación, dos hombres con el rostro cubierto y acento español decían haber hackeado el sitio y enviaban saludos irónicos a todo el equipo que mantiene en línea el portal, a quienes llamaron por sus nombres de pila.

Inmediatamente después, #FuerzaCuevana fue Trending Topic (TT) en Twitter, desde donde sus usuarios reprobaban los ataques y pedían que el servicio fuera restablecido.

Extrañamente, cuando Cuevana volvió a estar en línea (con el servicio sufriendo graves intermitencias hasta las últimas horas del lunes), reapareció con diseño renovado, mejores opciones de búsqueda y hasta una aplicación que sugiere títulos basándose en los gustos del usuario, al mejor estilo Netflix.

Mientras #NuevaCuevana subía entre los TT de Twitter, muchos empezaron a interpretar el supuesto hackeo como una estrategia de marketing viral para dar a conocer la nueva interfaz. «Che, alto laburo hicieron los pibes que le hackearon el sitio a Cuevana! se lo dejaron mejor que antes… #FuerzaCuevana,» decía el usuario Juan Santelices en la red de microblogging ayer.

En un comunicado con fecha de hoy, publicado en la web de Cuevana, Escobar da su versión de lo sucedido. «El ataque se resumió en lo siguiente: un usuario logró subir un link a un video, bastante gracioso por cierto, en el que dos encapuchados decían haber accedido a información privada de Cuevana, y las imágenes de la nueva versión del sitio. Ya dimos de baja el link. Desconozco qué los llevo a esto, pero sí me quedó claro, luego del episodio, que los principales perjudicados con estas acciones son los usuarios. Aquellos que dicen que no fue hackeo, tienen razón, los verdaderos hackers no hacen este tipo de cosas.»

Con respecto a las dudas que surgieron sobre el hackeo y su vinculación al cambio de diseño de Cuevana, explicó «nos vimos obligados a [lanzar la nueva versión] en forma anticipada, a las apuradas y como estaba, para poder solucionar la seguridad y estabilidad del sitio. Sabía muy bien que corría el riesgo que alguno lo vea como una acción de marketing. Pero preferí correr ese riesgo a comprometer la seguridad del sitio y sus usuarios,» refiriéndose a la amenaza de los hackers, que decían contar con la base de datos completa de los usuarios del portal.

Escobar también tocó el tema Telefé. Ante algunos reportes que hablaban de que el canal ya estaba demandando a Cuevana, el joven programador aclara que «por el momento no se ha presentado [la denuncia penal],» y confía en que el respaldo de sus usuarios en las redes sociales bastará para dar por cerrado el caso. «Algunos consideran que después de la reacción de la gente estarían con bastantes dudas de hacerlo,» aseguró.